Internacional

EL PAPA INVITA A PROFUNDIZAR EN LA RELACIÓN ENTRE CATEQUESIS Y LITURGIA

En su mensaje a los participantes de la 62º semana litúrgica italiana

(CIUDAD DEL VATICANO) El Papa destacó la necesidad de profundizar cada vez mejor en la relación entre catequesis y liturgia, rechazando, sin embargo, toda instrumentalización indebida de la liturgia con fines “catequéticos”.

Lo hizo en el mensaje que hizo llegar a través del secretario de Estado vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone a los participantes de la edición número 62 de la semana litúrgica italiana, que se celebra en la ciudad de Trieste del 22 al 26 de agosto con el tema Dios educa a su pueblo. La liturgia, fuente inagotable de catequesis.

Respecto a la dimensión educativa de la liturgia, el mensaje destaca que “la liturgia puede ser llamada catequesis permanente de la Iglesia, fuente inagotable de catequesis, preciosa catequesis en acto”.

Se refiere a la liturgia como a una “experiencia integrada de catequesis, celebración, vida” y añade que “expresa además el acompañamiento maternal de la Iglesia, contribuyendo así a desarrollar el crecimiento de la vida cristiana del creyente y a la maduración de su conciencia”.

 El texto, que se leyó este lunes al inicio del congreso, indica que “la liturgia, además de expresar la prioridad absoluta de Dios, manifiesta su ser “Dios con nosotros”.

“En este sentido, Dios es el gran educador de su pueblo, la guía amorosa, sabia, incansable, en y a través de la liturgia, acción de Dios en el hoy de la Iglesia”, añade.

Para el Papa, la Iglesia,” especialmente cuando celebra los divinos misterios, se reconoce y se manifiesta como realidad que no puede reducirse al único aspecto terrenal y organizativo”.

En esos divinos misterios, destaca el mensaje, “debe aparecer claramente que el corazón latiente de la comunidad debe reconocerse más allá de los angostos y sin embargo necesarios límites de la ritualidad, porque la liturgia no es lo que hace el hombre, sino lo que hace Dios con su condescendencia admirable y gratuita”.

Benedicto XVI espera que este encuentro se pongan “cada vez más al servicio del genuino sentido de la liturgia, favoreciendo una sólida formación teológico-pastoral en plena consonancia con el Magisterio y la tradición de la Iglesia”.