Destacadas Santa Cruz

Escuchar al otro, dialogar con el otro, estar cerca del otro, eso también es ayudar: Mons. Leigue

 Hay que trabajar no solo pensando en nuestra realidad sino pensando también en el futuro

 

Que todo lo que hacemos en este mundo sea para el bien de nosotros y de los demás

 

Ponemos barreras a los migrantes pensando que nosotros nunca vamos a ser migrantes

 

Tenemos que ser generosos con los migrantes, tomarlos en cuenta, estar cerca de ellos

 

Agradecemos a Dios porque hemos encontrado una verdadera hermandad con Hildesheim y Tréveris

 

Hagan ese esfuerzo de encontrarse con Dios en la lectura de la Biblia

 

En la Biblia encontraremos el sentido de lo que realmente somos como cristianos

 

Si no tenemos cosas materiales hay muchas otras cosas para compartir con los demás
 
Homilía de Mons. René Leigue Cesarí
Arzobispo de Santa Cruz
25/09/2022

Saludos a los hermanos que no siguen por los medios de comunicación

Un saludo cordial a todos los presentes, este domingo, día del Señor, día del encuentro con él. También saludamos a todos los que nos siguen por los medios de comunicación, especialmente los de las comunidades alejadas, los enfermos, un saludo para todos ellos.

 

Semana de Oración por la hermandad con las Diócesis de Tréveris y Hildesheim

Hoy celebramos el mes la Biblia, estamos ya terminando este mes y hoy tenemos la feria de la Biblia en la Manzana Uno, al final de la misa todos pueden pasar por ahí. También celebramos hoy 108ª Jornada mundial del migrante y del refugiado, hoy nos acompañan algunos hermanos con la Hna. Zenaide, y hoy inicia la Semana de Oración por la hermandad  entre la Diócesis de las Iglesias de Alemania:  Tréveris y Hildesheim, hay bolivianos que están en estas Diócesis haciendo un trabajo pastoral, van por un año, y de allá también vienen jóvenes alemanes a Bolivia a realizar un trabajo y experiencia pastoral en algunas Parroquias, hogares e instrucciones de la Iglesia, un intercambio de cultura.

 

El Señor nos orienta a no quedarnos solamente con la riqueza material, Él nos pedirá cuentas de todo

La lectura si podemos verlo así, continúa del anterior domingo que nos habla sobre el dinero, se recuerdan que el anterior domingo nos decía; “No podemos tener a dos Dioses, a Dios y al dinero”, porque se va a dejar a uno por seguir al otro. No es que el Señor se oponga a tener riquezas, el Señor en lo que nos está orientando es no quedarnos solamente con la riqueza material, porque al final él nos pedirá cuentas de todo.

 

Hay que trabajar no solo pensando en nuestra realidad sino pensando también en el futuro

Esto hemos escuchado en el Evangelio, este Evangelio que nos muestra una realidad en la cual nosotros nos reflejamos de alguna manera, es algo que todos buscamos al final, tener la vida eterna, pero para eso hay que trabajarlo aquí en este mundo, hay que hacer las cosas bien y no trabajar solamente pensando en nuestra realidad que vivimos, sino pensando también en el futuro que nos espera.

Eso es lo que hemos escuchado en el Evangelio, entre estas dos personas, el rico y Lázaro.  ¿Qué pasó con esta historia del rico? El rico banqueteaba, tenia un todo y Lázaro en la puerta queriendo comer aquello que rico comía, pero no se lo daba, al fin al que es lo que dice; el rico muere y luego está en ese lugar de tormento y ahí recién se da cuenta que algo estaba pasando en su vida que no hizo en este mundo, cuando llega el tormento, y es ahí donde comienza ese diálogo con Abrahán, y le pide que por favor le dé algo, por lo menos para beber.

Aquí Abraham le hace notar esto, hijo tú recuerdas que antes banqueteabas, tenías un todo y Lázaro sufría mucho, hoy Lázaro está gozando de aquello que a lo mejor no pudo gozar antes, ahora eres tú el que está sufriendo.

