Destacadas Pando

Estamos llamados a actuar más allá del interés económico de alguien, llamados a buscar el bien de todos: Mons. Eugenio Coter

Cuando decimos a esto le sirvo y a esto no, traicionamos el mandato que tenemos de la sociedad

 

¿Para qué te sirve ganar el mundo entero si quiebras el alma?

 

Si de verdad encuentras a Dios entonces tu vida se pone al servicio de los demás

 

Jericó ciudad del encuentro de Jesús y Zaqueo el publicano que cobraba impuesto para Roma

 

Zaqueo está curioso de saber quién es Jesús y porque no apoyaba a los escribas modelos de vida cristiana

 

Los publicanos debían ofrecer de vez en cuando sacrificios al emperador como si fuese Dios

 

La vida no es solo ganar y hacer dinero, sino hay otras cosas más importantes

 

El encuentro de Zaqueo con Jesús desembocará en un cambio de actitud frente a la vida

 

Nosotros muchas veces no somos transparentes e impedimos de ver a Jesús

 

 
Homilía de Mons. Eugenio Coter
Obispo del Vicariato Apostólico de Pando
Presidente de la Comisión de Comunicación CE
30 de octubre de 2022

Jericó es un oasis en el desierto, lugar de descanso en el camino a Jerusalen

Jericó es una ciudad, un oasis en el desierto y es el camino de quién está yendo a Jerusalén que no quiere cruzar por Samaria por que era tierra de gente infiel, tierra de gente que había mezclado la religión con tradiciones locales, entonces para no contaminarse pasaban por el Jordán y entraban desde el oriente a Jericó.

Jesús sana al ciego de Jericó y este acaba siguiendo a Jesús

Jericó es una ciudad de ocio, una ciudad de descanso, una ciudad de paso es una de las más antiguas que se conoce en la historia, Jericó por lo menos, hay documentación que la hace salir, ocho mil años antes de Jesús, diez mil años de distancia de nosotros, esto para la historia. Jericó tenía una importancia como lugar de descanso por ser un oasis, muchos de Jerusalén tenían una segunda vivienda, una casa de campo en Jericó porque era el clima ideal y se estaba bien. Entonces es una ciudad que acomoda las personas, sin embargo, Jesús entrando en Jericó primero encuentra un ciego y esto tenemos del Evangelio de Marcos y le cura a este ciego. Este ciego quiere dar su mantel y acaba siguiendo a Jesús.

Jericó ciudad del encuentro de Jesús y Zaqueo el publicano que cobraba impuesto para Roma

Jericó es una ciudad de un encuentro de gracia de bendición para este ciego, pero muestra que el verdadero bienestar, el que verdaderamente ve es el que es capaz de reconocer a Jesús.  Y ahí encontramos a Zaqueo que no solo es publicano, publicanos eran los pecadores públicos, eran también los que cobraban impuestos por cuenta de Roma y entonces eran los que apoyaban al “opresor” o que buscaban ganancia en el “opresor” y para hacer esto manejaban las monedas con la imagen del emperador, entonces eran personas infieles porque el Éxodo prohibía manejar imágenes de Dioses como de hombres y encima el emperador se quería hacer pasar como Dios.

Ningún israelita tendría a su lado a Zaqueo, caminar con él sería una vergüenza, un escándalo

Zaqueo como jefe de los publicanos, peor aún, porque era el jefe y cobraba de los publicanos enriqueciéndose así mismo, mientras hacia ese servicio para los que dominaban Israel. Una persona así ningún buen israelita lo tendría a su lado caminando por la calle porque sería una vergüenza y un escándalo.

Zaqueo está curioso de saber quién es Jesús y porque no apoyaba a los escribas modelos de vida cristiana

De Zaqueo entendemos dos cosas:

Primero está curioso de saber quién es Jesús, linda curiosidad. No se confía solo en lo que escucha, más bien lo que escucha lo deja medio confundido, porque escucha un Jesús que no apoya a los escribas y fariseos considerados el modelo extremo de vida cristiana o de vida de fidelidad a Yahveh, entonces sabe que Jesús los critica por no ser sinceros, por engañar al fin.

Los publicanos debían ofrecer de vez en cuando sacrificios al emperador como si fuese Dios

En el mismo tiempo, era uno que estaba optando para la ganancia y hasta para esto de vez en cuando tiene que ofrecer sacrificios al emperador como si fuera Dios, para tener su lugar de trabajo. Entonces una persona que de frente a Dios sería considerado un infiel, uno que no está por nada en lo que la Biblia enseña.

¿Para qué te sirve ganar el mundo entero si quiebras el alma?

Es considerado, pero es curioso, quiere saber, quiere sentir de Jesús, quiere verlo porque en el mismo tiempo el está entregando su vida para hacer dinero y escucha que Jesús dice que los que piensan meter toda su vida a hacer dinero y se despreocupan de los demás, son como dice la parábola de Jesús: son tontos… ¿para que te sirve ganar el mundo entero si quiebras el alma?

Zaqueo: ¿pequeño de estatura o pequeño por su incapacidad de ver y colocarse en la vida?

Entonces de dónde viene esta búsqueda, esta curiosidad, porque ve una contradicción aparente en Jesús, porque siente que es interesante este personaje, pero le pone en cuestión, cuestiona todo, pone en discusión todo, es la actitud de todos. Entonces quiere verlo en persona, pero es pequeño, porque San Lucas subraya que es pequeño, aquí hay distinta interpretación: pequeño por estatura o pequeño por su incapacidad de ver, por su incapacidad de colocarse en la vida es pequeño.

