Destacadas Santa Cruz

Algunos no hablan de censo, hablan de defender personas, un grupo y no los intereses de todos: Mons. René Leigue

Se deberían ver las cosas en su conjunto, no luchar por un grupito o por mi persona
En Santa Cruz, pareciera que por dos personas hay que hacer sufrir a todos unos millones de una ciudad, no es correcto
Diálogo: Nos estamos cerrando en nosotros mismos, nos estamos mirando a nosotros mismos
¿Qué es lo que necesitas tú? ¿Cómo estás pasando? Nos falta esa capacidad de diálogo
hay que acercarse con dialogo sincero, con una mirada de aprecio
No podemos avanzar porque nos estamos mirando como enemigos
Seguimos metidos en nuestros problemas, nuestra soberbia, mirándonos solo a nosotros mismos
Justicia: desequilibrada hay algunos que tienen más privilegio con la justicia que otros
Delante de Dios somos un grano de polvo que apenas inclina la balanza
No se puede buscar justicia metiendo miedo, ofreciendo golpes e inclusive muerte
Pareciera que si alguien tiene algo hay que hacerle la vida imposible, hay que quitárselo ¿será que es la manera?
Una conversión sincera, verdadera es lo que nos está faltando hoy en día
Todos tenemos que ser beneficiados de lo que hay, no debería haber pelea entre nosotros
Queremos paz, unidad, justicia, vivir como verdaderos bolivianos, con el deseo de hacer las cosas bien
No caigamos en provocaciones sigamos orando y confiando en Dios
 
Homilía de Mons. René Leigue Cesarí
Arzobispo de la Arquidiócesis de Santa Cruz
Domingo 30 /10/2022
Basílica Menor de San Lorenzo – Catedral

Saludos cordiales a todos los presentes y a todos los hermanos que nos siguen a través de las redes sociales y los medios de comunicación, especialmente a los de las comunidades, los barrios que no pueden salir de sus casas, los de las comunidades lejanas, los enfermos, a todos ellos un saludo.

Delante de Dios somos un grano de polvo que apenas inclina la balanza

Seguimos escuchando al Señor que el es Dios y nos ama a todos, esto escuchamos en la primera lectura del libro de la Sabiduría, todos nosotros delante de Él somos un grano de polvo que apenas inclina la balanza, es decir somos criaturas, somos creados por Dios y justamente por eso que Él no deja nada a un lado, todo lo que Él ha creado, lo ha creado por amor, Él nos ama,  Él nos quiere y Él no aborrece nada de lo que ha creado, esto es lo que nosotros llamamos un Dios  bueno, un Dios que nos quiere, un Dios que nos ama y eso es lo que nosotros necesitamos escuchar, que este Dios a pesar de las dificultades y de los problemas que tenemos y a pesar de nuestra rebeldía como personas que nos alejamos de Él, pero Él está ahí siempre atento a nuestra vuelta, y esto es lo que a nosotros nos da esa confianza que hay un Dios que está con nosotros.

Cuando uno quiere encontrarse con Dios, no hay nada que lo impida

Esto nos muestra el Evangelio de hoy, que nos comenta de este hombre, Zaqueo, un hombre publicano, un hombre cobrador de impuestos, pero quería encontrarse con Jesús, quería conocerlo personalmente, seguro que había escuchado de Él, pero encontrarse con Él será otra manera, será otra sensación por decir así, Zaqueo quería encontrarse con Jesús. La lectura dice; por la multitud y la estatura que Él tenía, era pequeño y no podía, y ahí muestra este hombre que cuando uno quiere encontrarse con Dios, no hay nada que lo impida,  y Él podía poner la excusa, tanta gente no me deja, imposible acercarse a Jesús y por lo tanto me quedo donde estoy, pero Él busca la manera como encontrarse con Jesús, y se da una idea de ir y adelantarse, porque dice que Él va pasar por este lugar, y se sube a un árbol, desde ahí, Él iba ver a Jesús, y ese era su gran deseo, verlo y de algún manera ya estaba saciado su deseo  de encontrarse con Él ¿Pero que pasa? Jesús pasa por ese lugar y ve a Zaqueo arriba y le dice, baja, baja Zaqueo de ese árbol quiero hoy quedarme en tu casa, imagínense la alegría de este hombre que quería ver a Jesús y que a lo mejor no se le pasó por la mente de encontrarse y dialogar con Él, Zaqueo hoy quiero estar contigo en tu casa, quiero almorzar contigo.

