Santa Cruz

SALUDO DEL RESPONSABLE DE LA PASTORAL PENITENCIARIA MONS. JESÚS JUAREZ A S.S. FRANCISCO EN EL CENTRO DE REHABILITACIÓN SANTA CRUZ-PALMASOLA 10/07/2015

Bienvenido a Palmasola

Tu presencia hace real y actual las palabras de Jesús, “estuve en la cárcel y fuiste a verme”. Gracias, muchas gracias por tu opción pastoral por los privados de libertad demostrado en tantos gestos y mensajes de cercanía paterna y de exigencias de justicia, nos unimos contigo con fe y esperanza, repitiendo las palabras de Pablo, nada podrá separarnos del amor de Dios, ni las rejas de una cárcel nos pueden alejar de Él.

Cuánto bien nos hace tu visita, confirma que la Iglesia es testimonio de Caridad de Dios entre los más necesitados, fortalece y anima el compromiso de voluntarios y agentes de pastoral penitenciaria, llama la atención a las autoridades para una mirada más sensible a la problemática carcelaria y abre el corazón de la sociedad para una respuesta misericordiosa a la situación de las personas privadas de libertad.

Como pastoral penitenciaria somos testigo de las angustias y esperanzas de nuestros hermanos y hermanas privados de libertad, sentimos en ellos el signo contradictorio de ser víctimas y victimarios, la violencia de una sociedad que produce pobreza, desigualdades y violencias, el debilitamiento de referentes morales en la familia, la educación y hasta en las religiones y la incoherencia entre las normas altamente garantistas de derechos con una administración de justicia en los hechos flagrantemente vulneradora de derechos.

Santo Padre debemos decirte con el profetismo propio de una Iglesia comprometida que es un escándalo en Bolivia, la retardación de la justicia que hace que el 84% de las personas privadas de libertad no cuenten con una sentencia ejecutoriada y que el hacinamiento supere el 33% entre otros hechos que niegan la dignidad humana y colocan el cuestionamiento los fines de la justicia y del régimen penitenciario.

Pero lejos de condenar y buscar culpables querido Vicario de Cristo, deseamos unir nuestros corazones y esfuerzos con las autoridades públicas y las instituciones de la sociedad civil para buscar juntos las soluciones coyunturales y estructurales de los problemas de la justicia en general y de la justicia penal en particular, orientados por la justicia restaurativa y nuestra utopía de una sociedad sin cárceles, estamos seguros que con tu visita a esta Cárcel de Palmasola donde están representadas las aproximadamente 15 mil personas privadas de libertad en 53 cárceles, carceletas y otros recintos penitenciarios de Bolivia, habrá un antes y un después en la justicia penal y en el régimen penitenciario.

Reza Padre Santo, reza por estos hermanos y hermanas privadas de libertad, reza por las autoridades y reza por nosotros para que el Dios de la vida y de la libertad haga suscitar en los corazones y mentes de todos una conciencia crítica de nuestra realidad carcelaria, nos dé coraje para la toma de decisiones audaces y nos comprometamos todos con las palabras del profeta Miqueas, “defiende el derecho, ama la justicia y camina humildemente con tu Dios”.

Papa Francisco gracias por estar con nosotros, rezamos por ti, te recibimos con amor, que Dios te bendiga, bienvenido y te llevamos en nuestro corazón.

Gracias.