Nuestra manera de vivir y de ser puede quitar la visión de Jesús a los que son más pequeños

Pero aquí también los padres de la Iglesia hacen una reflexión a la comunidad cristiana, ¡Cuidado! Ustedes que están alrededor de Jesús, nosotros que estamos alrededor de Jesús podemos ser la causa por la cual otros no logran verlo, ¿por qué? Porque nuestro testimonio no es transparente. No es que Dios pretenda que seamos transparentes físicamente, pero que estemos atentos porque nuestra manera de vivir y de ser puede quitar la visión de Jesús a los que son más pequeños.

La vida no es solo ganar y hacer dinero, sino hay otras cosas más importantes

Aquí viene una responsabilidad entonces de la comunidad de los discípulos que caminan con Jesús, tendríamos que ser lo más transparentes y mostrar a Jesús en nuestra vida, ¿por qué? Porque los que son pequeños, porque los que se han dado cuenta que la vida no es solo ganar y hacer dinero, sino hay otras cosas más importantes que nos hacen al fin inteligentes en la vida, porque esta gente pueda ver a Jesús, a través de nosotros, y esto es un desafío grande.

Zaqueo trepa en un árbol como un niño porque quiere ver a Jesús

Y seguimos es tanta la curiosidad de este hombre que va a trepar en un árbol, en un sicomoro, es parecido al árbol de Higo, usted se imagina un jefe, una autoridad reconocida por los romanos que como un niño trepa un árbol, esta es una escena simpática porque por un lado nos manifestaría como el corazón de este hombre hay una despreocupación de lo que digan los demás, seguramente la tiene esta despreocupación porque sabe que los demás lo consideran un perdido, uno del cual tener vergüenza y el esto se despreocupa y es capaz de gestos que son libres del juzgado de los demás.

El encuentro de Zaqueo con Jesús desembocará en un cambio de actitud frente a la vida

Y como no le importa que lo tomen por un niño travieso, sube un árbol porque quiere ver a Jesús, no pone en juego su imagen, no está cuidándose de lo que va a decir la gente “si yo subo un árbol” como un niño. Lo hace, le interesa ver a Jesús, esta es la primera cosa. Y lo hace y sube al árbol y aquí hay este encuentro con el Señor que es un encuentro que desembocará después en un cambio de actitud frente a la vida, frente a las personas.

Antes que Zaqueo pida perdón, Jesús lo acoge y así Zaqueo cambia su vida

Y esta es la cosa interesante, estamos caminando con Jesús para aprender a ser discípulos. El domingo pasado el escriba y el fariseo rezaban a Dios por no ser como este último que era un pecador y su oración se volvió un juicio sobre los demás. Zaqueo encuentra a Jesús, Jesús le abre la puerta, atención, antes que Zaqueo se convierta, antes que Zaqueo pida perdón, Jesús lo acoge, más bien le dice voy a venir a tu casa, quiero venir a tu casa, quiero encontrarte. A partir de este encuentro Zaqueo cambia su vida, no antes… lindo.

Si de verdad encuentras a Dios entonces tu vida se pone al servicio de los demás

Jesús no le dice Zaqueo eres un pecador, te conviertes, pides perdón voy a venir a tu casa. No, vengo a tu casa. Jesús encuentra a todos desde nuestra fragilidad, desde nuestro pecado, no le impide a Dios de entrar a nuestra vida y de liberarnos de hacernos capaces de relaciones nuevas y relaciones verdaderas y así hay  esta gran historia que Zaqueo cambia su vida y se da cuenta que ya no vale solo hacer dinero a costa de todos, sino que hay valores que tienen que guiar la vida de la relación con los demás y si de verdad encuentras a Dios y de verdad has entendido la vida, entonces tu vida se pone de nuevo al servicio de los demás.

Nosotros muchas veces no somos transparentes e impedimos de ver a Jesús

Vaya palabra que encaja muy bien en lo que estamos viviendo sea como discípulos porque nos invita a esta mirada de misericordia, ante todo con nosotros que muchas veces no somos transparentes e impedimos de ver a Jesús.

Felices los invitados a la cena del Señor, todos nosotros como Zaqueo somos invitados a participar

Segundo una mirada de alegría porque si tenemos el corazón abierto y somos invitados a la cena del Señor, ya lo recordaré en un momento más en el momento de la comunión, felices los invitados a la cena del Señor, somos nosotros invitados como Zaqueo a participar de este banquete y Zaqueo sale con esta capacidad de cambiar la historia de la relación con los demás.

Estamos llamados a actuar más allá del interés económico de alguien, llamados a buscar el bien de todos

Necesitamos de Zaqueos, necesitamos que todos sepamos retornar a los desafíos de todos los días y mas desafíos tenemos en esta temporada para recordar que estamos llamados a servir, para recordar que estamos llamados a actuar para relaciones nuevas que vayan más allá del interés económico de alguien, sino que sean capaces de buscar el bien de todos y sobre todo a partir de nuestro servicio, de nuestra profesionalidad misma, estamos al servicio de todos.

Cuando decimos a esto le sirvo y a esto no, traicionamos el mandato que tenemos de la sociedad

Cuando empezamos a decir a esto le sirvo a esto no, estamos traicionando el mandato que tenemos de la sociedad, pero aún antes hemos ya traicionado lo que está en nuestro corazón de humanizar lo que queda de humanidad en nuestro corazón. Este es el desafío que Zaqueo ha vencido, ha recordado que hay una humanidad profunda que lleva adentro el encuentro con el Señor…