Santa Cruz

Seminario Mayor San Lorenzo, Arquidiócesis de Santa Cruz de la Sierra

El Seminario Mayor San Lorenzo se encuentra ubicado en:

PROPEDÉUTICO
 Av. Cristóbal de Mendoza, entre Avda. Beni y Avda. Alemana                      Tel: 342-3260

Casilla 25

FILOSOFÍA Y TEOLOGÍA
Km 7.5 Carretera al Norte y Entrada Villa Marista

Oficina Tel: 344-3308

Casilla 25

Tel/Fax: 344-3313

Micros: 8, 11, 101 y caminando desde Villa Retoño

 


PRESENTACIÓN GENERAL

El seminario Mayor San Lorenzo abrió sus puertas el 19 de marzo de 1990, con el nombre de Seminario “La Santa Cruz”, siendo este cambiado un año más tarde por el nombre de “San Lorenzo”, patrono de la Arquidiócesis y de la Catedral de Santa Cruz de la Sierra, fue erigido el 10 de agosto de 1990.

El seminario o la casa de formación, es el espacio en el que el mismo Señor va moldeando la imagen del discípulo-testigo del evangelio, que pertenecen al pueblo de Dios en una determinada Iglesia Local. En el corazón del a Iglesia de Santa Cruz y del Oriente Boliviano. El Seminario Mayor “San Lorenzo” se encarga de formar a los futuros pastores de nuestra iglesia.

En el seminario se forman los futuros sacerdotes diocesanos, que pertenecen al pueblo de Dios en una determinada iglesia local. Nuestro Seminario acoge candidatos para el orden presbiteral, de todo el Oriente Boliviano para que estos puedan tener un ambiente cercano a la cultura y eclesial donde estarán llamados a servir.

La formación en el seminario se basa es cuatro pilares fundamentales o áreas a cargo de un equipo formador, a la cabeza del Rector y del Vicerrector: Todo Joven que ingresa al seminario se forma en cuatro áreas para una mejor formación y madures humana, las áreas de formación son las siguientes: Área Académica, Área Espiritual, Área Pastoral, y Área Comunitaria.

ÁREA COMUNITARIA: La vocación al ministerio presbiteral es un modo concreto y específico de la relación de la llamada a ser hombre nuevo. Es responsabilidad del seminario favorecer y garantizar en los candidatos al seminario presbiteral, una personalidad humana equilibrada y madura, que refleja la personalidad humana del Hijo de Dios hecho hombre, haga más creíble su ministerio y pueda servir mejor a sus hermanos. En el Seminario se ofrece al candidato al orden sacerdotal una serie de actividades que le ayuden a vivir en comunidad para saber guiar una comunidad, entre estas actividades tenemos: deporte, trabajo, convivencias etc.

ÁREA PASTORAL: El seminarista debe tener claro en su proceso de formación “la identidad del presbítero que es la de ser pastor del pueblo de Dios; toda su actividad debe ser primordialmente pastor y la caridad pastoral de ser su nota característica”. El presbítero está llamado a ser evangelizador y evangelizado en y desde su pueblo y de su cultura, con una sana y evangélica apertura hacia otros valores y realidad humana. El candidato al sacerdocio no está ajeno a la realidad que viven nuestras comunidades cristianas es por eso que cada fin de semana, salen a realizar su servicio pastoral, los del propedéutico a los hogares de niños y ancianos, los estudiantes de filosofía y de teología a las parroquias.

ÁREA ESPIRITUAL: En el nivel espiritual el candidato al sacerdocio tiene que ser hombre de fe, el “presbítero está llamado a una comunión íntima con Jesucristo por medio de la fe, la esperanza y caridad”. El seminarista debe ser consciente y tener clara su opción por “el sacerdocio ministerial, por ser participación en el único sacerdocio frontal y ministerial de Cristo, exige en quién lo recibe, en intima configuración con Él, que es la cabeza del cuerpo de la Iglesia” En el seminario el seminarista recibe una formación integral sobre la liturgia y los sacramentos que hace vida en su etapa de formación participando: en las celebraciones eucarísticas, exposición del Santísimo Sacramento, el rezo del Santo Rosario, el rezo de la Liturgia de las Horas, retiros espirituales y muchas actividades que ayudan al joven a formarse para ser un buen pastor.

ÁREA ACADÉMICA: Actualmente la exigencia que se nos plantea es grande en el campo de lo académico. Porque el hombre de hoy es exigente frente a la buena educación al momento de hablar y de obrar. El seminarista debe tener la voluntad de dejarse educar a la acción misteriosa de Dios en su corazón y a la guía fraternal de los docentes y formadores. El Seminario ofrece al candidato al sacerdocio una formación integral para responder a las exigencias de nuestra era, los estudios que realizan los seminaristas son avalados por la UCB san Pablo, su formación en lo académico dura 7 años: 1 año en el propedéutico, 2 años de estudios filosóficos, 3 años de estudios teológicos y 1 año de estudios pastorales a nivel nacional.
En la actualidad hay 21 seminaristas en formación entre el propedéutico, Seminaristas en Filosofía, primero y segundo año y Seminaristas en Teología.

Actualmente se forman jóvenes de las jurisdicciones de; Vicariato del Beni, Vicariato de Pando, Vicariato de Ñuflo de Chávez, Diócesis de San Ignacio y Arquidiócesis de Santa Cruz.