 

No hay que ser injusto, hay que hacer justicia, si tienes algo comparte con el otro

El sufrimiento está porque el rico se metió en si mismo y no pensó en los demás y aquí no es que el Señor esté en contra de la riqueza, en contra de aquellos que tienen, sino está en contra de la injusticia, porque muchos que tienen son injustos con los demás. Muchas personas se han enriquecido inclusive a costa del pobre, engañando al pobre, y eso es un dinero injusto, por lo tanto, el Señor es ahí donde nos hace notar esto, no hay que ser injusto, hay que hacer justicia, si tienes algo comparte con el otro, no te encierres en si mismo.

 

Hay muchas personas pobres en el mundo, pocos ricos

Hay muchas personas pobres en el  mundo, pocos ricos y los ricos a lo mejor ni tienen en cuenta esto, hoy el Señor les llama a ellos, que tomen conciencia, que vean la realidad  en que viven, y que si tienen algo, es porque Dios se los ha dado de alguna manera y eso no tomamos en cuenta no, que lo que tenemos es un regalo de Dios, y si es un regalo de Dios, no es para nosotros mismos, es para compartir con los demás.

 

Hay que tomar en cuenta que todo lo que hacemos en este mundo es para el bien de nosotros y de los demás

La naturaleza está para todos, todo lo que nosotros hacemos en este mundo es para el bien de nosotros y el bien de los demás, pero sino tomamos en cuenta esto, es ahí donde el Señor nos habla de una realidad más allá, de lo que puede pasar, si realmente no vemos el sufrimiento de los demás y el compartir con ellos.

 

Hay muchos migrantes que son profesionales, cada autoridad de un país debería ver esto

Hablando de los migrantes, hay muchos que están fuera de su país y aquí mismo hay muchos bolivianos que están fuera del país, a lo mejor ustedes tienen familiares que están fuera de Bolivia, y estar fuera del país sabemos que hay un sufrimiento, hay una desesperación porque  no tienen donde ir, con quien contactarse, y el Papa es  aquí que nos habla haciendo alusión a esta jornada, él nos dice; los migrantes son personas, que por uno u otro motivo están fuera de su país, pero estando en otro país también si se lo toma en cuenta, hay muchas personas que son valiosas, hay muchos profesionales que vienen o salen buscando mejores días  de su país y entonces, cada autoridad de un país debería ver esto. Podría ser también una persona fundamental en el país donde están para seguir haciendo producir más en el país.

 

Ponemos barreras a los migrantes pensando que nosotros nunca vamos a ser migrantes

Pero en muchos lugares los migrantes encuentran una oposición, una barrera no se quiere saber de ellos y muchas veces se hace todo pensando que nosotros nunca vamos a ser migrantes, por decir nunca vamos a salir a otro lado. A nosotros mismos a lo mejor nos pasa eso, pensar en alguien que viene de afuera a lo mejor dice porque no se queda en su país, viene por acá a molestar, viene acá a hacer esto, a veces nosotros no sabemos por qué salió esa persona de su país.

 

Tenemos que ser generosos con los migrantes, tomarlos en cuenta, estar cerca de ellos

Y nosotros no estamos libres de eso tampoco, si no somos nosotros o algún familiar de nosotros está afuera y ¿cómo lo estará pasando? Entonces pensando en eso también tenemos que ser generosos con las personas que vienen de afuera. Tomarlos en cuenta a ellos, estar cerca de ellos, a lo mejor no le vamos a dar todo lo que necesita, pero lo que podamos hacer está también bajo nuestra responsabilidad.

 

Tenemos migrantes en nuestro medio, hagamos algo por ellos no nos quedemos de brazos cruzados

También tenemos migrantes en nuestro medio, los encontramos en la calle, ¿algo habrá que hacer por ellos no? No nos quedemos de brazos cruzados, no quedemos renegando, a lo mejor alguno también ha exagerado ha hecho cosas malas y por eso a veces nos agarramos con ellos, estos vienen a hacer esto, vienen a hacer esta maldad. Nos agarramos con todo y eso que no son todos. La desesperación también de una persona busca mejores días, a lo mejor también comete errores. Todos estamos en ese camino también de cometer un error, pero no es motivo para que no veamos a una persona que está fuera de su país, nos da alguna mano.

 

Migrantes, si bien atenderlos les toca a las autoridades, nosotros también estamos llamados a hacer algo por ellos

Si bien es cierto que a las autoridades les toca esto para que ellos tengan también una seguridad en el país, pero mientras no lo tienen, nosotros estamos llamados también para hacer algo por ellos.

