Potosí

Menores trabajan en Cerro Rico de Potosí en malas condiciones

ESTUDIO SEÑALA QUE SE TRATA DE AL MENOS 145 NIÑOS EN POTOSÍ. 

La Defensoría del Pueblo pide a las instituciones encarar el asunto de manera decidida. 

Al menos 145 menores bolivianos trabajan en la minería en el Cerro Rico de Potosí en condiciones de alto riesgo para sus vidas, sin contratos laborales, ni seguros de salud, informó el defensor del Pueblo, Rolando Villena.

El funcionario difundió en un comunicado los resultados de una investigación que establece que un 91% de esos menores trabaja en el interior de la montaña y tiene de 15 a 17 años y otro 6%, entre 8 y 12 años; en tanto que un 3%, de edades entre 13 y 14 años, trabaja fuera de la mina.

La mayoría de los menores trabajadores tiene una jornada laboral de cuatro horas y cobran mensualmente cantidades entre 172 y 488 dólares.

“La remuneración que reciben por su esfuerzo ha llevado a que abandonen la escuela, a trabajar sin un contrato laboral, a no exigir seguro de salud y, fundamentalmente, a poner en riesgo su vida ya que ingresan al interior de la mina sin el equipo de seguridad necesario”, sostuvo Villena, según un comunicado.

Un 95.2% de los menores trabajadores no tiene contrato escrito de trabajo, casi todos ellos desconocen sus derechos laborales y un 94% trabaja dentro de la mina sin capacitación industrial con lo que se exponen a accidentes que acortan su esperanza de vida.

Un 83% de los niños y adolescentes no cuenta con seguro social de salud y cuando se enferman pagan con su dinero la consulta en un centro médico o se curan con medicamentos caseros.

Además, otros 280 menores viven en el Cerro Rico con sus madres que trabajan prácticamente 24 horas como guardias de las bocaminas de las cooperativas mineras, en viviendas precarias, sin servicios básicos, ni condiciones de seguridad.

Villena se reunió, ayer, en inmediaciones del Cerro Rico con adolescentes trabajadores y sus familias, donde señaló que “la remuneración que reciben por su esfuerzo ha llevado a que abandonen la escuela, a trabajar sin un contrato laboral, a no exigir seguro de salud y, fundamentalmente, a poner en riesgo sus vidas, ya que ingresan a interior mina sin el equipo de seguridad necesario”.

El Defensor dijo además que existe desatención por parte de las instituciones del Estado, que en lugar de proteger, resguardar y garantizar su bienestar en las actividades mineras, muestra permisividad y falta de control sobre las cooperativas. “Los resultados de esta investigación serán enviados a las autoridades respectivas con las recomendaciones y las exigencias para que se cumpla lo que manda la ley y la Constitución”, anunció.

Villena dijo que la Defensoría del Pueblo cumple con su trabajo de denunciar el estado de los derechos de la niñez y adolescencia y este estudio es una guía para comprender el problema, por lo que ahora demanda que las instituciones nacionales y locales enfrenten el asunto con una mirada “honesta, decidida y efectiva”.

Nuevo Código

El Gobierno promulgó en julio un nuevo código para proteger a niños y adolescentes y establece una prohibición de que realicen trabajos peligrosos e insalubres, pero, a la vez, permite que trabajen por cuenta propia desde los diez años.

Conclusiones

• 84.8% de los adolescentes que trabajan en interior mina percibe semanalmente entre Bs. 300 a Bs 900, un promedio mensual de Bs. 2.400 por cuatro horas diarias.
• Los adolescentes varones trabajan en interior mina, las mujeres en el exterior.
• El 64.1% trabaja en la mina de manera eventual y el 35.9% de manera permanente.
• Solamente un 19.3% fue contratado por un socio cooperativista.
• El 74.5% dice que le gustaría trabajar en otros rubros.
• El 100% de las familias no cuentan con servicios higiénicos.
• El Estado, a través de sus instituciones, no tiene presencia en el Cerro Rico para velar por los niños.