Internacional

Nicaragua vive su Semana de la Caridad

(Nicaragua) En el contexto de la Semana de la Caridad que se celebra en Nicaragua desde el 18 de agosto hasta el 25, monseñor René Sándigo, presidente de la Conferencia Episcopal Nicaragüense (CEN) dirigió un mensaje a todo el pueblo cristiano y a Cáritas.

Monseñor Sándigo recordó que la CEN en su estructura Pastoral tiene un apartado denominado “Área social”, en el que la parte caritativa es esencial. Precisamente, para fortalecer la dimensión caritativa en Nicaragua, hace más de cincuenta años los obispos crearon la Cáritas de Nicaragua.

Asegura el presidente de la Conferencia Episcopal que cada acción de caridad hacia los hermanos pobres ha sido una caricia de la Iglesia hacia ellos, por eso el lema de este jubileo es la frase del papa Francisco dicha a los miembros de Caritas Internacional: “Caritas es la caricia de la Iglesia a su pueblo”.

La CEN quiere despertar un compromiso en todos los sectores para hacer algo o mucho de manera permanente por amortiguar la pobreza hasta crear condiciones de desarrollo estable e integral.

Y de manera particular en este año de la fe, añadió, “estamos llamados a fortalecer el aspecto práctico social de la misma, considerada muerta por el Apóstol si no tiene proyecciones en las obras buenas concretas”.

Es un año en el que, por nuestra condición de hombres y mujeres de fe, debemos replantearnos una serie de preguntas ligadas al nivel de pobreza en nuestra provincia eclesiástica de Nicaragua: ¿Cuáles son las raíces de la pobreza en Nicaragua?, ¿Qué está generando la pobreza en nuestro País?, ¿Quién es responsable de la pobreza?, ¿Cuáles son los sectores sociales más empobrecidos en nuestra Nación?, ¿Qué estamos haciendo para disminuir el nivel de pobreza en el campo y la ciudad? ¿Estamos dando a conocer la Doctrina Social de la Iglesia? ¿Tenemos una estructura eclesial estable y fuerte que atienda a los pobres en nuestras parroquias?

Sin duda, el Jubileo de la caridad, la semana de la caridad en el año de la fe, es una gran oportunidad para empezar o seguir dando respuesta a estas y más preguntas planteadas por las circunstancias mismas de nuestro País.

Monseñor René Sándigo reiteró que confía en el corazón generoso de tantos hermanos que desde su fe expresarán con sus oraciones, acciones y aportaciones la convicción cristiana, haciendo posible que la Iglesia siga acariciando a los pobres de nuestro pueblo.+