La Paz

Prevención integral ante un posible rebrote de la Pandemia COVID-19

Practicar una prevención integral que tome en cuenta las medidas de bioseguridad y la preservación de la salud a través de un cambio profundo del estilo de vida es sin duda el único camino para hacer frente a un posible rebrote de la pandemia ocasionada por el COVID-19 en Bolivia.


La noche de este 9 de diciembre de 2020, el Centro de Promoción del Laicado Ricardo Bacherer, CEPROLAI, en coordinación con la Pastoral de la Salud de la Arquidiócesis de La Paz, desarrolló el Encuentro conversatorio “Medidas de bioseguridad para enfrentar el rebrote de la pandemia” con la participación, como expositor, del médico especialista en Alergoinmunologia Roger Carvajal.
El encuentro dio inicio a través de una mirada cronológica actualizada sobre la pandemia del COVID-19 en Bolivia que compartió Ramiro Callizaya coordinador general de CEPROLAI y el testimonio de una joven boliviana, Briseida Amancaya Conde que enfrentó un duro rebrote en Europa.
Posteriormente el doctor Carvajal, dio inicio a su exposición poniendo énfasis en la prevención integral para el manejo de un posible rebrote de la pandemia en Bolivia.
En primera instancia, se refirió a la necesidad imperiosa de cumplir con las medidas de bioseguridad a través de la utilización obligatoria del barbijo (mascarilla) la distancia efectiva y barreras, la ventilación y la higiene.
La utilización correcta (cubriendo nariz y boca) de mascarillas médicas está recomendada para personas mayores de 60 años de edad o más; además de personas de cualquier edad con afecciones subyacentes como neumopatía crónica, enfermedades cardiovasculares, cáncer, obesidad, diabetes y pacientes inmunodeprimidos.
Por otra parte, el galeno destacó la importancia de la preservación de la salud a través de un cambio de vida más saludable, “esta enfermedad nos enseñó que el estilo de vida teníamos era un desastre” señaló el expositor, quien también detalló que este cambio de vida está sustentado en evitar el stress, tener una dieta variada y rica en vitaminas y nutrientes que fortalezcan el sistema inmunológico; la práctica diaria de ejercicios físicos, evitar la contaminación y mantener los espacios cerrados con el mayor grado de ventilación posible.
El especialista instó a los participantes a tener una dieta saludable sustentada en alimentos que contienen componentes anti-inflamatorios como el acetite de oliva, té verde, brócoli y cebolla, además de una gran cantidad de frutas y verduras; dejando de lado alimentos proinflamatorios como las grasas saturadas, azúcares refinados, carnes rojas sobrecalentadas además de aditivos (conservadores, texturizantes).
Finalmente evitar el stress y el sedentarismo proinflamatorio a través de la práctica diaria de ejercicios físicos permitirá reforzar el sistema inmunológico. Cuanto mayor ejercicio físico se realice se reduce el riesgo de ciertas enfermedades como obesidad, diabetes e hipertensión entre otras. La actividad física puede ayudar a eliminar bacterias de los pulmones y las vías respiratorias y por tanto, a reducir las probabilidades de contraer un resfriado, gripe, COVID-19 u otra enfermedad respiratoria.
Nuestro sistema de salud nacional aún no tiene las condiciones necesarias para afrontar una nueva crisis sanitaria. Los datos oficiales no reflejan la cantidad exacta de contagios en nuestro país porque muchos pacientes atraviesan la enfermedad e incluso prefieren morir en sus casas.
La solución ante la posibilidad de un rebrote de la pandemia no está en una vacuna sino en el cambio personal a un estilo de vida más saludable y el cumplimiento de las medidas de bioseguridad concluyó el Dr. Carvajal.

Desde la Iglesia necesitamos vivir una fe activa que vaya al encuentro del otro, que sienta su dolor que se involucre que luche porque se cumplan los derechos de los más necesitados pero que también promueva una conciencia crítica de cuidado personal, familiar y responsabilidad social para evitar que se continúen incrementando los casos de covid-19 en Bolivia.