Análisis

Rincón Vocacional: “Es momento de actuar…” [y 2]

(Es continuación del artículo publicado el pasado día 30 de Octubre)

Lo que cuenta es estar imbuidos del amor de Cristo, dejarse conducir por el Espíritu Santo, e injertar la propia vida en el árbol de la vida, que es la Cruz del Señor. 

El día viernes, como fue costumbre, celebramos la Eucaristía a las 6:30 y luego llegó la esperada formación. Fue el turno para Mons. Ricardo Centellas, obispo de Potosí. El tema: “La FE vivida”. Lo que más rescaté del expositor fueron las siguientes ideas: los 10 mandamientos, la vida en Cristo para tener un estilo de vida espiritual, la autenticidad que nos aparta del egoísmo y el negarse a sí mismo para estar al servicio de Dios. “Somos uno con Cristo” para profundizar el llamado a la santidad, es decir, vivir de y con Dios.

Esto fue ampliándose en el grupo porque lo que dijimos al respecto fue que debemos fortalecer las cuatro áreas: espiritual, académica, comunitaria y pastoral. Vivir la humildad dentro y fuera del seminario, tomar conciencia de la responsabilidad en el seminario y no llegar a la “doble vida”, viviendo lo comunitario y enfatizando lo espiritual. Todo fue ampliado y enfatizado en la sub-plenaria.

El almuerzo y el descanso sirvieron para seguir sacando conclusiones, pero ya en el corazón y en la conciencia. Y así afrontamos la segunda clase de formación de la jornada que era la última de la temática del Congreso: “La FE proclamada”. El expositor, P. Hugo Cabrera, defendió claramente el tema y lo que rescate de él fue: la misión, que se apoya en la oración y ella es la base para alcanzar y llegar a vivir la humildad. Recalcó que sin humildad no se puede rezar y si uno no puede rezar es porque no es humilde y tiene rencores y preferencias. También enfatizó el encuentro con el Santísimo, que es el mismo Cristo con nosotros y en el Rosario, que es una gran oración con la que llegamos a Dios por intercesión de la Virgen María.

En el grupo ampliamos el tema con nuestras vivencias y experiencias y dijimos que debemos mejorar la oración personal y la oración comunitaria para estar con Cristo. Igualmente, no caer en la monotonía sino arriesgar. La frase que yo compartí fue la de: “ESCUCHA, APRENDE, ANUNCIA”. Y aclaré con estas palabras: …escuchamos a Cristo a través de la oración y lectura de la Sagrada Biblia, porque Él nos enseña cada día y nos prepara para ir a anunciar la Buena Noticia que Él nos transmite.

En la sub-plenaria trabajamos la conclusión de que las cosas que se hacen en el Seminario deben ser responsables, libres, por amor y no así por obligación.

En el ocaso de ese día tuve una bonita experiencia porque tuvimos una visita a distintas parroquias de Cochabamba. Yo creo que fui un afortunado porque me tocó, nada menos, que el Santuario de la Virgen de Urkupiña donde confieso que pedí por la paz mundial y por todos, en especial por los que me apoyan en mi formación y me gustó mucho.

Finalmente, el día sábado fue la clausura del Congreso. Primero nos reunimos como Seminario (pertenezco al San Cristóbal de Sucre) y sacamos objetivos de los cuales recalco algunos como: llevar a la práctica el discernimiento sólido, trabajar el fortalecimiento espiritual y formarnos con identidad humilde y sincera para luego compartirla con todos. Terminamos con la Misa del Envío a todos los seminaristas.

Lo que comparto y se me quedó más en mente fueron 4 cositas:

1. SILENCIO. Porque allí encontramos respuestas a nuestras interrogantes. Es Dios quien nos da solución a cada uno de ellos.

2. SER ACTIVOS. Dios no nos hizo de piedra. Así que es hora de actuar, de cambiar nuestras vidas y el mundo.

3. SER PROTAGONISTAS. No espectadores porque de esos hay un montón. Ser protagonistas implica estar siempre al tanto de lo que está ocurriendo en el mundo para poder actual con autenticidad.

4. ARRIESGAR. Lo dije y lo repito: si no arriesgamos no conseguiremos nada. Se nos presentará un problema y nos quedaremos quietos sin nada que hacer.

Para terminar, quiero saludar a los que estaban presentes en el encuentro: Seminaristas, Formadores, Presbíteros, Obispos, en especial al de la Arquidiócesis de Sucre, Mons. Jesús Juárez, que estuvo con nosotros. Así mismo a los que se hicieron presentes con su oración.

Papa Francisco: “La Palabra de Dios nace de la misión y ésta parte de una llamada que hace el Señor”. “Quien es llamado por Él, lo es para ser enviado”. 

Hasta pronto.