Análisis

Mons. Jesús Juárez: “Recorrer, proclamar, enseñar, curar y orar”

Homilía en la Misa Crismal de Sucre en el día martes, 11 de Abril. 

Queridos hermanos presbíteros:

Aña tras año en la Misa Crismal se proclama el Evangelio de San Lucas, que presenta a Jesús en la sinagoga de Nazareth donde Él da a conocer su misión:

 Anunciar la Buena Nueva a los pobres (de las periferias geográficas y existenciales).

 Proclamar la liberación a los cautivos (hacerse libres de todo para entregarse a Cristo y ser feliz).

 Dar vista a los ciegos (de ayer y de hoy).

 Dar libertad a los oprimidos (la verdad les hará libres).

 Proclamar el Año de Gracia del Señor.

Jesús tenía un objetivo bien definido: instaurar el Reino de Dios. Y en su predicación revelaba el misterio del Reino, es decir, qué es, las condiciones para entrar y el estilo de vida de sus seguidores.

También nosotros tenemos una opción pastoral irrenunciable: la Formación para ser una Iglesia en salida misionera promoviendo la cultura del encuentro, la solidaridad y el servicio. Compartiendo con nuestros destinatarios la alegría del Evangelio liberador de Jesucristo, mediante el anuncio del Kerigma.

En el Evangelio de San Mateo leemos que Jesús recorría Galilea, proclamando la Buena Nueva de Dios, enseñando en las sinagogas el misterio del Reino y curando a los enfermos (Mt 4,23; 9,35) Y pidiendo que rueguen al dueño de la cosecha que mande obreros para hacer su cosecha (Mt 9,37)

Aquí encontramos cinco facetas en su ministerio:

RECORRER : Iba a todas partes. Predicaba en el mar, las aldeas y plazas públicas. En las montañas y valles, en el templo y en las sinagogas. En la casa de pecadores y en la mesa de los fariseos. Como buen pastor, tomó siempre la iniciativa. ¿Y nosotros? ¿Nos instalamos? ¿Salimos al encuentro del otro?

PROCLAMAR : Jesús comenzó anunciando la Buena Noticia: el Reino de Dios ha llegado. Arrepiéntanse y crean en el Evangelio. ¿Qué incidencia tiene nuestra predicación?

ENSEÑAR : Después del anuncio venía el proceso de enseñanza con un estilo propio de vivir, de relacionarse los unos con los otros mediante su propio testimonio. ¿Cómo preparo la homilía?

CURARenfermedades como signo de la llegada del Reino. Jesús pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el diablo porque Dios estaba con Él (Hch 10,38) ¡Cuánta necesidad tenemos de ejercer el ministerio de la sanación! ¿Seremos capaces de ser artífices de reconciliación?

ORAR por las vocaciones para tener servidores del Pueblo de Dios. La opción preferencial de Jesús fue formar discípulos a fin de multiplicarse y prolongarse y así poder abarcar toda la humanidad y romper las fronteras geográficas. Jesús atendía a las masas para formar a los pastores que atendieran, cuidaran y sirvieran al Pueblo. Éstos llegarían a ser maestros, como encontramos en los Hechos de los Apóstoles, cuando describen la primera comunidad que se congregaba en torno a las enseñanzas de los Apóstoles.

El desafío de nuestra Iglesia es mostrar la capacidad para promover discípulos misioneros (Ap 14). Nuestra prioridad es ser instrumentos del Espíritu de Dios, para que Jesucristo sea encontrado, seguido, amado, adorado, anunciado y comunicado a todos.

Esto sólo será posible cuando todo sacerdote sea un enamorado del Señor, un auténtico discípulo de Jesucristo, un ardoroso misionero, apasionado por el Reino.

¡¡ FELICIDADES A TODOS LOS PRESBÍTEROS EN ESTE DÍA EN QUE RENOVAREMOS LAS PROMESAS SACERDOTALES QUE HICIMOS EL DÍA DE NUESTRA ORDENACIÓN !!