 

Agradecemos a Dios porque hemos encontrado una verdadera hermandad con Hildesheim y Tréveris

Este momento también de oración importante porque esta relación que tenemos por ejemplo con estas dos diócesis de Alemania es tan importante si bien hay ese intercambio si lo podemos llamar así de personas que van a tener una experiencia allá, de allá también vienen acá, pero de alguna manera también hay una ayuda material.

Nuestras parroquias en muchos casos tienen una ayuda de Alemania, entonces que esta relación que hay y empezar ahora esta semana de oración, orar porque realmente haya más personas generosas, más personas que puedan compartir con los demás. Estas dos diócesis de Alemania (Hildesheim y Tréveris) lo hacen con Bolivia, lo hacen con algunas parroquias y creo que eso es agradecer a Dios porque hemos encontrado en ellos una verdadera hermandad de encuentro y creo que esto es para decir Gracias Señor porque encontramos estas personas generosas.

 

Hagan ese esfuerzo de encontrarse con Dios en la lectura de la biblia

El mes de la biblia hemos hablado todo este tiempo empezando septiembre, el mes de la biblia. ¿Cómo están en su lectura bíblica? ¿Han leído la biblia? Creo que hay que ver que en la biblia está el fundamento de nuestra fe, está el fundamento de lo que vivimos como personas de fe y si no leemos la biblia entonces estamos ahí, decimos que tenemos fe que creemos en Dios, pero el momento dado cuando vienen los problemas, es ahí que no sabemos que hacer, porque nuestra fe a lo mejor está ahí flotando, hay momentos fuertes de prueba en nuestra fe y ahí no sabemos que hacer, entonces yo les invito que este mes sea el apropiado mes para la leer la biblia, pero si no lo han hecho como hay algunos que todavía no lo han hecho, no es solamente este mes que se acaba el mes y ya no podamos leer la biblia no. Sino que ha sido un mes para incentivar, para darle con más fuerza, hagan ese esfuerzo de encontrarse con Dios en la lectura de la biblia, es ahí donde el Señor nos va orientando, es ahí donde vamos encontrando el sentido de esa relación con Dios, es ahí donde vamos fundamentando eso que decimos que tenemos fe, fundamentamos nuestra fe, fundamentamos el encuentro con los demás, el Señor nos va guiando, el Señor nos va enseñando, el Señor nos va diciendo qué tenemos que hacer para tener ese encuentro verdaderamente con Él.

 

En la Biblia encontraremos el sentido de lo que realmente somos como cristianos

Yo les invito a que lean la biblia, ahí se van a encontrar realmente con Dios, este Dios que nos quiere, que nos ama y que no quiere que nadie se pierda, eso es lo que nos dice hoy en el evangelio, Él advierte a aquellas personas que se concentran en sí mismos, que se concentran en su riqueza, advierte que Él no quiere que se pierdan, sino que más bien compartan con los demás que estén atentos a todo esto, que no se alejen de Él. Entonces ahí encontramos en la biblia el sentido de lo que realmente somos como cristianos.

 

Si no tenemos cosas materiales hay muchas otras cosas para compartir con los demás

Los invito a que continuemos leyendo la biblia haciendo oración, meditando un poco sobre esta realidad, haciendo de alguna manera eso que quiere el Señor, compartir con los demás si no tenemos cosas materiales hay muchas otras cosas para compartir con los demás. Este tiempo, por ejemplo, compartir con el otro para escucharlo, para hablar con esa persona, hay tantas personas que quieren ser escuchadas y a veces no tenemos ese tiempo para ellos.

 

Escuchar al otro, dialogar con el otro, estar cerca del otro, eso también es ayudar

También haga un esfuerzo de escuchar al otro, de dialogar con el otro, de estar cerca del otro, eso también es estar ayudando a los demás, no siempre se busca cosas materiales, también se busca en esa escucha alimentarse espiritualmente y muchas veces desahogarse también de tantos problemas que se viven, entonces a eso nos invita el Señor a estar cerca del otro para escucharlo caminar con esa persona. Los invito de verdad que ustedes vean un poco en su vida cómo están, qué el Señor nos acompañe a todos y que nos de esa fuerza para cumplir lo que el Señor nos dice de ser personas solidarias y misericordiosas con los demás.

Que así sea.