Cochabamba Destacadas

Símbolos. No es una guerra entre Dios y la Pachamama


Símbolos. No es una guerra entre Dios y la Pachamama.

Editorial

La emergencia que está atravesando Bolivia en estas horas no debe distraer un aspecto importante. El uso de los símbolos cristianos.

En los últimos días, corre en la prensa internacional la frase “que la Biblia ha entrado nuevamente al Palacio” y “ que Dios ha botado a la Pachamama”
Creemos que la Palabra De Dios, no puede ser usada como un signo de supremacía racial o como propiedad de un partido político. La presencia de estos signos sagrados como la cruz o el rosario debe ser paulatino y en ningún caso ser vista como un trofeo.

No caigamos en la trampa de que un sector político, o social, o cultural, se apropie de signos y símbolos que pertenecen a todos y que sobre todo representan la verdad, el camino y pa paz; es decir, todo lo opuesto a la violencia de estos días.

¿Nos hemos percatado que los bolivianos muertos en estos días: fuerzas del orden, jóvenes, cocaleros o sindicalistas, han sido enterrados bajo un cruz, con la oración del Padre Nuestro, y en el mejor de los casos con la celebración litúrgica de un sacerdote?

El elemento religioso en la revolución de estos días ha estado muy presente y esperamos así una orientación clara y autorizada sobre el tema.

No se trata ahora de volver al tiempo de gobernar con la cruz y con la espada, porque ese fue un error histórico cuyas consecuencias todavía está pagando la imagen de la Iglesia. Pero tampoco podemos hacernos de la vista gorda y victimizar solo un sector, sepamos pues que la justicia va de la mano de la verdad. Creemos que el rol de la religión puede ser de mucha ayuda en este momento dramático, la religión no se quedará solo en las sacristías como muchos quisieran.

Como cristianos católicos, a los líderes sociales les recordamos desde nuestra plataforma de comunicadores católicos, Infodecom, que las distintas culturas y religiosidades presentes en Bolivia merecen respeto y que necesitamos iniciar una escuela de reconciliación.

Finalmente, queremos decir que estamos viviendo una guerra de información donde las burbujas informativas de las redes sociales están alimentando la tensión. Seamos actores de paz pues sin darnos cuenta, estamos siendo víctimas los unos de los otros, tal como lo demuestran los heridos y fallecidos de esta revolución ciudadana que pasará a la historia.

 

Foto: viñeta del periódico peruano La República.