Internacional

La Laudato si’ en Australia: una historia de conversión

El cuidado de la casa común en el centro de la conversión de Knox Peden, un profesor americano que se mudó a Australia hace unos diez años. Creciendo como presbiteriano, experimentó un período de reflexión personal y profesional que lo llevó a abrazar el catolicismo en julio de 2019. En Canberra, organiza conversaciones con los feligreses sobre el mensaje de la encíclica del Papa Francisco y paseos de oración en la naturaleza.

Un camino de conversión al catolicismo que pasa también y sobre todo por el cuidado de la casa común. Es el realizado por Knox Peden, un tejano de Dallas que se mudó a Australia en 2011. Gracias a las enseñanzas del Papa Francisco y a la encíclica Laudato si’, colocó la relación con la creación en el centro de su experiencia humana y profesional. “He tomado muy a pecho el llamado a la conversión ecológica, que – explica a Vatican News – me parece el mensaje clave de la encíclica, basado en el concepto de ecología integral”, leyéndolo como atención a “la naturaleza integral de nuestra comunidad, nuestra familia y nuestra sociedad”. El Pontífice, dice, “nos insta a extender los conceptos de ‘relación’ y ‘comunión’ a toda la creación, para darnos cuenta de que nuestra vida se basa en relaciones”, “consiste en relaciones, con una responsabilidad” de mantenerlas vivas: “de éstas – cree Peden – la más importante es la que tiene nuestro hogar común en esta Tierra”.

Knox Peden a las afueras de su parroquia en O’Connor, Canberra

La experiencia de los Animadores Laudato sí

Historiador y filósofo, profesor de Estudios sobre la Ilustración Europea en la Universidad de Queensland, Knox Peden es uno de los más de 10.000 Animadores Laudato si’ formados en todo el mundo por el Movimiento Católico Mundial por el Clima. Son en su mayoría personas ya comprometidas dentro de su propia parroquia, asociación, realidades religiosas que sienten de manera particular la llamada a la ecología integral y a vivir la Laudato si’, poniéndose al servicio de sus comunidades. Dentro de su parroquia, dedicada a San José, en O’Connor, un suburbio de Canberra, Peden organiza conversaciones con los fieles sobre el mensaje del documento papal de 2015 y paseos de oración en la naturaleza: “No soy un activista por temperamento”, quiere precisar, pero “nunca rechazo la oportunidad de hablar de las ideas que me fascinan”. Durante la época de la creación, del 1 de septiembre al 4 de octubre, participó en la remodelación de los parterres y jardines de la iglesia, colaborando con la feligresa Erin que dirigió el grupo de planificación de las nuevas plantaciones.

Erin dirigió el proyecto de nuevas plantaciones en la Iglesia de San José

El Magisterio de Francisco

Creciendo como presbiteriano en los Estados Unidos, a pesar de no haber practicado durante años, Peden señala que, entre los diversos aspectos de su conversión al catolicismo, que se concretó en julio de 2019, estaban el “punto de vista” del Pontífice sobre la crisis climática y, en general, su magisterio: “cuanto más leía, más me atraían sus enseñanzas”, dice. Un camino, el de la conversión de Peden, “recorrido durante varios años, a través de la evolución del trabajo académico y de la vida personal”, al que una “convergencia” de factores iluminados por la “gracia de Dios”, como el hecho de convertirse en padre de una niña, confiesa que actuó como “un catalizador del cambio”.

Un nuevo descubrimiento

“Fui bautizado y confirmado presbiteriano cuando tenía 12 años. Mi familia -recuerda- no era religiosa, pero la iglesia y su comunidad eran muy importantes para mí en ese momento. Así que cuando empecé a ir a misa de nuevo hace varios años, fui inicialmente a una iglesia presbiteriana en Canberra”. Luego, durante un viaje a París en 2018 con su familia, cruzó el umbral de un templo católico para participar en una celebración eucarística. “Encontré la experiencia embriagadora y durante el resto de nuestro viaje fui a tantas misas como me fue posible. Viví cuatro años en París para mi doctorado y pasé por todas esas iglesias innumerables veces sin entrar en ellas. Era un nuevo mundo para mí, un nuevo descubrimiento.

