Santa Cruz

“Monseñor Gualberti y su fuerte lazo con Suiza”

Compartimos con ustedes la entrevista realizada por la Embajada de Suiza – Boletín virtual – e-Postales, a Mons. Sergio Gualberti, Arzobispo de la Arquidiócesis de Santa Cruz

Entrevista:

“Ya el último año en el que el Cardenal Terrazas iba a cumplir sus 75 años, me llaman y me comunican que el Santo Padre ha pensado en mí para asumir la responsabilidad, (…) he dado mi respuesta positiva al Papa”, expresa Monseñor Gualberti, Arzobispo de Santa Cruz de la Sierra, a quien no le preocupa llegar a asumir la responsabilidad de Cardenal, aunque considera que existen muchos otros países latinoamericanos que deberían ser considerados antes.

Para él, el Arzobispado llegó luego de muchos años de una carrera de servicio a la Iglesia Católica que comenzó en Suiza. Sergio Gualberti es italiano, nacido en Bérgamo. Su padre fue ferroviario y su madre enfermera, fue miembro de una familia de cuatro hermanos. Cuando terminó sus estudios básicos, un sacerdote de su pueblo natal lo invito a unirse al seminario para niños, dando inicio a su formación para convertirse sacerdote. Fue afianzando su fe y vocación con el pasar de los años y con las pruebas que le puso la vida, como ser la muerte de su padre cuando él tenía 16 años.

Un año antes de terminar los estudios de teología, Monseñor Gualberti decidió que quería una “experiencia de trabajo un poco más fuerte”. Partió a La Chaux-de-Fonds, Suiza, a trabajar en una empresa de construcción. Estuvo solamente un año y en septiembre de 1970 regresó a Bérgamo a terminar sus estudios. Sin embargo, este corto periodo de tiempo en Suiza le mostró un impresionante y nuevo mundo: el de los migrantes.

“Llegando a Suiza me encontré con mi primo hermano y me enteré que mi abuelo había estado trabajando en Suiza. Fue para mí una sorpresa, yo sabía que él había fallecido en Francia, pero descubrí que él había sido migrante en Suiza”, relata Gualberti. Con esta experiencia, un año después, al culminar su formación, decidió regresar a trabajar a Suiza como sacerdote en Neuchâtel: “Inicié mi permanencia en suiza a finales de 1971, (…) hasta 1979 cuando – después de Suiza

– me vine a América Latina”, continua Monseñor. La misión que debía cumplir en Suiza en aquel momento fue acompañar a los migrantes italianos en la región a través de la asistencia religiosa, la creación de unidad entre las comunidades y el apoyo a la integración en la sociedad suiza.

A pesar de haber trabajado en un cantón mayoritariamente protestante, durante sus años en Suiza sintió mucha colaboración mutua entre comunidades religiosas que trabajaban para poder vivir un ecumenismo, un movimiento que promovió la unidad entre todas las iglesias cristianas: “Hay muchos muestras, por ejemplo había un Pastor, un hombre ya de edad con su esposa, con el que teníamos una capilla en el pueblo de Marin – que la hemos construido juntos – donde el 51% era propiedad de la comunidad protestante y el 49% de los católicos”.

Después de 36 años y a más de 10 mil kilómetros de distancia, Monseñor Sergio Gualberti recuerda sus primeros años como sacerdote y las enseñanzas que le dejo Suiza para su vida: el trabajo en equipo, el cuidado del ambiente, la puntualidad y, sobre todo, el respeto a la otra persona.