Destacadas

PRESENCIA DE LA IGLESIA CATOLICA EN EL TIPNIS

En la página OPINIÓN de este prestigioso diario “La Palabra del Beni” de fecha 29 de diciembre del 2012, hay un artículo titulado “Otra verdad sobre el TIPNIS…?”, firmado por Hugo Padilla Monrroy. En dicho artículo se pone textualmente: “Acaso la Iglesia Católica, tiene presencia espiritual en el TIPNIS? ¿Acaso los nuevos jesuitas no se están ocupando más de la política que de inculcar valores sociales, morales y de tradición en nuestros pueblos indígenas? muéstrenme una gran obra social, una iglesia, un cura que viva y sienta lo que los benianos de esa región sienten, como lo hicieron los anteriores jesuitas: Cipriano Barace, José del Castillo y otros”.

            Como obispo vicario apostólico del Beni, siento el deber de responder a esas preguntas para afirmar con hechos que la Iglesia Católica tiene presencia espiritual en el TIPNIS, y que los actuales hijos de San Ignacio de Loyola son quienes, junto con las religiosas Ursulinas, Hijas de la Caridad (Vicentinas), Religiosas de Jesús María y del Instituto Corazón de Jesús / Serviam, cumplen en la provincia Moxos, con fidelidad, generosidad y sacrificio, la misión propia de la Iglesia: LA EVANGELIZACIÓN.

            Hechos que manifiestan que la Iglesia Católica, mediante el Vicariato Apostólico del Beni, tiene presencia espiritual y también social en el TIPNIS:

  • En 1973 se crea, en el Vicariato Apostólico del Beni, el Equipo de Pastoral Rural (EPARU), al que se le confía la atención evangelizadora del TIPNIS mediante los animadores religiosos de las comunidades, que en aquel tiempo y durante varios años recibían el nombre de líderes religiosos del campo.
  • El Vicariato, habiendo comprado la propiedad rústica “San Marcos” al Sr. Sergio Zelada el 9 de junio del 2000 y registrada en Derechos Reales el 19 de diciembre del 2007 para la obra social de la Iglesia en el TIPNIS, dispuso crear un centro de formación en ese lugar, para beneficiar a los jóvenes indígenas de ambos sexos, que fue inaugurado el año 2003 y que lleva por nombre “Kateri Tekakwitha”, indígena declarada santa por el Papa Benedicto XVI el 20 de Octubre del 2012. Kateri queda a un día de arribada desde Gundonovia, a orillas del río Isiboro. En él funciona un Colegio Secundario y un Instituto Técnico Agropecuario. Desde el 2003 hasta esta fecha han egresado, como bachilleres y técnicos medios en agropecuaria, 171 jóvenes.
  • Son cuatro las religiosas que permanentemente viven en el TIPNIS: dos Hijas de la Caridad en Kateri y dos Misioneras de Jesús Verbo y Víctima en Santísima Trinidad.
  • Un equipo de dos Hijas de la Caridad atiende en los campos religioso y de salud desde San Lorenzo de Moxos a la zona del Alto Sécure. Otro equipo de Hijas de la Caridad, pertenecientes al EPARU, atiende con visitas mensuales y bimensuales a las poblaciones sobre el río Sécure, desde Santa María de la Junta hasta Coquinal. El mismo EPARU, con dos Hermanas, visita la zona del Isiboro desde Gundonovia hasta San Miguelito, las poblaciones del río Ichoa desde Dulce Nombre hasta San Ramoncito y el río Imose y las dos comunidades del Chimimita.
  • Para la labor de evangelización integral que comprende la atención religiosa y la acción social, especialmente en el campo de salud, El Vicariato cuenta con embarcaciones equipadas para la atención de salud, contando con una enfermera en cada viaje y teniendo periódicamente, en los viajes, equipos de dentistas y médicos, que ofrecen su servicio gratuitamente.

 

  • En el orden espiritual: Se tiene el viaje durante el Adviento para preparar a las comunidades para la Navidad y el de Cuaresma para prepararlas para la Pascua de Resurrección. Cada año se lleva a cabo una misión de 10 días en una o dos de las zonas, en la que el EPARU es acompañado por uno de los dos obispos. Y se tienen formados 24 animadores religiosos y misioneros en las comunidades, que prestan una presencia permanente de la Iglesia en la zona. En las fiestas de las comunidades más grandes, en las que participan otras comunidades, llegan los sacerdotes para administrar los sacramentos.  
  • En el orden de promoción social: se han formado promotores de salud, que actualmente se han vinculado con un equipo de ONG de San Ignacio de Moxos. Hay proyectos de caña de azúcar y cultivo de arroz con moliendas en dos de los ríos. Se han construido casas sobre girado en las zonas más bajas afectadas por la inundación. A comunidades alejadas de fuentes de agua se les ha dotado de pozos de agua. Se han construido letrinas ecológicas en 10 de las escuelas.
  • Hay que destacar, en el campo educativo de la niñez y juventud del TIPNIS, los Internados mixtos de Gundonovia y Kateri: El Internado de Gundonovia es para niños de primero a sexto curso; en él viven durante todo el año escolar entre 55 y 70 niños por no contar con escuela en sus pequeñas comunidades o no tener en ellas esos cursos. El Internado de Kateri, que cuenta con colegio secundario e Instituto Técnico en agropecuaria, está al servicio de entre 100 y 125 estudiantes; desde el Instituto se está iniciando proyectos agroforestales, utilizando los barbechos en vez de chaquear monte nuevo, y los estudiantes son quienes preparan los plantines; se está comenzando también con el intercambio de animales bovinos, ovinos, equinos, etc. con las comunidades para mejorar la producción en ellas.
  • En cuanto a capillas, el Vicariato ha construido una capilla grande de material en Gundonovia. Y, en muchas comunidades, la colaboración del Vicariato a la construcción de capillas ha consistido en el aporte de tejas, combustible para sacar madera, mosaicos para el piso, imágenes de la Virgen o crucifijos, altares y manteles. Casi cada comunidad tiene su capilla.         

 

Para terminar esta relación de la presencia de la Iglesia Católica en el TIPNIS, motivada por el artículo del Sr. Hugo Padilla Monrroy,   me voy a referir a lo que el Sr. Hugo escribe textualmente: “Saben los comisionados que fueron al TIPNIS, qué no son 36 comunidades que deberían observar, hay más, son aproximadamente 85”. Como entre “los comisionados” por parte del Vicariato Apostólico del Beni fueron las Hnas. Geralda McCloskey y Maritza García, quienes forman parte del EPARU y son conocedoras del TIPNIS por su vivencia de servicio a los indígenas de las comunidades de ese territorio, me indican dichas Hnas. que, en lista oficial de la Subcentral, aparecen sólo 64 comunidades, de las que la Comisión visitó 36, que son el 56,25% de las mismas.   

    Mons. Fr. Julio María Elías Montoya, OFM

                                                      Obispo Vicario Apostólico del Beni