Santa Cruz

DEVOTOS EN BUSCA DE BENDICIONES DE LA MAMITA

Grupos, parejas, personas solas, con amigos y en familia se volcaron ayer desde muy temprano hacia Cotoca para pedir favores y cumplir promesas. Unidad familiar, salud y trabajo fueron las advocaciones más comunes de los fieles, que también dijeron estar alegre porque la Gobernación nombró Patrimonio Cultural, Histórico y Religioso del departamento la festividad de la patrona del oriente boliviano, así como el santuario. 
“Estoy caminando por primera vez hasta el santuario para pedir por la unidad de mi familia y la salud de mis hijos y de mi esposa”, comentó Wilfredo Sánchez Medina, mientras tomaba de la mano a una de sus dos niñas.

Él, como muchas otras personas, no esperó que la carretera sea cerrada al tráfico vehicular para iniciar su periplo hasta Cotoca, que poco después del mediodía ya lucía con una gran cantidad de caminantes. Los sacerdotes y autoridades del municipio esperan la vista de al menos 500.000 feligreses para esta fiesta.  
Para Wilfredo este es el primer año de caminata, algo muy distinto a la realidad de Gerardo Casanovas y Paulina Cuéllar, esposos que este año van por décima vez hasta los pies de la Mamita.
“Siempre hacemos este recorrido juntos, como pareja que somos. Pedimos por la salud y el bienestar de nuestros dos hijos que ya están casados”, señala Gerardo, que camina abrazando a Paulina con su brazo derecho.

Detrás de ellos ya se ven a cientos de personas, cuyo número empieza a aumentar a medida que cae la noche. A las 17:30, media hora después de lo señalado, la Policía cortó el tráfico vehicular en el cruce del cuarto anillo y carretera a Cotoca, lo que hizo que los caminantes ganen la ruta para recorrer los 17 kilómetros que hay desde la catedral cruceña hasta el templo cotoqueño. 
La fieles tienen diferentes formas de vivir esta fiesta, como pasó con Judith Gutiérrez Cuéllar, una mujer que junto a sus sobrinas e hijas, previo a iniciar su caminata se persignó con la mano derecha y en silencio pidió a la Purísima fuerzas para llegar sin contratiempos.
A pocos metros de ella Ovidio Müller Soleto, un trinitario que por primera vez visitará a la patrona del oriente boliviano, aseguró que pedirá que le vaya bien en su trabajo y afirmó tener mucha fe.
Pasadas las 18:00 el número de feligreses fue aumentando, al igual que los comerciantes de refrescos y comidas.

Mientras tanto, en el santuario muchos devotos no ocultaron sus lágrimas ni la alegría de haber podido cumplir con las promesas de llegar caminando hasta los pies de la milagrosa.
Cristina Suárez, que por tres años consecutivos participa de esta caminata, afirmó que gracias a la Virgen pudo embarazarse. La mujer, visiblemente emocionada, llegó hasta el pueblo con su primogénito, que logró traer al mundo gracias a lo que ella considera fue un milagro.  

Otro ejemplo de personas que aseguran que la ayuda de la Mamita hizo que sus vidas cambien, es lo que contó Pablo Gutiérrez, un maestro pandino que por segundo año consecutivo realiza la caminata. “Mi padre tenía diabetes y le pedí con mucha devoción a la Virgen que lo cure. Al año, luego de pagar la promesa, mi papá milagrosamente se sanó. Para mí, la Virgen lo curó”, aseguró el hombre, que luego de encender algunas velas a la imagen de la patrona se disponía a descansar.
El padre Braulio Sáenz, que ofició la última misa de la novena de la virgen, pidió a los fieles vivir esta fiesta reflexionando sobre los grandes problemas de hoy como la falta de fe y el egoísmo. “Vivimos en un mundo marcado por la muerte, la confrontación y el narcotráfico”, afirmó el sacerdote.

Control estricto en la ruta
Los más de 700 policías que fueron desplegados a lo largo de la ruta entre la capital cruceña y Cotoca, se encargaron de hacer cumplir de manera estricta el auto de buen gobierno dictado hace un par de semanas atrás por la Gobernación.
EL DEBER pudo observar a lo largo del recorrido, cómo los uniformados, apoyados por personal de la Gendarmería Municipal de Santa Cruz y de Cotoca, requisaban a las personas sospechosas de estar consumiendo bebidas alcohólicas o de portar armas.
Se colocaron en diferentes puntos de la ruta, grupos de uniformados que ejecutaban los controles. El arreglo de las luminarias dejó pocos lugares oscuros, espacios que los delincuentes utilizan para cometer sus fechorías.
Hasta el cierre de esta edición solo se registraron hechos menores, como la atención de algunas personas desmayadas.

