Análisis

Germán Mazuelo-Leytón: Laicado de Bolivia: no al intento de reelección

Al término de la Centésima Asamblea de la Conferencia Episcopal de Bolivia, los prelados católicos han denunciado que «vivimos un tiempo caracterizado por la exaltación de las ideologías que no dejan ver la realidad de los más necesitados ni escuchar su voz. Muchos tienen miedo a expresar una opinión diferente del pensamiento ideológico dominante que se pretende imponer a toda costa, amedrentando y descalificando al que piensa distinto».

Los obispos latinoamericanos habían denunciado décadas atrás en el documento de Puebla, que América Latina se encuentra «tentada de ideologías antricristianas y codiciada por guías extremistas y centros de poder» (Puebla 864). Los obispos detectaron «influencias ideológicas en la manera de concebir la educación, aún la cristiana. Una, de corte utilitario-individualista, la considera como simple medio para asegurarse un porvenir; una inversión a plazo. Otra busca instrumentalizar la educación, no con fines individualistas, sino al servicio de un determinado proyecto socio-político, ya sea de tipo estatista, ya colectivista« (P. 1021).

La Fe supone por lo tanto una « crítica de las idolatrías, esto es, de los valores erigidos en ídolos» (P. 405), es decir, desenmascarar las ideologías, que a su vez supone la superación de estas tentaciones, entre ellas la tentación de absolutizarse. «Podríamos señalar dos ámbitos de esta absolutización: el proyectar los intereses parciales de grupo como si fueran los intereses totales de la nación, del pueblo, de los demás grupos humanos. El otro ámbito sería el de dar categoría “religiosa” a la ideología: hacer un absoluto en el sentido de la incondicionalidad de sus exigencias; es un “ídolo» (P. 537)” (La evangelización de lo político, P. Ricardo Antoncich, S.J.).

Hace más de cinco décadas el futuro obispo de Regensburg, Prof. Dr. Rudolf Graber decía: «Conocemos de sobra el cínico juego que hoy se utiliza con palabras tales como “paz y libertad”, los intentos de oscurecerlo todo y las maniobras de alucinación, la siembra de conceptos y de sofismas, de medias verdades y de mentiras, éste es el grandioso juego del diablo, del enredador, del -literalmente traducido- calumniador, que cree ahora ha llegado su hora».

En los siglos XVIII y XIX, el surgimiento de la Ilustración produjo pensadores racionalistas como Rousseau, Voltaire y Diderot, que colocaron la razón por encima de la fe, doctrina que encendió una revolución mundial, ya que de estos movimientos surgieron un sinfín de filosofías tales como el liberalismo, el racionalismo religioso, el positivismo, el secularismo, el humanismo secular, el indiferentismo, el individualismo, el comunismo, el marxismo-leninismo, el socialismo, el liberalismo teológico, el agnosticismo, el deísmo, el laicismo, la teología de la liberación, y el feminismo radical entre otras.

En su encíclica Divini Redemptoris, (19-3-1937), el Papa Pío XI denominó al comunismo «el azote satánico», porque en el comunismo de manifiesta un furor, desarrollado con un odio, una barbarie y una crueldad como no se hubiese imaginado. El mismo pontífice llama enérgicamente sobre la táctica de la astucia, la mentira, las promesas de libertad de conciencia y la libertad religiosa: «El comunismo es en su esencia más íntima malo, y continúa siéndolo, y es, por su naturaleza antirreligioso y antidivino».

Previamente a la Asamblea de la Conferencia Episcopal Boliviana, los católicos de a pie (los seglares o laicos), manifestaron que «El Consejo Boliviano de Laicos, órgano representativo de los fieles laicos católicos de Bolivia en Asamblea Ordinaria, con asistencia de delegados de las distintas Jurisdicciones Eclesiales del país, del 23 al 25 de octubre en la localidad de Vinto – Cochabamba”, en calidad de “católicos y bolivianos”, están “preocupados por las recientes posturas gubernamentales que nos están conduciendo a un nuevo referéndum, mismo que tendría como objetivo reformar la Constitución Política del Estado, para posibilitar una perpetuación en el poder de los actuales mandatarios».

Citando al actual Papa Francisco, recogen sus expresiones vertidas durante su reciente visita a Cuba y Estados Unidos, en video conferencia con jóvenes de ambos países: «Un buen líder es aquel que es capaz de generar otros líderes. Si un líder quiere sostener el liderazgo, es un tirano. El verdadero liderazgo es fructífero. Cada uno de ustedes tiene una semilla de liderazgo… Los líderes de hoy en día no estarán mañana. Si no siembran la semilla del liderazgo a otros, no tienen valor. Son dictadores».

A la luz de estas palabras del Papa, rechazan «la intención de toda autoridad político- administrativa, así también de cualquier ciudadano, a permanecer reiteradamente en el poder, en cualquier instancia pública» y exhortan a la ciudadanía boliviana «a reflexionar» las expresiones de Francisco «para iluminar nuestro accionar responsablemente, buscando el bien de las futuras generaciones».

La Iglesia -jerarquía y fieles juntos- ha defendido la libertad de conciencia denunciando la ideología del pensamiento único.

(*) Director Nacional Pioneros de Abstinencia Total