Santa Cruz

“Los jóvenes, señuelos y objetivos preferidos del consumismo materialista” Mons. Sergio Gualberti

Mons. Sergio Gualberti, en ocasión de la celebración de la Exaltación de la Cruz y los 30 años de la Pastoral Juvenil de Santa Cruz, expresó que:“Cristo es el que da sentido y llena la vida de verdadera felicidad a los que gastan la vida por Él y por el Evangelio”

Al rememorar uno de los versos del himno a Santa Cruz que dice “Aquí plantó el signo de la redención”, Mons. Gualberti manifestó que el pueblo cristiano “entiende la cruz en su sentido verdadero y manifiesta mucha devoción a la cruz que encontramos no solo en las iglesia y espacios religiosos sino también en varios ambientes públicos como colegios, hospitales, plazas”

Por otro lado sostuvo que persignarse con la señal de la cruz en varios momentos de la vida cotidiana “es sin duda un hábito que hay que valorar, custodiar e implementar, sin embargo hay que cuidar de que no se vuelva un signo rutinario y vacío o peor un signo de magia o superstición”

Al referirse a los acontecimientos anticristianos acaecidos en China, en países musulmanes y también en países democráticos denunció que “se retira este signo de la cruz de los espacios públicos bajo el argumento de no ofender a personas que profesan otras religiones o que no son creyentes”

Al respecto Mons. Gualberti aseveró que para una sociedad sumida en el consumismo materialista, sin valores espirituales y sin referencia a lo sobrenatural “La cruz y el crucificado resultan incómodos y cuestionadores”… “Ser cristiano hoy es tan difícil y comprometedor como en los tiempos de Jesús”

El prelado al recordar a Jesús clavado en la cruz convocó al pueblo de Dios a tener valentía de entregar su vida junto a Cristo en la cruz aunque esta propuesta sea inconcebible para la lógica del mundo que tiene pavor y miedo a la palabra Sacrificio “dar testimonio de amor, de justicia y de perdón, a sembrar esperanza en tantas personas sumidas en la miseria material y moral, personas, en su mayoría, víctimas de la marginación y explotación de un sistema economicista injusto e inhumano”

Mons. Gualberti advirtió especialmente a los jóvenes que la cultura actual busca la felicidad en la vida cómoda y egoísta, en el consumismo, la moda, la diversión, el éxito, el erotismo y hasta la droga “Este es el espejismo encantador del consumismo que se lo propone en particular a los jóvenes que están en el ojo de la publicidad: ellos son sus señuelos y objetivos preferidos”…”Se exalta a la juventud como un estado a guardar a como de lugar, permanecer siempre jóvenes”

Asimismo advirtió al pueblo de Dios que el mito de la eterna juventud y de una vida feliz, “se funda sobre la inconsistencia de la apariencia, del momento fugaz, de la superficialidad y las falsas ilusiones que, ante la dura realidad de la vida, se esfuma como neblina al sol dejando un vacío existencial profundo”