Análisis

Juan Avendaño: “Es una gran alegría estar aquí…”

Juan Avendaño Ochoa

Pues sí, con alegría, comenzamos a publicar, para el “Rincón Vocacional”, una serie de artículos escritos por nuestros seminaristas del San Cristóbal, como decimos familiarmente. O sea, de nuestro Seminario Arquidiocesano Propedéutico de Sucre.

Que sus experiencias nos animen a seguir colaborando y apoyando en la formación de los seminaristas de nuestras jurisdicciones.

Juan, un buen chico, nos comparte su experiencia :

Es una gran alegría estar aquí

Mi vocación empezó desde muy pequeño.
Desde que vi a un sacerdote que hablaba de Dios y su mensaje era bueno, el servicio bueno de seguir a Cristo Jesús.
Me llamó la atención y me dije: “Yo también quiero servir a Dios, quiero llevar la Palabra de Dios…” Y fue así que siempre pensé estudiar para sacerdote.
Pero la distancia que había entre mi casa y mi parroquia era mucha. Ello no me permitía estar en comunión con el sacerdote y colaborar en la parroquia.
Pero sí, siempre que estaba cerca de cualquier iglesia, participaba en la Misa.
Al final, una vez que terminé el colegio, me contacté con mi párroco para el ingreso al Seminario. Pues después de saber todo en que consiste, decidí ingresar.
Ahora, una vez estando aquí, yo quiero animar también a otros que quizá tienen un llamado, pero que tienen dudas. Pues la Iglesia de Jesucristo necesita más servidores para que lo anuncien a Él.
Y decirles que es una gran alegría estar aquí, preparándose para el servicio a Dios y a su Iglesia. Aquí, en el Seminario, vivimos todos como hermanos, aprendiendo muchas cosas.
¡Ánimo, jóvenes!, pues Dios está llamando para el servicio de su Iglesia, el servicio a nuestro Dios”.

(Juan Avendaño Ochoa – Seminarista del Curso Inicial o Propedéutico)

[Imagen destacadaCENACOM]

[Imagen en textoCorreo del Sur]