Santa Cruz

Religiosos de Santa Cruz marchan por Ley de Identidad de Género

Los religiosos no admiten la vigencia de la Ley de Identidad de Género que fue promulgada el sábado por el Gobierno. Representantes de las iglesias protestantes evangélicos marcharon ayer por el centro de Santa Cruz en defensa del hombre y la mujer, mientras que la Iglesia católica anunció que presentará un recurso de inconstitucionalidad en contra de la norma, porque afecta a la familia y la unión de parejas de distintos sexos.

El presidente de la Asociación Cristiana Evangélica, Víctor Palma, dijo que el Gobierno no puede dejar de escuchar al 25% de la población que es evangélica y que está en contra de la ley que permite que las personas transexuales y transgénero adecuen sus documentos de identidad con los nombres y la imagen que ellos eligieron. 

En criterio del religioso, la norma debe anularse de forma inmediata porque está deformando el concepto de familia, ya que es seguro que el siguiente paso será permitirles la adopción de niños y la unión de personas del mismo sexo.

Para el representante de la coordinadora de la Vida y Familia de la Iglesia Católica, Paúl Arana, existen intereses de fondo que atentan contra los derechos de los bolivianos y contra la ley natural dispuesta por Dios, “por esa razón vamos a presentar un recurso de inconstitucionalidad”.

Desde el otro frente, la activista Silvana Vázquez afirmó que el hecho de que estas personas accedan a una identidad implica un avance en los derechos humanos y constitucionales de todos los ciudadanos de Bolivia.
“El derecho a contar con una identidad también implica acceso a fuentes de trabajo porque en todos los lugares exigen referencias y carnét de identidad. A las personas les negaban el derecho a los servicios de salud, educación y a empleos porque no se sabía cómo identificarlos”, apuntó.

En los últimos siete años fue debatida la ley de identidad de género en Argentina, Colombia, Cuba, Chile, Ecuador, México, Panamá Uruguay y Bolivia, según fuentes consultadas por EL DEBER.