Destacadas

La Presidenta dialogó sobre la situación del país con la mesa ejecutiva del Episcopado

(Buenos Aires / Argentina) La presidenta Cristina Fernández recibió esta noche a la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina, que encabeza monseñor José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, y dialogó por media hora sobre la situación general del país y la necesidad de fortalecer los vínculos entre los argentinos. El prelado santafesino dijo al salir que coincidieron con la jefa de Estado en la necesidad de que haya “una convivencia más pacífica y armoniosa”.

La mesa ejecutiva del Episcopado le obsequió un pesebre de cerámica y le entregó las reflexiones navideñas “Creemos en Jesucristo, Señor de la historia” consensuadas en la Asamblea Plenaria de noviembre pasado. “Los obispos insistieron en el mismo tema que siempre repetimos los curas, en la necesidad de una connivencia pacífica armónica entre todos los argentinos”, subrayó el vocero episcopal, presbítero Jorge Oesterheld.

El sacerdote agregó que durante la reunión se conversó sobre la reforma del Código Civil y los obispos “expusieron sus preocupaciones de siempre por el respeto de la vida y la integridad de la familia”.

La Comisión Ejecutiva valoró, además, la preocupación de la Presidenta sobre el tema de la trata de personas y expresó “preocupación” ante el flagelo de la drogadependencia.

Además de monseñor Arancedo, participaron -de esta segunda visita a la Presidenta- el obispo de Neuquén y vicepresidente primero del Episcopado, monseñor Virginio Bressanelli; el arzobispo de Salta y vicepresidente segundo, monseñor Mario Cargnello, y el obispo auxiliar de Buenos Aires y secretario general, monseñor Enrique Eguía Seguí.

La Presidenta estuvo secundada por el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, el canciller Héctor Timerman, el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri.