Santa Cruz

El cardenal se encuentra en franca recuperación

Convaleciente. Así se lo vio ayer el cardenal Julio Terrazas (77), después de que el procedimiento de cauterización, por vía endoscópica, logrará controlar la hemorragia digestiva, el cuadro por el que fue internado el pasado domingo en la clínica Urbarí.

 Ayer, después de la revisión médica rutinaria, el prelado caminó por los pasillos de la clínica mostrando un mejor semblante, visitó a los enfermos internados y recibió el calor de los pacientes y personas que encontró a su paso por los ambientes de la clínica.

“Se encuentra en franca mejoría”, aseguró el doctor Herland Vaca Díez, uno de los médicos tratantes, al informar de que la lesión a nivel del colon está en fase de cicatrización. El lunes, el cirujano gastroenterólogo Adolfo Zapata trató el problema digestivo mediante un procedimiento de cauterización, por vía endoscópica.

“Se ha hecho un recuento de sus glóbulos rojos y los niveles se mantienen dentro de lo esperado, los exámenes de creatinina también muestran que la función renal está marchando bien, por lo tanto su recuperación es buena”, detalló Vaca Díez.

En este sentido, agregó que queda descartada la realización de una cirugía.

Analizan el alta

El doctor Zapata informó de que hoy habrá una junta médica para definir si autorizan el alta médica antes de las 48 horas. “Es una posibilidad”, expresó el galeno cuando se le consultó si el cardenal saldrá hoy de la clínica.

Por su parte, el vocero de la Iglesia católica, Erwin Bazán, dijo que, según los informes médicos, por el momento el religioso se encuentra con dieta líquida y reposando en una pieza normal en compañía de algunos allegados.

Bazán agradeció las muestras de cariño de los fieles que están pendientes de su evolución

Los cuidados del cardenal

Corazón
En 1992 fue intervenido en San Pablo (Brasil) debido a una cardiopatía. El 3 de febrero de 2009 fue operado nuevamente después de que los médicos le detectaran la obstrucción parcial de dos arterias. Se le realizó un baipás coronario.

Fortaleza y disciplina
Los médicos tratantes admiran la fortaleza y disciplina que demuestra el cardenal para seguir sus tratamientos. También tiene problemas de diabetes y de hipertensión arterial, pero controlados.