Necesitamos, un encuentro personal con Dios, que nos haga ver nuestra propia realidad

En ese encuentro que tiene Zaqueo con Jesús en su casa es donde viene la conversión de este hombre, y esto es lo que nosotros necesitamos, un encuentro personal con Dios, un encuentro que nos haga ver nuestra propia realidad, nuestras virtudes como también nuestros defectos, eso necesitamos hoy en día, mirarnos a nosotros mismos, eso le pasó a Zaqueo, delante de Jesús Él se dio cuenta de sus errores, y es por eso que él dice; “Señor que alegría encontrarme contigo, y te prometo que de aquí en adelante mi vida va cambiar, y si he engañado a alguien, le devolveré el doble o más todavía”, pero no solamente se queda ahí y dice; “voy a compartir mis bienes con los demás”, hay ese desprendimiento  de Zaqueo, y esto es interesante y que a nosotros nos hace ver esto.

Seguimos metidos en nuestros problemas, nuestra soberbia, mirándonos solo a nosotros mismos

Cuantas veces nosotros también necesitamos ese encuentro con el Señor y si no lo hacemos seguimos metidos en nuestros problemas, seguimos metidos en nuestra soberbia mirándonos solo a nosotros mismos y es aquí donde Dios nos hace ver al otro, nos hace notar que no estamos solos, nos hace notar que las cosas que tengo es gracias a alguien que me las dio, y si alguien me las dio es porque Él quiere que comparta con los demás.  A esto nos invita el Señor en este tiempo y aquí nos damos cuenta que Jesús como vimos en la primera lectura, no hace excepción de quien se acerca a Él y con quien se va encontrar.

Pareciera que si alguien tiene algo hay que hacerle la vida imposible, hay que quitárselo ¿será que es la manera?

La lectura dice; “Cuando Jesús entra a la casa de Zaqueo empiezan las murmuraciones, ¿Por qué Jesús va entrar a la casa de un pecador? Lo tenían marcado a Zaqueo de esa manera porque era un pecador, era alguien que cometía errores, que no respetaba a nadie, ¿Por qué Jesús viene y se mete en su casa? Esa es la idea que tenemos nosotros los humanos, esa es la mentalidad que tenemos con aquellas personas que a lo mejor tienen algo, eso es lo que escuchamos hoy en día no, pareciera que es eso, alguien tiene algo y hay que hacerle la vida imposible, alguien tiene algunos bienes y hay que quitárselo ¿será que es la manera? ¿Será que es la manera, quitarle los bienes a alguien que a lo mejor ha hecho un gran esfuerzo para tener algo? ¿No habrá que buscar otra mamera de como acercarse a estas personas? Así como lo ha hecho Jesús, simplemente ha llegado a su casa de este Señor, nada más, no lo juzgó por ser rico, no lo amenazó con quitarle sus bienes,

Diálogo: Nos estamos cerrando en nosotros mismos, nos estamos mirando a nosotros mismos

Jesús no hace esto, solamente Él dice; “Voy a ir a tu casa”,  y hay manera de cómo hacerlo y NO de la manera que se está pensando hoy en día, hacer sufrir a aquellas personas que tienen algo y por causa de ellas hacer sufrir a todo un pueblo, o lo mejor es una excusa simplemente, el hecho es que estamos así, hoy en nuestra realidad, en nuestro país, aquí en nuestro departamento estamos sufriendo por eso, por una mentalidad que no nos abre ver más allá. Nos estamos cerrando en nosotros mismos, nos estamos mirando a nosotros mismos y si queremos abrir nuestra mente, nuestra mirada más allá, vemos al enemigo y eso no nos deja avanzar.

¿Qué es lo que necesitas tú? ¿Cómo estás pasando? Nos falta esa capacidad de diálogo

Que diferente fuera si miráramos con esos ojos de Jesús, de acercarse, de mirar más allá, de no ver al otro como enemigo sino como alguien que necesita también sentarse, dialogar para ver ¿cómo están las cosas? ¿Qué es lo que necesitas tú? ¿Cómo estás pasando? Esa capacidad de diálogo es que nos falta.

hay que acercarse con dialogo sincero, con una mirada de aprecio

Y aquí el Señor nos enseña eso, acercarse al otro, no interesa quién es, acercarse a aquellos que realmente los vemos como alguien que no es de los nuestros, pero para eso hay que acercarse con dialogo sincero, una mirada de aprecio, no una mirada de echarle en cara todo lo que es, lo negativo.

Justicia desequilibrada: hay algunos que tienen más privilegio con la justicia que otros

Hoy en día vemos que hay una justicia desequilibrada y creo que eso es lo que nos tiene ahorita en problemas serios, porque eso lo vemos todos, nos damos cuenta de eso, no es que suponemos, no es que nos imaginamos, hay algunos que tienen más privilegio con la justicia que otros, algunos que cometen unos errores y hay que ir con todo el peso de la ley, hay otros que tienen su error a lo mejor casi similar o igual pero no se hace lo mismo con ellos. Entonces este desequilibrio que hay, muchas veces lo que nos lleva y lleva a la sociedad a ver de otra manera las cosas y es ahí donde viene el problema. Eso estamos viviendo en estos días, estamos viviendo aquí en nuestro departamento, para unos hay justicia, para otros no, unos que exigen justicia son expulsados, otros también que exigen a su manera, ellos tienen más privilegios que otros.

