Santa Cruz

“Jesús no nos invita a sufrir, nos invita a amar” Mons. Estanislaw Dowlazcewicz

Al comenzar su Homilía Mons. Estanislaw Dowlaszewicz saludó al Arzobispo Mons. Sergio Gualberti que está visitando a los hermanos internos de Palmasola, en esta fecha en la que se recuerda un año del lamentable hecho que segó la vida de 30 internos. Con este motivo celebrará la Santa Misa con todos ellos y sus familiares.

El prelado pidió a los fieles que “no nos inventemos más cruces ni sacrificios, pues bastante cruces hay ya en nuestro mundo, solo debemos abrir los ojos para percibirlas y ahí actuar como Cirineo que durante el viacrucis ayudó llevar la cruz de Cristo hasta el calvario”

Mons. Estanislaw denunció las cruces que se multiplican cada día en “Los enfermos, los ancianos, los migrantes, los pobres e indigentes, los condenados a una muerte lenta por la carencia de medios de vida en un planeta que podría alimentar a otra humanidad más, los niños abandonados, explotados o maltratados, esas cruces que son de los niños eliminados antes de nacer o estas cruces de las mujeres maltratadas, golpeadas o matadas” Luego exhortó al pueblo de Dios a que “tomemos estas cruces como nuestras por amor a Jesús, para que nuestra fe se avive y nuestro seguimiento como discípulos sea más fácil”

Al hacer referencia a las campañas proselitistas de los últimos días, Mons. Estanislaw anotó que “Es evidente que Jesús no era ningún político, porque ¿Qué político se atrevería a hacer una propaganda tan impopular: renunciar a todo y tomar la cruz? ¿Quién es capaz de hablar así a las masas siempre deseosas de facilidades, de prebendas?

Haciendo referencia a los tonos candentes a los que recurren en sus discursos los candidatos presidenciales, Mons. Estanislaw nos decía que “no escuchamos estas propuestas al estilo de Jesús, sino solo escuchamos vocabularios muy agresivos, llenos de odio, ese vocabulario que ofende a la persona o al grupo que piensa diferente, su dignidad pisoteada el adversario político se hace enemigo las expresiones que humillan al otro, lo desprecian, se manosea no solo a las personas, su nombre sino también a la misma democracia con estas actitudes. En este momento hacemos de este lugar el mismo llamado del comunicado de nuestra CEB sobre este tiempo de elecciones sin embargo, Jesús no hace más que remitirnos a nuestra propia experiencia, descubrirnos que es que significa hoy ser hombre, cuál es su meta cuáles son sus posibilidades.

Al concluir su Homilía el Obispo Auxiliar manifestó que “cada uno se encontrara al final con aquello que sembró ahora, sigamos meditando en este domingo y a lo largo de todo el mes la Palabra de Dios porque siempre Cristo nos revela la vida nueva, que tengamos capacidad y el deseo de entenderla, escucharla y aceptarla.”