Internacional

Francisco insiste en que las mujeres “tienen un rol primario, fundamental” a la hora de transmitir la fe

(Ciudad del vaticano / Roma) Llevad adelante esta certeza: el Señor está vivo y camina con nosotros en la vida. Esta es vuestra misión: llevad adelante esta esperanza, llevad adelante el testimonio de que Jesús está vivo y que Jesús es la esperanza para este mundo
Francisco, en un mar de banderas

    Pancarta en la plaza para el papa Francisco
    Francisco, en San pedro
    Francisco besa a un bebé
    Francisco, en un mar de banderas
    Pancarta en la plaza para el papa Francisco
    Francisco, en San pedro
    Francisco besa a un bebé
    Francisco, en un mar de banderas
    Pancarta en la plaza para el papa Francisco
    Francisco, en San pedro
    Francisco besa a un bebé
    Francisco, en un mar de banderas

El Papa Francisco ha destacado que las mujeres fueron los primeros testimonios de la Resurrección y que las mujeres “tienen un rol primario, fundamental” a la hora de testimoniar la fe. Por ello, ha animado a todas ellas a seguir adelante con esta tarea, durante su segunda audiencia general llevada a cabo en la Plaza de San Pedro.

Y de nuevo, como viene ya siendo costumbre, el Papa ha recorrido la plaza en el jeep descapotable y no ha dejado de saludar a los peregrinos y de besar a los niños que le acercan. Que por otro lado cada vez son más, ya que el Papa no deja ninguna sin besar. Hasta tal punto que en un momento determinado ha pedido al conductor y a su seguridad que detuvieran el coche porque había niños por saludar.

El Papa, que habló el miércoles pasado sobre la Semana Santa, continúa en esta ocasión las meditaciones sobre el Año de la Fe, retomando el punto en el que las dejó el Papa Emérito Benedicto XVI. Y ha hablado de las palabras de la Escritura: “Y al tercer día resucitó”. Y el Papa ha recordado que “esta confesión de fe anuncia el misterio pascual, con la primera aparición del resucitado a Pedro y a los Doce. La muerte y la resurrección de Jesús son el propio corazón de neustra esperanza”.

Y ha continuado el Santo Padre: “Sin esta fe en la muerte y resurrección de Jesús nuestra, esperanza será débil. La muerte y la resureeción de Jesús son el corazón de nuestra esperanza. Si Cristo no huibiera resucitado, vana sería nuestra fe”. “La resurrección de Cristo es nuestra fuerza”.

Pero cómo se ha transmitido la verdad de fe de la resurrección de Cristo?”. Una de las formas, ha dicho el Papa, es la profesión de fe, una forma sintética que indica el centro de la fe”.

En otro momento de la audiencia, el Papa ha recordado que las primeras a las que se muestra la resurrección de Jesús es a las mujeres, a quienes el mismo resucitado les dice que comuniquen lo que han visto, y ellas no pueden contener la alegría. “Tenemos que tener el coraje de llevar esta alegría a los demás. La resurreción de Jesús es un tesoro precioso, cómo no compartirlo con los otros. Transmitirlo a los otros, llevarlo a los otros, cómo no compartirlo”, se ha preguntado el Papa.

El Papa ha continuado: “En el Evangelio las mujeres tienen un rol fundamental, que podemos acoger como un elemento a favor de la historicidad de la resurrección”. Y es que, “según la ley no podían dar testimonio fiable, pero Dios las elige porque mira a su corazón; su experiencia parte del amor, que las mueve a acudir al sepulcro”.

“Si hubiera sido un hecho inventado”, ha continuado el Santo Padre, “no se habría dejado al testimonio de las mujeres. El primer testimonio del nacimiento de Jesús son pastores, gente simpley humilde. Las primeras testigos de la resurrección son las mujeres, y esto es precioso, es una misión preciosa de las mujeres, de las madres, dar testimonio a sus hijos: Madres, mujeres, ¡adelante con este testimonio!”.

“La fe se profesa con la boca y con el corazón, con la palabra y con el amor”, ha recordado el Papa. Y también ha hablado de los jóvenes, a quienes se ha dirigidoc on vehemencia: “Llevad adelante esta certeza: el Señor está vivo y camina con nosotros en la vida. Esta es vuestra misión: llevad adelante esta esperanza, llevad adelante el testimonio de que Jesús está vivo y que Jesús es la esperanza para este mundo. ¡Adelante, jóvenes!”.

En su saludo particular a los peregrinos de lengua española, el Papa Francisco ha dicho: “Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española. Invito a todos a acoger la alegría que nos trae el resucitado, para que el encuentro con Jesús abra nuestro corazón a la fe y a la esperanza, haciéndonos valientes testigos de su amor”.(RD/Agencias)