Justicia: No se puede buscar justicia metiendo miedo, ofreciendo golpes e inclusive muerte

Tenemos que ver cómo podemos salir de este problema, yo pienso que una manera de salir de este problema es simplemente escuchar y ver a todos por igual, porque todos tenemos derecho, todos tenemos necesidades, pero no se puede ir adelante así, buscar una justicia metiendo miedo. No se puede solucionar los problemas ofreciendo golpes e inclusive muerte.

Diálogo: No podemos avanzar porque nos estamos mirando como enemigos

De esa manera no se puede encontrar justicia, no se pueden solucionar los problemas y entonces es ahí donde estamos ahora enfrascados, no podemos avanzar más allá, porque nos estamos mirando como enemigos, creo que a estas alturas de nuestra sociedad no deberíamos caer en eso, sin embargo, estamos ahí.

Censo: Se deberían ver las cosas en su conjunto, no luchar por un grupito o por mi persona

Creo que deberían deponer ya aquellos intereses personales, aquellos intereses de grupo, aquellos intereses sectoriales, se deberían ver las cosas en su conjunto, no luchar por un grupito o por mi persona, ni mucho menos que hoy en día pareciera que ya no es solamente ver lo que está pidiendo todo un país: el Censo.

Algunos no hablan de censo, hablan de defender personas, defender un grupo y no los intereses de todos

Pareciera que lo que se está viendo es defender personas, porque algunos no hablan de censo, hablan de defender personas, hablan de defender un grupo y no intereses de todos y si esto sigue así, siempre mirando de esa manera no vamos a salir de este problema, por eso es que tienen que deponer ambas partes, eso de mirar, defender personas, defender grupos, defender sectores y en vez de hacer eso tendrían que defender algo en común que nos ayuda o que es el bien para todos, algo que nos ayude a todos, en este caso el censo pareciera que ya se hubiera entendido que todos necesitan, eso es lo que se decía, pero sin embargo otra vez se vuelve a lo mismo que son algunos que exigen.

En Santa Cruz, pareciera que por dos personas hay que hacer sufrir a todos unos millones de una ciudad, no es correcto

Hoy en día estamos en problemas muy serios, vemos las calles aquí en Santa Cruz y pareciera que como han dicho que por dos personas hay que hacer sufrir a todos unos millones de una ciudad, yo creo que no es correcto esto, esta ciudad está sufriendo, la basura por las calles como vemos, amenazas por aquí, amenazas por allá, no vamos a poder avanzar en encontrar una solución si seguimos así.

Una conversión sincera, verdadera es lo que nos está faltando hoy en día

Tendríamos que tomar en cuenta como Zaqueo, una conversión sincera una conversión verdadera y eso es lo que nos está faltando hoy en día, encontrarnos con este Dios que nos quiere, que nos ama, que no quiere sufrimiento, que no quiere muerte, sino lo que quiere es vida y si Él nos ha dado todo lo creado, toda la naturaleza para el bien de todos, ¿por qué no vamos a disfrutar todos de la misma manera?

Todos tenemos que ser beneficiados de lo que hay, no debería haber pelea entre nosotros

Aquí no hay grupos privilegiados para Dios y eso tendríamos que ver de esa manera, estamos en un país en donde todos tenemos que ser beneficiados de lo que hay y no debería haber pelea entre nosotros, porque si al final si todos luchamos por un solo lado, todos seremos beneficiados.

Queremos paz, unidad, justicia, vivir como verdaderos bolivianos, con el dese de hacer las cosas bien

Confiamos siempre en Dios y como personas de fe no dejemos de orar y no perdamos la esperanza y la fe que frente a los problemas que hay, frente a la amenaza no caigamos también nosotros a responder con lo mismo, porque violencia exige violencia, porque queremos paz, queremos unidad, queremos justicia, lo que queremos es vivir como bolivianos verdaderos que nos podamos sentar y mirarnos la cara, así como lo hizo Jesús con Zaqueo, no le miró sus defectos sino lo que le miró fue sus virtudes, ese deseo de hacer las cosas bien y eso es lo que nos está faltando a nosotros.

No caigamos en provocaciones sigamos orando y confiando en Dios

Pidamos para que eso exista, como les digo no caigamos en provocaciones sino más bien como personas de fe sigamos orando, sigamos confiando en este Dios que nos quiere y nos ama a todos.

Que así sea