Análisis

Richard Romero: La tragedia de El Alto

Una turba ingresó esta mañana por la fuerza a la Unidad Jurídica de la Alcaldía de El Alto y provocó destrozos y quemó documentos y mobiliarios de la dirección de sumarios que guarda información sobre procesos que se siguen a ex autoridades del municipio.

Lanzo una voz de protesta contra este tipo de actitudes violentas y de vandalismo que realizaron los supuestos padres de familia de El Alto. Siento una seria indignación por el lento actuar del mando policial para proteger una institución pública. ¡Da rabia este tipo de gobernantes que hablan de autoatentado!, ¡Da rabia saber que algún partido político está detrás de estos actos que llenan de vergüenza y pisotean la democracia!

Y la impotencia queda ahí cuando vemos que nuestras instituciones públicas se deslindan de responsabilidades y las instituciones del orden y justicia se desmarcan.
¿Hasta cuándo ejerceremos y toleraremos esta forma de presión que sigue cobrando muertos?, tiene que haber otra forma de hacer política. Ojalá y los laicos políticos que están en espacios de poder ayuden a serenar esta situación y hagan justicia.

Hago mías algunas de las palabras de Mons. Eugenio Scarpellini, Obispo de El Alto al respecto de esta situación: “Y permítanme un llamado fuerte a los que están detrás de estos hechos materiales e ideológicos preséntense frente a la justicia. Dios sabrá perdonarles a ustedes pero ustedes preséntense frente a la justicia humana porque tienen que responder por sus actos y ser honestos con toda la ciudadanía. Dios seguramente más grande les perdonará. Pero la ciudadanía necesita respuestas, necesita esperanza para el futuro y quien comete atropellos contra la vida humana obviamente no puede seguir en estos actos delictuosos”.