La Paz

Ordenación Diaconal del seminarista Macario Choque en La Paz

El día miércoles  16 de julio, la Catedral Castrense de Irpavi se vistió de fiesta, frente a dos acontecimientos importantes: la ordenación diaconal del seminarista Macario Choque  Turpo  y  el ministerio de lectorado  del coronel Antonio Sanzetenea Cueto. (En camino al Diaconado Permanente).

 El obispo Castrense, Monseñor Oscar Aparicio invoco la bendición  sobre el elegido como acolito: Antonio Sanzetenea y depositó en sus manos la patena con el pan, como  signo de quien va servir en el altar.

Después prosiguió el Rito de Ordenación del seminarista Macario Choque, con el siguiente orden: presentación del candidato, la homilía,  promesa del elegido en asumir el compromiso de entrega al Pueblo de Dios,   promesa de obediencia donde el candidato juntó  sus manos entre las del Obispo para manifestar públicamente su compromiso y configuración con Cristo, el momento de la postración como signo de humildad y pequeñez ante Dios y donde se invocó a los santos, la imposición de las manos sobre la cabeza del nuevo diacono, la plegaria de Ordenación, la imposición de la estola y la dalmática, la entrega del libro de los Evangelios, el abrazo de paz  y luego continuo la Liturgia Eucarística.
Durante su homilía Monseñor Oscar hizo énfasis a lo proclamado en el Evangelio: “Las bodas de Cana”,  donde faltó  el vino signo de alegría  y entusiasmo, y fue la Virgen María quien se percató de ello(…); el Obispo haciendo un paralelo del evangelio con la Ordenación diaconal, indico que la labor de todo diácono es percatarse  de aquellas personas a quienes les falta el vino de la alegría y el entusiasmo,  es decir, que se trata de estar al lado de quien sufre en este mundo y de escuchar la voz de nuestra Madre María: “Hagan lo que Él les dice”. 
Al finalizar dijo: “Macario te acompaña tu familia y la Iglesia y todos deseamos ver en tu servicio a Cristo Salvador”.