Internacional

Detienen a obispo extraoficial en China

Un obispo de la iglesia clandestina china ha sido detenido, según trascendidos, en momentos que el Vaticano sentaba las bases para su renuncia como parte de un acuerdo histórico con las autoridades… Un obispo de la iglesia clandestina china ha sido detenido, según trascendidos, en momentos que el Vaticano sentaba las bases para su renuncia como parte de un acuerdo histórico con las autoridades de Beijing sobre los nombramientos episcopales.

La agencia noticiosa AsiaNews, que sigue de cerca la Iglesia Católica en China, dijo que el obispo Vincent Guo Xijin y su canciller fueron detenidos el lunes, al inicio de la Semana Santa. AsiaNews observó que Guo había desaparecido durante varias semanas el año pasado alrededor de la Pascua. Desde hace años, el Vaticano intenta unir la iglesia clandestina con la oficial para colocar a los más de 12 millones de católicos chinos ostensiblemente bajo el ala del papa por primera vez desde que Beijing y la Santa Sede rompieron relaciones hace casi siete décadas. Los ritos están permitidos solamente en iglesias autorizadas por el estado por fuera de la autoridad papal. Recientemente se esbozó un acuerdo bajo el cual el Vaticano reconocería a los siete obispos “ilegítimos” restantes en China, consagrados sin consentimiento papal y pedir a los dos obispos clandestinos que den un paso al costado para permitir que los prelados oficiales de Mindong y Shantou sean los reconocidos de facto por la Santa Sede, dijo un funcionario del Vaticano recientemente a The Associated Press. Guo accedió a principios de años al pedido del Vaticano de aceptar ser el obispo auxiliar de Mindong y permitir que el obispo designado por el estado, monseñor Zhan Silu, sea reconocido como el líder de la diócesis, dijo el funcionario del Vaticano, que habló bajo la condición de anonimato por no estar autorizado a revelar el contenido de las negociaciones.

Añadió que la Santa Sede no lo consideraba en absoluto un “buen” arreglo, ya que imponía limitaciones a sus actividades, pero sí era lo mejor que podía lograr por el momento, algo parecido a meter un pie en la puerta para impedir que se cierre. Hacia el futi, el acuerdo permitiría al papa “intervenir” en las futuras designaciones, dándole de hecho un poder de veto sobre los nombres propuestos por Beijing, dijo el funcionario. El Vaticano no hizo declaraciones el martes sobre la posible detención de Guo. Las autoridades policiales en la ciudad de Fu’an, donde Guo tiene su sede, y en Ningde, que supervisa a Fu’an, dijeron que “no sabían” nada acerca de la detención. Las llamadas a funcionarios locales que regulan asuntos religiosos no obtuvieron respuesta.
Fuente: AP y 20 Minutos.com