Análisis

DROGAS Y PREVENCIÓN

El término ‘narcótico’ en griego significa ‘adormecer’. El opio y sus derivados –morfina, codeína, heroína, metadona, etc.– son narcóticos que provienen de la adormidera verde. En Bolivia nadie trafica con estas sustancias. ‘Narcotráfico’, por tanto, es un concepto empleado incorrectamente en el léxico legal, popular y periodístico.

Lo mismo ocurre con ‘droga’. Se entiende por tal una sustancia química que introducida en el organismo produce cambios fisiológicos y conductuales. ¿Un ejemplo? El paracetamol.

Pero si una droga daña el sistema nervioso central (SNC) se convierte en sustancia tóxica. La drogodependencia es la necesidad prioritaria y obsesiva de consumir tóxicos adictivos, ocasionando serios problemas personales y sociales. Este fenómeno origina dependencia sicológica y física. La primera es la compulsión de drogarse para alcanzar un estado anímico placentero. La segunda es la necesidad fisiológica de administrarse un tóxico para funcionar bien y así evitar la aparición del síndrome de abstinencia, que es un conjunto de síntomas físicos y síquicos molestos que incitan a drogarse nuevamente. El adicto desarrolla la tolerancia o necesidad de consumir tóxicos en dosis cada vez mayores para alcanzar los mismos efectos.

Los tóxicos preferidos en Santa Cruz son el alcohol y el tabaco. Luego están la marihuana y los inhalantes, dejando un tanto atrás a la cocaína. El Viceministerio de Defensa Social señala que el 35% de los estudiantes bolivianos consume alcohol; el 22%, tabaco; el 6,9%, tranquilizantes; el 1,9%, cocaína; el 3,6%, marihuana; el 1,3%, pasta base y el 2,5%, inhalantes.

El tabaco se prepara con las hojas de una planta (Nicotiana tabacum) que contiene nicotina. El alcohol etílico es un depresor. Su ingesta prolongada, en el varón, produce la atrofia de los testículos, el aumento de los senos y la disminución del impulso sexual. En Bolivia se bebe más que en Chile y Colombia; solo Perú está por encima de nosotros.

De las hojas del arbusto Erythroxylon coca (hoja sagrada para los ‘pachamamistas’) se obtiene la pasta y el clorhidrato de cocaína.
La marihuana proviene de la planta Cannabis sativa. El tetrahidrocannabinol es su droga, que el cerebro y los órganos reproductores la almacenan durante meses. Los inhalantes son sustancias químicas volátiles que deprimen el SNC.

 En Bolivia, los males suben por el ascensor y el remedio (prevención), por la escalera y aunque el sistema educativo ha fracasado, sostenemos que la mejor respuesta para este drama está en la educación. En la escuela existen asignaturas inútiles. Gran porcentaje de lo aprendido nunca se aplica en la práctica y lo que memoriza el bachiller en su largo proceso de tortura estudiantil pronto es olvidado. Tiene que introducirse en el nuevo currículo una serie de asignaturas que prevengan todos los flagelos sociales, solo así la educación saldrá de la vida y servirá a la vida (art. 3; punto 11 de la Ley Educativa).

* Asesor pedagógico de la Federación de Profesionales de Santa Cruz

.-