Santa Cruz

La devoción a la Patrona del oriente: Salud, principal pedido a la Virgen de Cotoca

Historias de fe, devoción y peregrinación a la Mamita. La población se prepara para festejar la fiesta en el santuario. Hoy empiezan días de peregrinación.Domingo,  7  de Diciembre, 2014Salud,-principal-pedido-a-la-Virgen-de-Cotoca

Hoy se realiza la gran peregrinación anual al santuario de Cotoca. Cientos de miles de devotos van en romería para pedir o agradecer por diferentes bendiciones que recibieron. Uno de los principales pedidos de los fieles es sobre salud de ellos mismos o de sus familiares. En estos días, en el santuario se espera alrededor de medio millón de personas.

Historias de devoción. El párroco del santuario de la Purísima Concepción de Cotoca, Juan Carlos Huaygua, aseguró que son muchas las historias de agradecimiento a la Virgen de Cotoca. “Esta Iglesia nunca está vacía, hay personas a todas horas, no solo en las fiestas. Todos cuentan alguna historia grandiosa de las gracias que recibieron”, aseguró. Son miles de peregrinos que caminan hasta el santuario, no solo los que viven en Santa Cruz u otros municipios, sino que los mismos vivientes de Cotoca, vienen hasta la ciudad para luego volver a pie al santuario. Desde El Día le relatamos  siete historias de devotos que pidieron y aseguran haber recibido algún favor de la Virgen.

Vilma Chavarría

Por una familia unida

‘Gracias a la Virgen supe que era él’

Vive en Cotoca, pero en enero de este año vino a Santa Cruz junto a su madre para caminar hasta el Santuario pues tenían un pedido a la Virgen. Ambas peregrinaron para  que Vilma tenga un hijo y pueda comprarse una casa. Actualmente está segura de haber encontrado al amor de su vida del cual está embarazada de seis meses. “Yo soy muy devota. La Virgencita me mostró que él era el indicado. Aunque aún no nos casamos, tenemos una relación estable y ya tenemos nuestra casa”, contó con lágrimas en los ojos mientras rezaba en el Santuario de Cotoca. Vilma afirmó que volverá a hacer la caminata el próximo año para devolver el favor a la Virgen. “Estoy feliz. He formado una familia estable y como bendición espero a mi bebé”, manifestó.

Sixto Gutiérrez

Recuperación

Pidió volver a caminar

Vive en Cotoca y hace años tuvo un accidente muy grave por lo cual los médicos le dijeron que no volvería a caminar. “Me dijeron que no me podría mover ni de la cama”, aseguró. Por ello, se hizo llevar a la iglesia para pedir a la Virgen que en 15 días se pueda levantar. A cambio prometió ir todos los domingos a misa. Al día 14, escuchó un accidente que hubo cerca de su casa, estaba en su silla, se pudo levantar y ver qué pasó. Desde eso él no falla ningún domingo a misa. “Él aunque haya ido a una fiesta y se desvele. Igual viene a misa. Siempre está, es su forma de agradecer a la Virgen”, contó su hermana, Juana Gutiérrez, quien desde hace 20 años es la encargada de vestir a la Virgen.

Miguel Motoré

Por Trabajo

Una profesión que pasó de generación en generación

Nació en Concepción, pero hace 10 años vive en Cotoca. Aseguró que es muy devoto de la Virgen. Toda su vida asistió regularmente a misa para agradecer por el día a día. Solía peregrinar desde Santa Cruz a Cotoca para hacer algún pedido a la Mamita. Hace más de cinco años tuvo una solicitud especial, pues había concluido el tiempo en su anterior trabajo, estuvo desocupado algunas semanas. Pidió conseguir un trabajo, al poco tiempo el párroco de aquel entonces de Cotoca le propuso trabajar en la Iglesia. “Por mi devoción a la Virgen estoy aquí, ella me dio este trabajo. Aquí vienen muchas personas, todos los días, es un lugar de fe”, dijo.