El programa  

– Hoy, poco después de las 6:00, la imagen de la Mamita será retirada de su altar dentro de la iglesia, para ser colocada en la tarima instalada al frente de la plaza principal de Cotoca.
– A las 10:00 se oficiará una misa en el altar instalado en las afueras del templo, para luego de la eucaristía acompañar a la Purísima en una procesión alrededor del pueblo.

La fiesta y el templo, patrimonios

La Asamblea Legislativa Departamental y la Gobernación aprobaron ayer una normativa en la que declaran la festividad de la Virgen de la Inmaculada Concepción y el templo de la iglesia de Cotoca como Patrimonio Cultural, Histórico y Religioso del departamento. Anoche el documento fue entregado a las autoridades cotoqueñas y a los representantes del Arzobispado de Santa Cruz.
La noticia llenó de alegría y satisfacción a los pobladores de Cotoca, que señalaron que esto es un justo reconocimiento a la fiesta de la patrona del oriente boliviano. “Esta es una gran alegría no solo para el pueblo de Cotoca, sino también para todos los cruceños y bolivianos, porque se ratifica el realce que tiene la festividad. Este era un anhelo que se tenía desde 1994, cuando iniciamos gestiones para que sea declarada esta fiesta como un patrimonio nacional”, afirmó el párroco de Cotoca, Julio Velasco.
A su vez Janeth Soleto, devota de la Mamita, recordó que la milagrosa es la protectora de los cruceños. “Ojalá que las autoridades ahora se den cuenta del valor de la Virgen y que le presten más importancia”, comentó esta mujer, que inició el recorrido hacia Cotoca con una fotografía de la imagen que dijo cuelga en la cabecera de su cama.
De acuerdo con el documento promulgado por el gobernador Rubén Costas, el 8 de diciembre de cada año se festeja en distintas poblaciones y localidades de los diferentes municipios del departamento la fiesta de la Virgen de la Inmaculada Concepción, por lo cual se establece en la normativa la prohibición de expender bebidas alcohólicas y se instruye coordinar con los municipios las acciones necesarias para promover la festividad religiosa, así como preservar el templo.

Detalles y antecedentes   

– El 4 de noviembre de 2003 el Congreso sancionó la Ley 2551, en la cual se declara Patrimonio Cultural y Religioso de Bolivia la festividad de la Virgen de Cotoca, patrona del oriente boliviano, que se celebra el 8 de diciembre en el santuario de la Purísima Concepción de Cotoca, propiedad de la Iglesia católica erigida como parroquia el 12 de agosto de 1932.

– El 13 de mayo de 1988, durante la misa celebrada por el papa Juan Pablo II en el aeropuerto El Trompillo, el pontífice encomendó a la Mamita como la protectora maternal del pueblo de Dios que habita en el departamento.

– La normativa promulgada ayer establece que la Gobernación, en    coordinación con el municipio de Cotoca y la parroquia del pueblo, ejecutarán las gestiones necesarias para preservar el templo.

Cotoqueñas  

– Una acción que ya se ha vuelto tradicional en los alrededores de la iglesia de Cotoca es la presencia de yatiris, aquellos adivinos del occidente del país que por Bs 10 ofrecen rociar con incienso a la gente para darle trabajo, salud y amor. Además, por Bs 10 adicionales leen las cartas a quienes quieren saber su futuro.

– Para las personas que viven en ambos extremos de la carretera a Cotoca, la cantidad de personas que van hacia el pueblo es una oportunidad para ofrecer todo tipo de productos. Venden zapatillas, ponchillos para la lluvia, comida, refrescos, chinelas, cojines, paraguas y hasta ropa, para quienes no se sienten cómodos con la vestimente elegida. En el pueblo la venta de velas, comida y horneados fue intensa.

– El gobernador Rubén Costas inició la caminata hasta el santuario luego de escuchar la misa en la catedral. Llegó a Cotoca pasada la medianoche.