Santa Cruz

Hogar Teresa de los Andes, en grave crisis

El Hogar Teresa de los Andes, que alberga a menores con discapacidad cerebral, formuló un llamado a las personas, empresas y organizaciones de servicio, para que le ayuden a salvar la crítica situación económica que está atravesando y así cumplir su labor solidaria con más de un centenar  de internos, muchos de los cuales fueron abandonados por desconocidas familias en las puertas de esta institución.
 
Este hogar, que se encuentra en Cotoca, brinda asistencia con internación y tratamiento médico, además de a niños,  también a jóvenes y adultos que padecen parálisis cerebral, trastorno depresivo de la personalidad, síndrome de Down, autismo, hidrocefalia, discapacidad intelectual profunda, no videntes, hipotiroidismo, retraso mental severo, síndrome convulsivo, y encefalopatía crónica severa, entre otras.

“Ahora albergamos a 120 internos y 10 externos, todos son medicados a diario dependiendo de su patología”, explicó el director de la entidad, hermano Néstor Antonio Rodríguez.
 
La problemática principal en el hogar es el pago del salario a los empleados, que son 110, con todas las prestaciones de ley, en todos los departamentos: siete pabellones con empleados las 24 horas del día, lavandería, terapia física, terapia respiratoria, nutrición, estimulación, cocina general y cocina de dieta, portería, mantenimiento, conductores, coordinadoras, contador y auxiliares, secretaria y guardias para la noche.

“Ayúdenos a ayudar”, señala el pedido del hogar, destacando que “estos niños que han sido abandonados son una realidad, y una realidad que necesita urgente apoyo”.

El religioso convoca a las industrias y a la gente de buena voluntad, para que cada una apadrine a un niño. Para ello hay que escribir al correo hogarteresadelosandes.bolivia@hotmail.com o llamar a los teléfonos: 388-2201/ 388-2464, o aportar a la cuenta del Banco Económico Nro. 1041-229255 a nombre de Hogar Teresa de los Andes  
 
 APOYO     

PARA EL PAGO DE SALARIOS
mensualmente se precisa Bs 180.000. El Hno. Antonio considera que si se logra conseguir padrinos para todos los niños, así se podrá pagar las cuentas pendientes y los sueldos de los funcionarios.

LA SITUACIÓN SE HA TORNADO
desesperante debido al aumento de menores con discapacidad física y mental, que en su mayoría fueron abandonados en la puerta del centro. “Jamás esperamos esta situación. Nos vimos obligados a recibirlos, pues no podíamos dejarlos en la calle”, dice el religioso.