Internacional

El secretario de Estado del Vaticano Cardenal Parolin: “Por una sociedad justa, reconozcamos al migrante”

En su mensaje de apertura del Coloquio México-Santa Sede sobre Migración y Desarrollo, el secretario de Estado del Vaticano, Card. Pietro Parolin, hizo un llamado a unir esfuerzos para construir una sociedad más justa y solidaria, en la que participen la Iglesia, las autoridades y organizaciones civiles, en favor de los derechos de los migrantes, especialmente los niños y adolescentes que se han visto obligados a emigrar.

El Card. Parolin hizo un breve recuento de que, en un pasado más o menos reciente, formó parte de la diplomacia del Vaticano en México, y que ha visto en este país cambios que favorecen la relación de Iglesia-Estado, pero enfatizó que en el tema migratorio: “cada día nos llegan nuevas noticias del ingente número de personas que en el mundo deben salir de su tierra entre situaciones lacerantes de sufrimiento y dolor. Las causas son siempre las mismas: las guerras, el desempleo y la miseria”.

Se refirió al fenómeno migratorio que se realiza en muchas partes del mundo con un dinamismo nunca antes registrado en la historia de la humanidad. Al respecto, señaló: “¿cuánta violencia política, económica y social en nuestro mundo! Intentando llegar a una tierra de promisión en la que sea posible una vida digna, miles de personas deben pasar hambre, humillaciones, vejaciones en su dignidad, a veces hasta torturas y, algunos, morirán solos entre la indiferencia de muchos”.

Por ser un tema que cobra mayor importancia por los niños migrantes, indicó: “El tema que hoy nos ocupa, el de la “movilidad humana”, en el mundo de hoy se enmarca en este universo de dolor que no puede dejar a nadie indiferente, especialmente a la Iglesia”, mientras enfatizaba que todos los problemas derivados del fenómeno migratorio, como: “la discriminación, el racismo, el trato vejatorio, las injusticias laborales… ¡no son un buen negocio!”

En su mensaje hizo eco de las palabras del Santo Padre sobre la protección a los menores migrantes, y agregó: “les invito al reto de construir una sociedad más justa y solidaria, que reconoce el valor de la movilidad humana”. El Card. Parolin tomó unas históricas palabras del Papa Juan Pablo II, pronunciadas en Monterrey: “(…) el criterio puesto en práctica, es el de procurar el máximo rendimiento del trabajador migrante, sin mirar a la persona”.

Al respecto, el Card. Parolin puntualizó: “¡Sin mirar a la persona! Esta es la cuestión. Podemos empezar a cambiar hoy el futuro si somos capaces de mirar y servir a las personas concretas, aquellas que conocemos, aquellas que tratamos cada día, si sabemos mirar también el rostro de cada emigrante, aprenderemos a encontrar una razón para afirmar que todos somos hermanos (…) y surgirá el anhelo del cambio”.

Señaló que la Iglesia Católica, especialmente en México, ha desarrollado múltiples iniciativas concretas para acompañar y acoger con hospitalidad a las personas migrantes, al dirigirse a funcionarios del gobierno federal, como el secretario de Relaciones Exteriores, Dr. José Antonio Meade, y la subsecretaria de Población, Migración y Asuntos Religiosos, Mercedes del Carmen Guillén.