Santa Cruz

Monseñor Robert Flock: El Señor me pide dejar mi tierra para ir a otra tierra que Él me va a señalar

Mons. Robert Flock, nombrado Obispo Auxiliar de Cochabamba y presentado esta mañana ante la prensa en Santa Cruz, dijo tener “una enorme deuda de gratitud” con la Iglesia cruceña y con el Cardenal Julio. Agradeció a todos por participar en su ministerio y les pidió mantenerlo en sus oraciones.Estas son sus primeras palabras como Obispo:

“El Señor me pide dejar esta mi tierra para ir a otra tierra que Él  me va a señalar”

“Hace 24 años fui  enviado  de misionero de mi diócesis en Estados Unidos, La Crosse -Wisconsin, la Palabra La Cross significa báculo no cruz como se escucha. Ahora esta Iglesia de La Santa Cruz me envía de misionero a la Iglesia hermana de Cochabamba a trabajar con Monseñor Tito Solari y con los padrecitos de ahí y toda la Iglesia de Cochabamba que de alguna  manera me dio una acogida hace muchos años,  porque la primera cosa que generalmente hacemos los misioneros  al llegar de afuera es tratar de aprender algo el idioma en el instituto que tiene los padres de Merinoll  en Cochabamba. Allí estuve por 10 semanas en el año 1988.

Tengo que reconocer una enorme deuda de gratitud con la Arquidiócesis de Santa Cruz y la Parroquia de La Santa Cruz, con el Señor Cardenal Monseñor Julio que ha querido que yo trabajara durante muchos años a su lado en asuntos de la Arquidiócesis, últimamente como Vicario General. Permitiendo así que yo conozca no solamente el corazón de esta Iglesia sino el corazón de un Pastor que en todo momento  quiere ser servidor de todos; Y al mismo tiempo gratitud con estos tres hermanos Obispos que están Aquí (Mons. Señor Sergio Gualberti, Mons.  Braulio Sáez y Mons. Estanislao Dowlaszewicz) y que también  han asumido mucha responsabilidad en nuestra Iglesia y que para mí han sido  hermanos y amigos en el sacerdocio y en el servicio ministerial de nuestra Iglesia. Entonces  en estos momentos tengo solo sentimientos de agradecimiento.

Tengo que decir  sin embargo, que nos es fácil después de 24 años  despedirme de Santa Cruz que me ha dado una hermosa acogida durante todos estos años y de la parroquia La Santa Cruz y  habiendo construido como han dicho, esa  nueva Iglesia que apenas la estamos estrenando y ahora  me pide la Santa Madre Iglesia entregársela para  que otro sacerdote continúe esta obra.

No puedo pensar que esto signifique otra  cosa que abrazar  la Santa Cruz, la cruz que es de Cristo y que siempre tenemos en mente y, me parece propicio que Cochabamba donde el Señor me llama a entregar mi vida ahora, justamente  celebra su aniversario siempre en el 14 de septiembre que es la fiesta de la exaltación de la Santa Cruz.

Otra cosa que viene a mi mente y corazón es que  cuando estamos en los retiros espirituales siempre nos dicen a los padrecitos que no debemos ser demasiado instalados, demasiados apegados  de las cosa que tenemos sino que tenemos que  ser capaces de desprendernos; pero yo habiendo construido esta parroquia  a mi parecer, por cierto con la ayuda  de muchos, soy el más instalado que hay  en Santa Cruz.

Así que ahora el Señor me pide dejar esta mi tierra para ir a otra tierra que Él  me va a señalar, como ha pedido a miles y miles durante la historia de la salvación. No me toca otra cosa que decir: Sí, como el Señor mismo dijo Sí a la vocación que Dios le dio en esta tierra y su querida madre  santísima la Virgen María que siempre me ha acompañado en mi vida.

Así que muchísimas gracias Santa Cruz y a la Iglesia de La Santa Cruz por participar  en mi ministerio, por el apoyo y las oraciones  y les pido que me sigan manteniendo en su oraciones y a todos nuestros pastores y a toda la Iglesia para que podamos llevar a cabo  la misión que el Señor nos ha dado que apunta hacia su reino, no el nuestro. Muchas gracias”.