Destacadas Internacional

Hija de Jeanine Áñez: “Mi madre es víctima de un linchamiento político”

A continuación reproducimos el trabajo periodístico de Marynellis Tremamuno, periodista italovenezolana. Corresponsal de Imagen Televisión, Uno TV y Estrella TV para el Vaticano/Italia. Escritora y productora audiovisual.

En conversación con CubaNet, Carolina Ribera Áñez, hija de la expresidenta, enumeró las irregularidades del proceso que catalogó como “circo político”

MARINELLYS TREMAMUNNO 

JUEVES, 16 DE JUNIO, 2022 8:00 AM

en DESTACADOS

(Foto EPA)

ROMA, Italia.- “Mi madre ha sufrido un linchamiento político”, afirmó la hija de Jeanine Áñez Chávez, Carolina Ribera Áñez, luego de que se diera a conocer la sentencia de diez años de prisión contra la expresidenta de Bolivia, quien había sido privada de la libertad hace más de un año, acusada de realizar un golpe de Estado contra su antecesor, el socialista Evo Morales. Sin embargo, el dirigente indígena renunció y escapó de país luego de las acusaciones por fraude electoral en las elecciones presidenciales de 2019.

En conversación con CubaNet, Ribera Áñez enumeró las irregularidades del proceso que catalogó como “circo político”: “Es un proceso ilegal de principio a fin, le han negado estar presente en su propio juicio, no hubo un juez natural, no hubo un debido proceso e investigación fiscal transparente e idónea, no hubo presunción de inocencia. Hay declaraciones públicas de ministros y viceministros presionando a jueces y fue un juicio express, que duró sólo tres meses, con audiencias maratónicas y eliminando pruebas”, aseguró.

De hecho, el juez Germán Ramos, presidente del Tribunal de Sentencia Primero Anticorrupción de La Paz dio conocer su fallo contra la exmandataria de 54 años de forma online. Y se conoció que el tribunal habría negado a la defensa pruebas periciales, pruebas documentales e incluso testigos.

En contexto

Tras casi 14 años en el poder, el domingo 10 de noviembre de 2019, Evo Morales renunció a la presidencia de Bolivia en medio de una profunda crisis política provocada por las denuncias de fraude en las elecciones del 20 de octubre de ese año. Acorralados por las protestas y tras la petición de dimisión por parte del jefe del Ejército, el líder indígena abandonó el cargo y salió del país. Renunciaron además el vicepresidente Álvaro García y la presidenta del Senato, Adriana Salvatierra.

En consecuencia, de acuerdo con la línea de sucesión establecida por la Constitución, la vicepresidenta del Senado, Jeanine Añez, asumió la presidencia de Bolivia, logrando la pacificación del país y la realización de nuevas elecciones.

“En esa época ella (Jeanine Añez) era senadora y era la segunda vicepresidenta del Estado, después de las renuncias que se sucedieron en 2019, de Evo Morales y de toda la línea a la que le correspondía asumir el mandato, mi madre fue una mujer valiente que asumió ante una convulsión en el país, estábamos al borde de una guerra civil, y ella lo hizo por amor a su patria. Por amor a todos los bolivianos pacificó al país y llamó a nuevas elecciones”, explicó Carolina Ribera.

Sin embargo, el 13 de marzo de 2021 inició el vía crucis judicial de la expresidenta: “mi madre fue detenida sin ninguna citación y notificación previa, y trasladada a la ciudad de La Paz, acusada de terrorismo, sedición y conspiración. Sin pruebas, sin cumplimiento del debido proceso y si ninguna relación que ella tenga con los hechos. Mi madre sufre una condena anticipada por algo que nunca sucedió, por algo que ella nunca cometió, por venganza de un partido político que hoy se encuentra nuevamente en el poder y que usa la tortura para poder cambiar la historia de Bolivia e instalar una narrativa que es falsa, de un supuesto golpe de Estado, y así negar el monumental fraude electoral cometido por Evo Morales en octubre de 2019”.

