Tarija

Homilía de Mons. Jorge Saldías: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”

Mons. Jorge Saldías Pedraza, presidió la Eucaristía del V Domingo de Pascua desde la Parroquia Santiago Apóstol. A continuación, la homilía de hoy:

“Yo soy el camino, la verdad y la vida”

Agradecer a Dios que nos permite celebrar esta Eucaristía del V Domingo de Pascua, aquí desde la Parroquia Santiago Apóstol, ciudad de Tarija.

Mi atención al Medio radial “Pachamama”; por su gentileza de transmitir esta Eucaristía y llegar a los diferentes hogares. Sabemos que los Templos continúan serrados pero no el corazón de los fieles.

Un saludo a las familias, y a todas las personas de buena voluntad que se unen a esta Celebración a través de las Redes Sociales y Plataformas Digitales.

Todavía no logramos controlar que esta pandemia del Covid-19, nos cause miedo, egoísmo, entre otros.

Este ambiente de miedo nos desorienta, nos detiene, no nos deja soñar. ¿Quién nos va a conducir? En estos días se habla de Cuarentena Total, Cuarentena Dinámica, Niveles de Cuarentena. ¿A quién vamos a seguir? Y ahora, se vienen tiempos más difícil, se suman más números de contagios y decesos, se agudiza la pobreza, los pobres no tienen ahorros, viven del “día a día”. La ciudadanía se siente sin un rumbo seguro.

Otros afirman que sólo nos queda sobrevivir, y sálvese quien pueda. El egoísmo nos lleva a pensar y buscar solo intereses personales y partidarios. Destruyendo la credibilidad de las personas e instituciones.

La ciudadanía se preocupa porque en estas últimas semanas se ha creado una cierta “crisis política” o un camuflado “cálculo político”, buscando quien manda, quien tiene el poder y la última decisión.     Al margen, las familias se afligen de la difícil realidad que vivimos.

Entonces. ¿Quién tiene la respuesta que conduce nuestro destino?

En el Evangelio de Juan, el Señor Jesús presenta una revelación profunda a sus discípulos: “No se turbe su corazón, crean en Dios y crean también en mí”. La palabra “turbar”, es sinónimo de agitar, entristecer, descolocar.

Jesús pide dar un paso hacia adelante. De un corazón angustiado a la fe y esperanza en las manos de Dios. Es la esperanza firme que no todo está dicho, es creer que la gracia de Dios prevalece siempre sobre nuestras limitaciones humanas. Es encontrar luces, por ejemplo, en la entrega sacrificada del Personal Médico y Sanitario para priorizar y defender el don de la vida y salud humana.

Jesús se propone, se auto-revela, como el camino que lleva a Dios. El camino, es una imagen dinámica que indica el sentido de la vida de Cristo, de su muerte y de su resurrección, y su orientación hacia Dios Padre.

Yo soy la verdad. Él es en quien puedo confiar. Jesús es la verdad hecha carne cuya firmeza y radicalidad pone en evidencia la mentira de los poderes de este mundo. Permanecer en la verdad es estar dispuestos a vivir un amor seriamente comprometido con la realidad sufriente.

Yo soy la vida. Al contacto con Jesús, renace la vida, “fuera de Él, solo hay oscuridad y muerte. Él es quien no solo da la vida, sino quien es la vida misma”, en Persona.

Las dificultades y limitaciones que estamos viviendo en estos tiempos, son también una gran oportunidad para recuperar la centralidad del carácter bautismal de los fieles laicos en la concepción del Pueblo de Dios. Es el tiempo de sacar lo mejor que llevamos en nuestra vida interior, por ejemplo, la dimensión de fe que sostiene nuestras vidas, el poder de la oración, la unidad del ser cristiano, la solidaridad; todo, al servicio del prójimo, para apoyarse mutuamente.

Hoy 10 de mayo, celebramos el día del Periodista en Bolivia. Reconocemos y valoramos su digno trabajo como profesión. Que nunca se cansen de buscar y comunicar la verdad, incluso, frente a las fuerzas de poder que amenazan y ponen en riesgo sus vidas. Felicidades valientes Periodistas.

Hermanos y Hermanos. En estos momentos difíciles que estamos viviendo a causa del Covid-19, pedimos al Señor Jesús, se pronuncie nuevamente con sus palabras, palabras de vida eterna: “Yo soy el camino, la verdad y la vida” (Jn 14,6).

Nuevamente, recordar que, como Iglesia en Tarija, hemos organizado una campaña solidaria de donación de alimentos, destinada a favorecer personas o familias pobres y necesitadas. Les animo a ser solidarios, y compartir nuestros bienes con los más necesitados.

Que la Virgen María, bajo la advocación de la Mamita de Chaguaya y el Patrón San Roque, nos acompañen e intercedan por nosotros.

Feliz domingo del Señor.

+Jorge Saldías Pedraza, O.P.