Juana Coca

Un oficio que se hereda

Trabajo ligado a la devoción por la Virgen

Rómulo Coca falleció hace cuatro meses a los 87 años. Él, hace más de 50 años salió de Cochabamba para ir a vivir a Cotoca. Era una de las personas que más años se dedicó en este municipio a elaborar velas, sus ventas se incrementaban muchísimo en diciembre, por la peregrinación de los devotos al Santuario.  Rómulo es el padre de Juana Coca, ayudó desde pequeña a su padre en este oficio y actualmente su principal fuente de ingreso es elaborar velas. En diciembre asegura que debe fabricar 700 cajas de velas. Todas blancas. De sus seis hermanos dos más se dedican a este oficio. “De mi padre aprendí este oficio y la devoción a la Virgen de Cotoca. Vivimos aquí toda la vida. Ahora mis hijos también tienen ese amor por la Virgen porque ella todos los días nos mantiene con salud”, dijo.

Lourdes Jacobo

Por su hija no vidente

‘Pedí fortaleza para mi hija’

Cuando era más joven peregrinó más de 10 veces al santuario de Cotoca, tuvo un motivo muy especial, su solicitud era para que su hija, que nació no vidente, no tuviera dificultades en el estudio. Actualmente su hija está estudiando sicología en una universidad privada. “Le pedí fortaleza a la Virgen de quien soy muy devota. Pedí apoyar en todo lo que pudiera a mi hija. Ella me la dio y en familia supimos responder a las necesidades que tuvo”, afirmó. También aseguró que sigue yendo al santuario de Cotoca a agradecer por su familia, aunque por su edad, ya no va caminando. Este año asistió a la novena de la Virgen acompañada de su madre, Teresa Guzmán Jacobo.

Katty Torrico

Por la salud de su hijo

‘Cada año venimos a agradecer’

Cuando su hijo estaba pequeño, tuvo una infección grave, que los médicos no podían controlar. “Me dijeron que no resistiría mucho, por eso, en ese entonces yo vine con mucha devoción para pedir por mi hijo a la Virgencita,” expresó Torrico. Al poco tiempo su hijo se recuperó completamente, y hasta la fecha (tiene 18 años), no volvió a tener otra enfermedad de gravedad. Por eso, y como agradecimiento a la Mamita de Cotoca, ambos cada año van a peregrinación al santuario. “Venimos todos los años en diciembre, Aunque también solemos venir en otras fechas. No fallamos. Es nuestra forma de agradecer por la salud de mi hijo y también por las bendiciones que recibimos todos los días, en cosas cotidianas”, manifestó Torrico, quien escuchaba una de las misas que se celebra en el santuario de Cotoca.

Modesta Flores Flores

Por salud para sus hijos

‘Asegura que curó a su hijo, ahora pide por su hija’

Tiene 77 años y hace más de 40 peregrinó por primera vez para pedir por la salud de su hijo. “Era muy pequeño y estaba a punto de morir, los médicos no me daban muchas esperanzas. Por eso peregriné para pedirle por su salud a la Virgen”, relató. Luego cuando su hijo cumplió 41 años, fueron juntos a agradecer por su salud, Flores, aseguró que fue después de tanto tiempo porque la promesa era que su hijo, con sus propios medios la llevara a Cotoca. “No vinimos caminando, vinimos en movilidad, pero mi hijo y yo cumplimos la promesa de venir a agradecer por su salud, encendiendo una vela para la Virgen”,  manifestó.

La pasada semana Modesta nuevamente se encontraba en el santuario para hacer un pedido a la Virgen. Esta vez estaba acompañada de su nieta, Ángeles Cordero. Ambas tienen un solo pedido, que la hija de Modesta y madre de Ángeles se recupere de salud. “Yo le tengo mucha devoción a la Virgen, que me hizo el milagro de curar a mi hijo. Ahora vengo a pedir por mi hija, que tuvo un accidente y se quebró la pierna. Yo sé que con el poder de la Virgen mi hija sanará. Tengo mucha fe. Siempre he sido devota de ella”, aseveró.