Análisis

Monseñor Edmundo Abastaflor: Los desafíos misioneros de hoy

Uno de los mayores desafíos de la misión de hoy es reconocer y entender que estamos frente a una nueva forma de pensar, frente a una cosmovisión totalmente diferente a la que acostumbrábamos. Los siglos de historia aportan mucha información sobre la cosmovisión de los antepasados, pero la verdad es que hoy se vive la necesidad de comunicar el amor vivo de Dios desde las pequeñas cosas, realizando actos ordinarios de manera extraordinaria.

Los desafíos misioneros de hoy

Mons. Edmundo: Los desafíos misioneros de hoy

Publiée par Bolivia Misionera sur Jeudi 29 août 2019

 

Hoy, Mons. Edmundo Abastoflor, Arzobispo de la Arquidiócesis de La Paz invita a toda la Iglesia a reanimar a todos los misioneros que ya están organizados en las diferentes parroquias y vicarias, a que vayan con mayor impulso, mayor fuerza en la propagación del evangelio y el amor de Dios en este Mes Extraordinario dedicado a las Misiones.

Un mes propicio para toda la Iglesia universal y de Bolivia en cuanto se refiere a los desafíos que todo “BAUTIZADO debe tener en cuenta, para realizar pequeños gestos misioneros. En este sentido Mons. enfatiza tres desafíos de la Arquidiócesis de La Paz:

1º desafío: “Llevar el amor  y la palabra de Dios” a todos los hermanos, dándoles a conocer el mensaje del evangelio ya que en algunas ocasiones están apagados o dormidos.

2º desafío: “Que todos los cristianos católicos se den cuenta que son misioneros”, y que se vuelvan misioneros, todos tenemos una misión de parte de nuestro Dios, de hacerlo conocer en su palabra, en su verdad, en su amor, con los hermanos y con los que nos encontramos cada día. Por tanto toda nuestra Iglesia tendría que ser misionera.

3ª desafío: “Enviar misioneros a todas partes donde no conocen al Señor” y no sólo en Bolivia, sino también al extranjero, ya que es una necesidad primordial que no sólo está dirigida a los sacerdotes, ni a las religiosas, sino a todas las personas que quieren dar su vida para la misión, como laicos o familias, gente que esté dispuesta a dejar su tierra por algunos años y llevar la palabra de Dios a otras partes, ojalá Dios nos bendiga con esa gracia de tener más misioneros que vayan a tierras lejanas donde no conocen al Señor.

Monseñor Edmundo Abastaflor

Arzobispo de la Arquidiócesis de La Paz