Incendios en Australia

Los devastadores incendios que han azotado a Australia en el último año le han empujado a actuar activamente para salvaguardar la creación: vastos incendios han ardido ininterrumpidamente durante 240 días, devorando en particular los bosques del sudeste del país, destruyendo millones de hectáreas de zonas boscosas, causando la muerte de más de 400 personas, así como la pérdida de ganado, viviendas y edificios comerciales. Los incendios forestales -señala el Movimiento Católico Mundial por el Clima- se han producido lamentablemente durante décadas en Australia, pero el cambio climático aumenta la probabilidad y la intensidad. Como ocurrió también en los Estados Unidos y en la región del Amazonas, como testimonio de un planeta en llamas.

Los incendios en Australia

“Los incendios fueron terribles”, recuerda el historiador de Canberra: “días enteros de humo que nos hicieron usar máscaras mucho antes de que llegara la pandemia” de Covid-19.

Una crisis socio-ambiental

Al descubrir la Laudato si’ sintió lo que llamó un verdadero “shock”, reconociéndose en el análisis que hizo el Papa de la modernidad y las crisis en curso. El pensamiento se dirige a la exhortación de Francisco de referirse, en lo que respecta al medio ambiente, también a la relación entre la naturaleza y la sociedad que la habita, porque -escribe el Papa en la encíclica- “no hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una única y compleja crisis socio-ambiental”. La crisis climática, dice Peden, “es parte de una crisis más general que deriva de nuestro comportamiento hacia el mundo y hacia nosotros mismos. Incluso si el planeta no fuera devastado por tormentas e incendios, nuestro compromiso con el consumo y los residuos – lo que el Papa Francisco llama la ‘cultura de los residuos desechables’ – sería autodestructivo”, sin embargo.

Conversión ecológica y evangelización

Basándose en su experiencia, el profesor de la Universidad de Queensland lee Laudato si’ de Francisco como un medio de conversión ecológica y al mismo tiempo un recurso para la evangelización. “La conversión ecológica”, informa, “es una cuestión de abrir y expandir nuestro sentido de dependencia”. La conversión espiritual nos dice que dependemos de Dios; la conversión ecológica amplía la idea de decirnos que dependemos de la creación, de lo que Dios ha hecho”. Hoy en día “tener todo a mano nos da la ilusión de autosuficiencia. Pero – enfatiza – es sólo esto: una ilusión. Dependemos de los demás, aunque no nos demos cuenta”.

El compromiso de O’Connor con la creación

La emergencia del Covid-19

La crisis mundial del coronavirus, se ha dicho muchas veces, ha puesto de relieve cómo en nuestra exposición a la vulnerabilidad todos somos más interdependientes y estamos conectados. “Las estratificaciones de nuestra sociedad sólo se hicieron más evidentes a medida que la pandemia progresaba”, señala Knox Peden. Define el virus como un violador de la “igualdad de oportunidades”. Así que, añade, “si son los más vulnerables quienes sufren -y lo son- nos vemos obligados a enfrentarnos a nuestros fallos para proteger” a los necesitados. El coronavirus, señala, ha puesto de relieve básicamente “la capacidad de cambiar nuestro comportamiento muy rápidamente, cuando nos enfrentamos a una crisis y cuando existe la voluntad política de hacerlo”: “cuando nos enfrentamos a desafíos que afectan a toda la comunidad, nos damos cuenta de que la comunidad realmente sabe cómo actuar al unísono, sabe cómo cuidarse unos a otros”. Porque, para decirlo con las palabras de la encíclica, “todas las criaturas están conectadas entre sí, el valor de cada una debe ser reconocido con afecto y admiración, y todos los seres creados nos necesitamos unos a otros”.

Fuente: Vatican News