Internacional

En Panamá, secta religiosa asesina a una mujer embarazada y sus cinco hijos

En un área indígena de Panamá, una mujer embarazada y sus cinco hijos de entre uno y 11 años, además de una joven de 17, fueron presuntamente asesinados y enterrados en una fosa por miembros de una secta religiosa denominada “La Nueva Luz de Dios”.

De acuerdo con un despacho informativo de la agencia EFE, la televisión local informó ayer que siete cadáveres fueron encontrados en una fosa ubicada en una apartada zona de la comarca Ngäbe Buglé.

Ministerio de Seguridad Pública de Panamá@MinSegPma

Estamentos de seguridad informan a medios de comunicación, sobre el operativo que se realizó en la Comarca Ngäbe Buglé. Participan el Dir. encargado de @ProtegeryServir, Alexis Muñoz, el Com. Domingo Espitia y el Com. del @SENANPanama, Eliecer Cárdenas.

Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter

 

“El Ministerio Público confirma la ubicación de una fosa con siete cadáveres, correspondientes a seis menores de edad de uno, tres, nueve (dos de las víctimas) 11 y 17 años, además de una mujer adulta que estaba embarazada de aproximadamente cuatro a seis meses, madre de cinco de los menores”, publicó la Fiscalía en su cuenta de Twitter.

Diez supuestos pastores de la secta fueron detenidos por fuerzas especiales de la Policía Nacional y traslados el miércoles desde la aldea indígena Alto Terrón hasta la ciudad de Santiago de Veraguas.

Añadió: “La oportuna intervención de las Fuerzas Especiales de @protegeryservir evitó que otras 15 personas fueran asesinadas. Estas fueron rescatadas y enviadas a centros hospitalarios”.

Según el fiscal superior de Bocas del Toro, Rafael Baloyes, los cadáveres hallados en la fosa presentan claros signos de tortura, y entre los detenidos por la masacre está el abuelo de los cinco pequeños asesinados.

De acuerdo con los testimonios recabados, la mujer embarazada y sus cinco hijos fueron llevados a una edificación que servía como iglesia en la aldea para “celebrar el culto y los masacran”, un hecho que habría ocurrido el pasado lunes 13.

“También fue asesinada una vecina, era una menor de edad”, precisó Baloyes en referencia a la séptima víctima, de 17 años, hallada en la fosa que habrían cavado los miembros de esta secta que “tenía más de tres meses practicando” el culto en esa zona de la comarca.

El fiscal Beloyes indicó que las primeras audiencias se realizarían en las próximas horas y a los responsables se les acusaría de los delitos de homicidio, privación de libertad y abuso sexual, dependiendo de lo que arrojen las necropsias, ya que las víctimas mujeres estaban desnudas.

Fuente: www.proceso.com.mx

 


NUEVE PERSONAS SERÁN IMPUTADAS POR SER PRESUNTOS AUTORES DE MUERTES EN LA COMARCA NGÄBE

Nueve ciudadanos serán imputados en las próximas horas como supuestos responsables de la muerte de siete personas que fueron presuntamente torturadas y sacrificadas en la comunidad de Terrón, en la comarca Ngäbe Buglé.

Rafael Baloyes, Fiscal Superior de Bocas del Toro, indicó que en el lugar se ubicó una fosa común en donde fueron encontrados siete cadáveres, de estos 6 corresponden a menores de edad (3 varones 3 niñas), de 1, 3, 9, 9, 11 y 17 años de edad. La séptima víctima es una mujer de 32 años que estaba embarazada (aproximadamente entre 4 a 6 meses de gestación). Era la madre de 5 de los niños que fueron asesinados.

El fiscal señaló que en el lugar se recabaron suficientes elementos de convicción que vinculan a las personas aprehendidas, todas indígenas nacionales y se conocían entre sí. “Al parecer se trata de los miembros de una secta religiosa que se dedicaba a hacer ritos, y los cuales se presumen son responsables del hecho”, indicó el Fiscal.

Baloyes aseguró que, gracias a la intervención de las autoridades, se logró rescatar a unas 15 personas que estaban en otro rito amarrados y que se presumen también podrían convertirse en víctimas.

En el lugar se ubicaron indicios como machetes y otras herramientas que se presumen eran utilizadas para cometer los actos. De acuerdo a las investigaciones ellos se hacían llamar «Iglesia de Dios».

El fiscal expresó que para confirmar si pudieran existir más víctimas se realizó un empadronamiento y un recorrido en la comunidad y se comprobó que, por ahora, no existen otras personas desaparecidas. Además, informó que se mantienen realizando otras diligencias, pues aunque se tienen identificadas a los presuntos responsables no se puede descartar que pudieran existir más vinculados.

B. Caballero.