La Paz

Mons. Luis Durán reitera el llamado al diálogo y comprensión en medio de las dificultades

 Este 4 de septiembre, desde la Basílica menor de San Francisco en la ciudad de La Paz, Mons. Luis Durán, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de La Paz, pidió que se pueda hallar soluciones a los conflictos a través del diálogo, la comprensión y el amor, dejando los intereses personales y grupales.

En su alocución, Mons. Luis encomendó a los enfermos, ancianos, encarcelados y familias que siguen la Eucaristía a través de los medios de comunicación, para que el Señor pueda bendecir, acompañar y fortalecer a quienes participan de la misa.

Al iniciar el mes de la Biblia, pidió a los fieles profundizar la Palabra de Dios, que es fundamento de nuestra fe y el plan de Dios para la salvación de la humanidad.

Que las autoridades puedan dirigir con sabiduría a nuestros hermanos y gobernar con la sabiduría de Dios

Hoy a través de está Sagrada Escritura, la primera lectura plantea la sabiduría humana y la sabiduría de Dios. Mons. Durán explicó que la sabiduría es un regalo de Dios para todos y a través de ella es posible conocer los designios de Dios, por ello, como Iglesia se pide a Dios que las autoridades puedan dirigir con sabiduría a nuestros hermanos y gobernar con la sabiduría de Dios.

Ser radicales en el seguimiento a Jesús

Reflexionando la  segunda lectura, el obispo reiteró el pedido de San Pablo, para recibir a los hermanos con amor, para que las dificultades y problemas no provoquen actuar con rencor y con venganza, sino con amor, siendo radicales en el seguimiento a Jesús, dejando los “intereses personales, vicios, pecados, dejando todo lo que nos hace daño”, tomando la cruz y siguiéndole.

Tomar la cruz y seguirle

La autoridad eclesial, explicó que la cruz son los problemas y dificultades que se encuentran en los quehaceres diarios, que con el seguimiento a Jesús se pueden solucionar.

Como ejemplo, el obispo se refirió a la polaridad en el país, que puede hallar solución con diálogo, comprensión, amor, “no como enemigos, sino como hermanos hijos de Dios, eso nos pide nuestro Señor Jesucristo”, señaló, reiterando el llamado al diálogo con amor y a dejar los intereses personales y grupales.

Mons. Luis, insistió en la necesidad de ser precavidos, para que, con sabiduría sea posible construir un reino y un país hermoso, y como el exhorta también el Papa Francisco, discernir en el caminar, descubrir lo que es el bien y lo que es el mal con libertad.

Al concluir el obispo remarcó la celebración del mes de la Biblia para que tomando la Palabra de Dios, que es su proyecto, nos dejemos llevar por él.

Fuente: Prensa CEB