Santa Cruz

“Que los peregrinos a Urkupiña vayan con la intención de renovar la fe y encontrar al Señor” Mons. Sergio Gualberti

En su Homilía de la fecha, Mons. Sergio Gualberti rememoró a San Lorenzo mártir, patrono de nuestra arquidiócesis. San Lorenzo fue un servidor que ha creído en Jesús y se ha jugado su vida sirviendo a los pobres. “Lorenzo murió mártir para defender su fe” y ese testimonio se une a los testimonios que anuncian el amor de Dios en un mundo indiferente y hasta hostil a Dios.

Mons. Sergio rememoró el pasaje bíblico en que Cristo anima a Pedro a caminar sobre el agua hasta el instante en que Pedro duda y comienza a hundirse en las aguas agitadas por la tormenta. Mons. Sergio comparó aquella tormenta y grandes olas con el clima hostil y las experiencias de persecución que sacuden a la Iglesia en el mundo.

Al referirse a La iniciativa de Paz del Papa Francisco en el conflicto entre Israel y Palestina, por un lado y por otro al éxodo de 100 mil cristianos en Irak que han tenido que escapar dejando sus casas, sus pertenencias para salvarse de la persecución de extremistas islámicos que les exigen convertirse so pena de muerte para ellos, Jesús hace resonar su voz y también extiende su mano pidiendo a los organismos internacionales parar esta tragedia y otras que siembran muerte y dolor en el mundo.

Mons. Gualberti exhortó al pueblo de Dios “Elevemos nuestras oraciones para invocar del Espíritu Santo el don de la paz en esas regiones y en todo el mundo hacemos un llamado a todas las comunidades de entrar en esa corriente de oración por la paz”.
El Arzobispo reiteró que “Solo la fe nos salva y nos da la seguridad de que Jesús está con nosotros” por tanto exhortó a la feligresía a no postrarse ante los que como en esta campaña electoral se presente como los salvadores. Hay un solo salvador es Jesús. Confiados en su palabra profesemos que Verdaderamente Tú eres el hijo de Dios.

Al referirse a la próxima festividad de la Virgen de Urkupiña en Cochabamba, Mons. Gualberti dijo: “A tantos hermanos y hermanas que en estos días están yendo a los pies de la Virgen de Urkupiña que vayan con la intención de renovar la fe y encontrar al Señor, el único que nos puede traer la vida, la paz verdadera y que nos ayude a llegar a la casa del Dios Padre…”