Destacadas Santa Cruz

¿Qué está haciendo la Iglesia por la niña de 11 años embarazada tras ser violada?

El delegado episcopal de Salud de la Arquidiócesis de Santa Cruz de la Sierra, Víctor Hugo Valda, confirmó a Aleteia que la niña se encuentra en un hogar vinculado a la Iglesia e insistió en que no se ha intervenido para que cambiara de decisión con respecto a proseguir con el embarazo. Por su parte, la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) emitió un comunicado en el que se exhorta respetar y proteger el derecho a la vida y la salud tanto de la niña que ha sido víctima de violación como la del bebé que está en gestación

El caso de la niña de 11 años embarazada tras ser violada por su abuelastro de 61 años en Yapacaní sigue generando repercusiones en Bolivia. Este 26 de octubre, tras la decisión de la niña y su madre de proseguir con el embarazo, la Defensoría de la Niñez la ha trasladado al sitio que han considerado mejor, en este caso un hogar vinculado a la Iglesia católica.

La Iglesia niega intervención en decisión

Sin dudas lo acontecido con esta niña es una auténtica tragedia que genera repudio e indignación. Al mismo tiempo su caso ha sido tomado como bandera de quienes están a favor del aborto. También se ha acusado a la Iglesia de intervenir en su decisión de querer seguir con el embarazo.

Mientras tanto, una vez más, la pregunta, ¿qué está haciendo la Iglesia por la niña y el bebé que lleva en su vientre en medio de tanto dolor?

El encargado de ofrecer una respuesta en diálogo con Aleteia fue Valda desde Santa Cruz de la Sierra. Fue él quien negó las acusaciones que se suscitan contra la Iglesia con respecto a la injerencia para que la niña y su madre hayan decidido no abortar.

“Nunca como Iglesia católica intervenimos en el cambio de opinión de la niña. Sí hemos estado ahí para asegurarnos de que se respete la decisión de la víctima y de la madre. Hemos estado presentes, no hemos hablado con la niña, pero sí en la maternidad para que se respete la decisión que ha sido reiterada y verificada que quiere proseguir con su gestación”, afirmó Valda a Aleteia.

Valda indicó también que si bien la Iglesia se ha expresado desde un primer momento a favor de salvar las dos vidas (incluso hay un comunicado de la Arquidiócesis de Santa Cruz de la Sierra al respecto). También desde el comienzo se ha mostrado “apoyo y solidaridad” ante tanto dolor provocado por el vil abuso de una niña de 11 años.

Imagen representativa

Una pastilla y luego el cambio de opinión

En los últimos días, a través de los medios locales, se informó que a la niña le habían proporcionado un medicamento para la interrupción del embarazo. Esto es algo que sí sucedió.

“Hubo una pastilla que se le dio. Pero el viernes en la noche la madre y la niña cambian de opinión y quieren proseguir el embarazo”, contó Valda.

¿Dónde está la niña y cómo sigue el apoyo?

Actualmente, tal cual confirmó Valda, la niña se encuentra en un hogar de la Iglesia en Santa Cruz de la Sierra. Se trata de un sitio queestá especializado en atención a madres que son niñas y adolescentes.

“La mayoría de esas niñas han sido violadas y han decidido proseguir con la gestación de su bebé. Es un hogar de religiosas que se dedican al acompañamiento, el cariño. Se brinda apoyo psicológico, médico a estas personas que están volviendo a tener esperanza y curando heridas tan profundas que generó la violación, pero que además deciden valientemente seguir con la gestación”, indicó Valda.

Con respecto a cómo sigue el apoyo de la Iglesia con respecto a esta situación, Valda expresó que será desde el punto de vista médico, espiritual y psicológico.  Pero también material y de vivienda.

“Después que nazca el bebé ya la niña con su mamá, con la persona que esté competente para decidir va a decidir si lo quiere dar en adopción o lo quiere mantener ella”, prosiguió Valda, quien también reiteró que eso ya será una decisión de ella.

¿Cómo está la niña actualmente?

«La niña tiene 22 semanas lo cual ya no se puede hacer un aborto, sería ilegal. Pero lo que interesa a la Iglesia es la niña, la salud física espiritual, psicológica de la niña. Intentar revertirla en lo humano. En la parte divina Dios siempre va a intervenir a favor de los débiles y ellas son personas débiles e inocentes. Aquí es lo que nos importa, que está en un lugar nuestro, es la salud de la niña, que su embarazo no le genere ningún riesgo de vida, que el bebito también esté bien. Actualmente se encuentran estables, la niña está tranquila, de buen ánimo. La Iglesia ha cumplido todas las leyes bolivianas», sostuvo Valda.

El contexto familiar vinculado a esta niña de 11 años violada, que también incluye a una hermana que sufrió abusos, es delicado. El compromiso de la Iglesia pasa también por seguir a disposición de estos temas para ir al fondo a través de los valores y la educación para que no repitan estos crímenes atroces.

ABUSE
Foto representativa

Salvar las dos vidas y rezar

“La Iglesia siempre va a velar por la vida desde la concepción hasta la muerte natural en todas sus etapas. En particular en este caso como en otros va a hacer los máximos esfuerzos para salvar la vida de las dos personas que son inocentes, amadas por Dios y ambas tienen el derecho a vivir”, manifestó.

“Por favor, les pedimos oración para todas las personas violadas, los bebés que están en riesgo de perder la vida en el vientre materno y en particular por la niña y el bebé de este penoso acontecimiento”, concluyó Valda.

Un nuevo comunicado de la CEB

Este 26 de octubre, la CEB emitió un comunicado titulado “En defensa de la vida contra toda forma de violencia”. A través del mismo se exhorta respetar y proteger el derecho a la vida y la salud tanto de la niña que ha sido víctima de violación como la del bebé que está en gestación.

BOLIVIA

Ver comunicado completo aquí.

Fuente: Aleteia.es