Internacional

Misioneros hispanoamericanos, ahora evangelizarán Europa

(Fréjus-Toulon / Francia) Ante la escasez de vocaciones en Europa y de la necesidad de volver a evangelizar el viejo continente, el obispo de Fréjus-Toulon, en el sur de Francia, monseñor Dominique Rey, decidió abrir una casa de formación para futuros sacerdotes misioneros venidos del continente americano, con el fin de que sirvan en diócesis europeas de antigua filiación cristiana (en particular Francia), hoy azotadas por el secularismo y la indiferencia religiosa.

La casa de formación está a cargo de la Fraternidad de San José Custodio (www.fsjc.info), una comunidad religiosa de hispanoamericanos, nacida en parte del trabajo apostólico del padre Federico Alcamán en el sur de Chile, que monseñor Dominique Rey recibe como Asociación Pública de Fieles en su diócesis francesa de Frejus-Toulon, en la costa mediterránea.

Se creó una página web: www.misionerosparaeuropa.org, en la que se informa sobre las actividades de dicha casa y se detalla que “los seminaristas participarán en las tareas apostólicas de parroquias de la diócesis para insertarse desde el inicio de su formación en la realidad en la que deberán ejercer su ministerio.

Hace dos años, en las Jornadas de Nueva Evangelización en Manresa, España, Dominique Rey explicó: “Hoy un joven elige seminario igual que elige escuela de negocios o universidad, es decir, buscando por Internet”.

Por eso, él no tiene ningún reparo en hacer un llamamiento especial para los jóvenes con vocación y ansia evangelizadora de Hispanoamérica.

“Europa agoniza en su Fe por falta de vocaciones”

“Son muchas diócesis que tienen una gran carencia de sacerdotes, algunos incluso deben atender hasta 30 parroquias. La edad de los sacerdotes es de promedio 70 años. El matrimonio fue perdiendo su fuerza y hoy no son muchas las parejas que se casan. Y muy pocos tienen hijos y menos los bautizan. Los jóvenes viven alejados de Dios. En una sociedad hedonista, donde el lujo y el placer mandan, los seminarios están casi vacíos. Es urgente que este continente reciba de vuelta lo que al principio dio con tanta generosidad: santas vocaciones misioneras”, puede leerse en la web, haciendo una cruda descripción de la realidad actual en una Europa secularizada.

Y en Francia, peor aún: “Francia cuenta con 65,8 millones de habitantes de los cuales un 51% se declara católico y la práctica religiosa no llega a un 5%, además de un 31% que se declara sin religión. Hay diócesis en que un sacerdote debe atender 30 o más parroquias”.

Ante esta situación, la web exhorta: “¿Cómo podemos quedar de brazos cruzados sabiendo que hay tantos que se pierden porque no hay sacerdotes que les ayuden a llegar a la eternidad con Dios?”

No es especialmente novedoso que diócesis europeas busquen vocaciones en otros continentes. Pero sí que lo es que se dirijan específicamente a las vocaciones hispanoamericanas y que el obispo esté dispuesto a recibirlos de una forma especial, con una casa con formación específica para ello, que haga de puente entre los ritmos franceses y los hispanoamericanos, fruto de muchos años de experiencia del obispo en recibir misioneros de países de América del Sur.

De esta manera el joven hispano con vocación no se ve así “arrojado en solitario” a la fría irreligiosidad de Francia, sino acompañado por hermanos misioneros que han llegado antes.+