Sucre

Niños en albergue necesitan de amor

TAMBIÉN PAÑALES Y LECHE.

El Hogar Tata San Juan de Dios alberga a unos 48 niños y niñas.

Bebés huérfanos, abandonados y maltratados alberga el Hogar de Niños Tata San Juan de Dios. La leche y los pañales son los insumos que más requieren durante todo el año, pero lo que más necesitan es el amor de las personas para alimentar su espíritu. Los fines de semana, sólo dos o tres personas se encargan de su cuidado y se requiere de la colaboración de más voluntarios.

Sin duda, el personal que trabaja en este albergue da todo de sí para atender a los 48 niños y niñas que hay, dándoles atención y amor en la “medida de sus posibilidades”, pero necesitan el apoyo de voluntarios en todos los turnos, para que cada bebé tenga una atención personalizada, especialmente en la hora de las comidas; los fines de semana, sólo una niñera y una enfermera se hacen cargo de todos, contó una de las enfermeras del lactario, Felicidad Durán.

Los niños están divididos en dos grupos: desde recién nacidos hasta dos años y de 24 meses a cinco años, y varios asisten a primera y segunda sección del nivel inicial.

Los bebés huérfanos y abandonados allí tienen su hogar, con todo a su alcance; junto a ellos, también hay pequeños que fueron maltratados y descuidados por sus padres, y que fueron llevados por la Defensoría de la Niñez y Adolescencia para precautelar su seguridad.

Durán dijo que lo que siempre se necesitan son pañales y leche; hay infantes desnutridos que requieren de leche especial que tiene un costo mayor como Nutrilón Prenatal y Nutrilón Especial.

Ayer hubo una convivencia entre los miembros de la ONG AFS Sucre y los niños del Hogar Tata San Juan de Dios, que recibieron pañales.

La voluntaria de Programas Interculturales Bolivia AFS, Carmela Zárate, comprometió que los voluntarios, en su mayoría extranjeros, irán al Hogar con el objetivo de atender a los bebés, ayudar en su alimentación, hacerles jugar y, sobre todo, darles momentos de amor.