Internacional

Delicado encuentro de Evo Morales con el Papa a pocas semanas del viaje de Francisco a Chile

“Hermano Papa…”

“¿Cómo estás? ¿Bien?”

“¡Qué alegría!”

Fue la quinta vez que se reúnen, pero la tercera que el presidente de Bolivia Evo Morales visita al Papa en el Vaticano. 

Antes de hablar a puerta cerrada, el Papa desveló uno de los secretos de su buena forma.

“El trabajo, el trabajo rejuvenece”.

Según el Vaticano durante el encuentro “se expresó el aprecio por la contribución que la Iglesia ha dado y sigue asegurando a favor del progreso humano, social y cultural de la población del país”, y “se mencionaron algunos temas actuales de interés común”.

Evo Morales dio más detalles con este mensaje en Twitter. “Bolivia aún guarda recuerdos muy emotivos de su visita en julio de 2015 y su apoyo al proceso de cambio y de #MarParaBolivia”.

Como el Papa viajará a Chile en enero, es probable que Evo Morales le haya pedido que apoye la petición de recuperar territorio perdido en la Guerra del Pacífico para que Bolivia tenga una salida al mar. 

El embajador de Chile dijo que ya que próximamente se deberá pronunciar el Tribunal de la Haya, prefiere que ningún líder mundial intervenga hasta que haya una sentencia. 

Aunque no es normal, durante esta visita no hubo intercambio de regalos entre Evo Morales y el Papa. 

Quizá así se ha evitado el embarazo que produjo en el pasado con el consejo de que tomara hoja de coca. 

O cuando en Bolivia le entregó este crucifijo con la hoz y el martillo a Francisco. 

Cuando concluyeron, el Papa acompañó a Evo Morales hasta la salida donde le pidió oraciones. 

“Que Dios te bendiga, reza por mí”.