Sucre

Curso Vocacional de Invierno en el Seminario San Cristóbal de Sucre

“ACTÍVATE”, El Señor esta aquí y te llama… 

Del lunes, 7, al viernes, 11 de Julio, se está celebrando en el Seminario Conciliar San Cristóbal de Sucre, un nuevo Curso Vocacional de Invierno.

Asisten 18 jóvenes de la capital y del área rural, en concreto de las localidades de Sopachuy, Padilla, Villa Serrano, Monteagudo, Camargo y Yotala.

Organiza la Comisión de Pastoral Vocacional Arquidiocesana, cuyos miembros se reparten la exposición de los diferentes temas formativos, centrados en las vocaciones de distintos personajes bíblicos.

El día lunes se inició la experiencia con la proyección de la película La Cristiada, que sirvió para realizar la posterior dinámica de presentación de los participantes y así entrar en materia con un tema motivacional: Mi vida como vocación.

Ayer, día martes, le correspondió a la Hna. Ana, de las Hermanas de la Providencia, disertar sobre la figura de María de Nazaret. Y hoy, día miércoles, fue el turno del P. Enrique Quiroga, Vicario de Pastoral, para centrar a los chicos en la figura de José de Nazaret.

También hoy, día miércoles, Mons. Adolfo Bittschi, Obispo Auxiliar, compartió un tiempo con los chicos. Igualmente recibieron la visita de Mons. Jesús Juárez, Arzobispo, con quien tendrán un encuentro más amplio el día viernes, antes de la clausura. 

La Eucaristía diaria se celebra al anochecer, antes de la cena. El P. Pedro Pablo Cuéllar presidió ayer y hoy lo hizo el P. Domingo Salazar, ambos miembros de la Comisión, junto con el P. Francisco Ortíz.

No falta un amplio tiempo de deporte a continuación del almuerzo. Los chicos se turnan en las labores de limpieza de los ambientes así como del lavado de vajilla.

Colaboran los seminaristas teólogos José Ignacio Cabezas y Yhosmar Casillas, ambos estudiantes en el Seminario Nacional San José de Cochabamba. En la cocina se afanan Dña. Inés y Dña. Gabriela, a quienes hay que agradecer sus ricos almuerzos, refrigerios y cenas. 

El día de hoy, miércoles, concluyó con una divertida Noche de Talentos, que hizo las delicias de los asistentes.

Mira que estoy a la puerta llamando. Si uno escucha mi llamada y abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo (Ap 3,20)