Por su parte, el relator especial para la Independencia de Jueces y Abogados de las Naciones Unidas, Diego García-Sayán, expresó en Twitter su preocupación por las declaraciones del expresidente Evo Morales sobre una reunión en la que se habría definido un juicio ordinario contra Jeanine Áñez, y dijo que la exmandataria tiene derecho a un juicio de responsabilidades.

Jeanine Áñez

Captura de pantalla

“Las señales de posible intervención del poder político en este proceso judicial preocupan a la comunidad internacional. La justicia boliviana tiene la oportunidad de hacer las correcciones que resulten necesarias ante un recurso de apelación u revisión, si se presentase”, escribió.

¿Qué pruebas tiene para afirmar que se trata de un juicio político?

“El pasado domingo, Evo Morales reveló al mundo entero que ellos fueron los que decidieron meter presa a mi madre y condenarla. Es decir, Evo Morales, Luis Arce (el presidente de Bolivia), Choquehuanca (dirigente del Mas) y toda la cúpula masista, para lavar la cara al cobarde que huyó. Esta es una prueba contundente de que mi madre ha sufrido un linchamiento político. Esto es un circo político que deja el mensaje de que nadie se atreva a hacer algo contra el gobierno o a protestar contra el gobierno, porque le va a pasar lo mismo que Jeanine Áñez”.

Su madre fue juzgada por la vía ordinaria y no en un juicio de responsabilidades como corresponde con una exautoridad de alto rango….

“Mi madre sufre un infierno judicial, una tortura judicial que enfrenta a juicios tanto por la vía ordinaria, como si ella fuera una ciudadana común. Hay que aclarar que ella en su condición de ex mandataria de Estado debería llevar un juicio de responsabilidades como cualquier exmandatario en su condición, y defendiéndose en libertad. No es el caso de mi madre, mi madre lleva más de un año presa de la forma más inhumana e ilegal. Y está llevando juicios tanto por la vía ordinaria, como por responsabilidades. Hoy está enfrentando tres juicios por la vía ordinaria, porque hay tanta aberración jurídica de que han dividido el caso en dos, es decir que la están juzgando dos veces por un mismo hecho”.

En la cuenta de Twitter de Jeanine Áñez denunciaron que el tribunal obligaba a su madre a seguir la audiencia virtual “en estado de adormecimiento”, “por la medicación antihipertensiva y ansiolítica que recibe por su delicada salud”. ¿Cómo es su estado de salud actualmente?

“Toda esta situación tiene a mi madre en un estado de salud tan delicado que se ha descompensado muchísimo, no recibe el tratamiento que necesita con las especialidades que le urgen. Su hipertensión arterial, que es su enfermedad de base, se le está complicando muchísimo. Ella antes tenía esta hipertensión controlada y medicada cuando era legisladora y cuando estuvo de presidenta, pero ahora se ha agravado mucho. Sufre crisis muy fuertes, que le han causado un derrame pericárdico y una polineuropatía, lo cual también ha derivado además en una depresión severa. Ha sido muy duro porque el año pasado mi madre intentó suicidarse y ha sido muy difícil para todos nosotros. Su pérdida de peso, su organismo está siendo sometido a una tortura tan fuerte, a una tortura psicológica, a una difamación diaria, al escarnio público y de incertidumbre que ella vive permanentemente, y también el rechazo judicial. Ella se siente totalmente en indefensión y lo ha manifestado de muchas maneras”.

Captura de pantalla

Jeanine Áñez será llevada a un nuevo juicio ordinario, esta vez por las muertes de Senkata y Sacaba. ¿Cómo se siente ante esta situación?

“Estas consignas de mantenerla detenida en este encierro injusto, inhumano e ilegal, son lo más nefasto que hemos vivido en Bolivia a lo largo de nuestra historia y están matando a mi madre. Por eso les pido a todos ustedes que se unan a nuestra voz, que hagan pronunciamientos, que hagan manifestaciones para pedir por la vida y la seguridad no solamente de mi madre, sino de todos los presos políticos en Bolivia y que ya no haya más familias destruidas por este abuso que estamos viviendo, por este abuso de poder de un gobierno abusivo y totalitario. Un gobierno que realmente no le importa la vida de los bolivianos sino de mantenerse ellos en el poder”.

CLICK PARA VER LA PUBLICACIÓN EN CUBA NET