Sucre

Iglesia en Sucre llama a autoridades a trabajar por Chuquisaca

EXHORTACIÓN DEL ARZOBISPO ANOCHE DURANTE LA VIGILIA PASCUAL EN LA CATEDRAL. 

El Arzobispo de la Arquidiócesis de Sucre, durante la celebración de la gran Vigila Pascual, recomendó a todas las autoridades que están al servicio del pueblo de Dios, de Chuquisaca y de Sucre, desarrollen el sentido del desprendimiento para acercarse al necesitado y promover el progreso del Departamento y la capital.

“Ahora que pasaron las elecciones que sea un nuevo comenzar para la iglesia y para la sociedad civil, trabajando juntos, con respeto y en paz, promoviendo una primavera eclesial y una social, donde se vean los frutos abundantes de progreso, desarrollo, atención a los más necesitados, respetando la justicia, para vivir en democracia”, recomendó monseñor Jesús Juárez.

La autoridad religiosa dijo anoche que cada uno de los poderes del Estado debe cumplir con sus obligaciones sin inmiscuirse con los otros poderes para no dañar la verdadera democracia.

Durante la celebración de la Vigilia Pascual. La más importante de la Iglesia, se conmemoró la Pasión de Jesús, que crucificado, muerto y sepultado, esperó tres días para resucitar de entre los muertos y gritar al mundo entero que está vivo para dar a la humanidad una vida nueva.

En la gran vigilia se escucharon cuatro partes. La primera, la bendición del fuego ocurrido durante el periodo de la Cuaresma, cuando el pueblo de Israel realizó un largo peregrinaje hacia el monte Sinaí, donde Dios hizo una alianza con su pueblo.

Según la Biblia, mientras caminaban, sobre todo al atardecer, Yhavé los guiaba en forma de una columna de fuego, por eso anoche, en la Catedral, se encendió el cirio pascual, que representa al nuevo fuego; que es Cristo, la luz del mundo, que vence a la oscuridad de la noche, al pecado y a todo lo que aleja de Dios.

Monseñor Jesús Juárez entró en la Catedral con la luz del cirio, dando gracias a Dios, así llegó hasta el altar donde proclamó el pregón pascual y se cantaron las maravillas de la creación y todo aquello que Dios hizo para liberar a su pueblo y concederle la verdadera libertad.

Enseguida inició la segunda parte con la liturgia de la palabra, donde la iglesia nutrió con alimento a la comunidad cristiana a través de nueve lecturas tomadas de la palabra de Dios: siete del Antiguo Testamento y dos del Nuevo Testamento.

Se habló sobre la creación, el paso por el mar rojo, la disponibilidad del Señor para alimentar y dar de beber al sediento y se escuchó el canto hermoso del profeta Ezequiel que dice: “Les voy a dar un corazón nuevo, que se verá iluminado por las aguas del bautismo”.

De inmediato se escuchó el grito poderoso ¡Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad! porque Cristo resucitó.

Enseguida inició la tercera parte de la gran vigilia pascual, con la renovación de las promesas bautismales, que se realiza en varias parroquias y la bendición del agua, pues varios fieles se prepararon para el bautismo.

La cuarta parte arrancó con la liturgia de la eucaristía, después de un largo proceso de conversión, oración y penitencia se llega a la pascua de resurrección, cuando los discípulos van al sepulcro de Jesús y lo encuentran vacío porque Cristo ha resucitado.

Según Juárez, el tiempo de Cuaresma es una invitación del Padre para matar al pecado que se expresa con actitudes de orgullo, vanidad, prepotencia, soberbia, mentira, egoísmo, falta de reconciliación y de fundamentar la vida en la verdad, la justicia y la solidaridad.

Instó a resucitar a una vida nueva, llena de espíritu, de interés por el otro, de servicio, colaboración, aceptación, perdón, con una vida fundamentada en la roca, en la piedra angular que es Jesucristo, que a su vez representa amor, justicia, reconciliación y entrega, porque amó a la humanidad en extremo, por eso se goza de su gracia y perdón.

“El Señor resucitó y camina contigo para darte ilusión y esperanza para que no te sientas defraudado o perdido en la vida, porque Cristo es un amigo que te ama, que se entregó a la muerte y la violencia, venciéndola para caminar contigo”.

Hoy se recuerda la Pascua de Resurrección con una homilía en la Catedral de Sucre, a las 9:00. El Cristo resucitado invita a un cambio radical, para pensar como Jesús pensó, para mirar a la sociedad con ojos de misericordia y ternura como él miraba, para tener las palabras de fortaleza y valentía, para denunciar las injusticias como Él lo hizo.

Finalmente, Juárez invitó a toda la comunidad de la iglesia Santo Domingo, a orar por la salud del padre Enrique Quiroga, quien sufrió un accidente mientras realizaba los preparativos de la Vigilia Pascual y la pascua de Resurrección. “Recemos para que no tenga nada y continúe con su trabajo en la parroquia”, convocó.