Sucre

Iglesia exhortó al diálogo en el festejo a la Gualala en Sucre

CENTENARES PARTICIPARON DE LA MISA Y LA PROCESIÓN

MENSAJE: “Yo creo que si hubiéramos tenido un mayor espíritu de escucha y talante de diálogo a lo mejor no hubieran sucedido estos hechos luctuosos que enlutaron a la familia boliviana” (Jesús Juárez, Arzobispo de Sucre)

Cientos de feligreses participaron de la misa y la procesión celebrando el natalicio de la Virgen María, encarnada en la imagen de Guadalupe, aunque no en la cantidad esperada debido a la confusión sobre la jornada de tolerancia laboral. El Arzobispo de Sucre convocó a los pobladores a renovar su amor a Dios e instó a escuchar y dialogar para evitar hechos luctuosos como los ocurridos en el conflicto entre mineros cooperativistas y el Gobierno.

Con sombrillas o debajo de los árboles para evitar el intenso calor, centenares de católicos, muchos de ellos llevando imágenes de la Virgen de Guadalupe escucharon ayer la misa concelebrada por el arzobispo de Sucre, monseñor Jesús Juárez, frente al altar instalado en la plaza 25 de Mayo, junto a la Catedral Metropolitana, a donde también asistieron el gobernador Esteban Urquizu y el alcalde Iván Arciénega.

“Virgen de Guadalupe aquí tienes a tus hijos que están implorando tu bendición; tus hijos están aquí con o sin tolerancia porque se corrió la voz diciendo que no había habido tolerancia, digo, eso no es posible, porque si fuera posible sería una discriminación para nuestra virgencita y para todo el pueblo; así como todas las vírgenes en muchas ciudades tienen tolerancia hasta el día de fiesta. Con el compromiso del Gobernador y del Alcalde, vamos a comenzar para que el año que viene no haya ninguna duda, no haya ninguna incertidumbre y que todos sepamos cómo debemos actuar en esos momentos”, señaló Juárez en el inicio de la celebración eucarística.

Argumentando que por naturaleza el ser humano tiene tendencia al pecado, el cual, sin embargo, puede ser redimido con el arrepentimiento de cada persona y el perdón de Dios, el Arzobispo pidió a los pobladores poner en práctica las obras de misericordia.

“El Señor te dirá, no temas, estoy en medio de ti, he perdonado tus faltas, y sobre todo he renovado mi amor. Si el Señor, Yahvé Dios, renueva en cada uno de nosotros el amor que un padre tiene a sus hijos, también nosotros debemos renovar el amor hacia Dios, Padre misericordioso, lleno de bondad. Y en este sentido renovar nuestro compromiso de seguir a Jesucristo como verdaderos discípulos y encontrar en Él el rostro misericordioso del Padre”, señaló Juárez.

En la misa, el Arzobispo instó a las autoridades y a los pobladores a escuchar al prójimo, para que a partir de ello se genere un ambiente de diálogo y se eviten conflictos.

“Yo creo que si hubiéramos tenido un mayor espíritu de escucha y talante de diálogo, a lo mejor no hubieran sucedido estos hechos luctuosos que enlutaron a la familia boliviana. Entonces ánimo, que la Virgen de Guadalupe les haga hombres y mujeres de escucha y de diálogo”, convocó.

El mensaje fue escuchado atentamente por la mayoría de los asistentes, quienes después se dispusieron a acompañar a la Virgen de Guadalupe en la procesión por las calles del centro de la ciudad.

“Para mí es un honor estar aquí escuchando la santa misa, orando y rezando por los míos y rezando por nuestra patria. Le agradezco por la salud y bienestar de mis hijos, y especialmente que haya paz en Bolivia; hay mucho odio, hay mucha enemistad, hay mucha venganza, especialmente en el aspecto político; ojalá desapareciera eso. Y que la paz, la gracia, el amor de Dios reine en todo el mundo, es lo que más deseo en este día”, manifestó el docente universitario jubilado René Lafuente, quien para esta ocasión vistió sus mejores galas.

Una vez concluida la misa, los feligreses se acomodaron para acompañar en procesión a la imagen de la Virgen de Guadalupe por las calles del centro de la ciudad, a cuyo paso recibió flores, súplicas y agradecimientos.

“Éste es un día de agradecimiento a la Virgen de Guadalupe, a nuestra patrona. Le pido que haya unión, paz en el mundo, mucha prosperidad y bendición para todas las familias de Sucre, la Capital, y que los gobernantes gobiernen bien porque actualmente no lo están haciendo como debería de ser”, manifestó el feligrés Diego Cardozo.

Tras la procesión, la Gualala retornó a la Catedral Metropolitana con lo que terminó la celebración religiosa.