Sucre

Emotiva celebración reúne a feligresía de Sucre en Corpus Christi

CON UNA MISA CENTRAL Y UNA MASIVA PROCESIÓN.

ANTECEDENTE: La fiesta de Corpus Christi (Cuerpo de Cristo) se celebra después de 60 días del domingo de resurección e inició a devoción de santa Juliana de Mont Cornillon en 1240. 

En la celebración central de Corpus Christi, que reunió a miles de feligreses de las parroquias de la Capital y a diferentes congregaciones religiosas, el arzobispo de Sucre, monseñor Jesús Juárez, recomendó a la población abrir el corazón para recibir a Jesús a través de la Eucaristía como un testimonio de caridad y justicia.

Con cánticos, bailes, banderas y otras formas de adoración, centenares de católicos se aglomeraron en la zona de la ex Estación de Trenes para celebrar el Corpus Christi (Cuerpo de Cristo) tras cumplirse los 60 días después del domingo de resurrección. El mensaje de este año fue “Del Altar a la Misión: Celebramos y anunciamos la vida”.

“Esta solemnidad es como una prolongación de la Última Cena de Jesús porque sabiendo que había llegado su hora, instituye la Eucaristía, signo visible de su presencia en la comunidad cristiana y en la misma historia humana, manifestado en su propio Cuerpo y Sangre entregados por amor y por nuestra salvación. El Señor nos dio el mandato de hacer esto en memoria suya”, expresó el Arzobispo en su homilía.

Asimismo, invitó en reiteradas ocasiones a los feligreses a abrir su corazón para recibir a Jesús quien dio su vida para la salvación de los pecados y, luego de cada comunión, dar testimonio de caridad y justicia como cristianos.

“La Eucaristía es el verdadero alimento bajado del cielo que fortifica nuestro caminar hacia la liberación total, la fortaleza en nuestras debilidades, el alivio en nuestro cansancio, la fuente de vida que sacia nuestra sed con la verdadera bebida: la Sangre de Cristo”, agregó.

Luego de la misa, inició la procesión hacia la Catedral, donde el sacerdote mayor bendijo a los asistentes. En el recorrido, los colegios católicos participaron con sus coros, bandas de música y recreaciones de pasajes bíblicos.

La nutrida muestra de fe culminó en el templo de San Felipe Neri donde se adora al Santísimo Sacramento, hasta las 8:30 del domingo.