Internacional

Crónicas Vaticanas: Sorpresa china y giros vaticanos inesperados con más diálogo

𝐋𝐮𝐧𝐞𝐬 𝟐𝟖 𝐝𝐞 𝐧𝐨𝐯𝐢𝐞𝐦𝐛𝐫𝐞

#𝐜𝐫𝐨́𝐧𝐢𝐜𝐚𝐬 #𝐯𝐚𝐭𝐢𝐜𝐚𝐧𝐚𝐬

La semana pasada hubo varios giros inesperados en la información vaticana, por motivos de espacio tenemos que cernir algunos hechos y leerlos en su contexto.

Por un lado, todos hemos quedado sorprendidos que el cardenal Becciu grabó una conversación telefónica con el Papa, sin su consentimiento. Dicha grabación, realizada por una tercera persona, terminó en los actos del proceso penal que tiene lugar en el Vaticano y que ve entre los imputados al mismo cardenal Becciu.

Recordemos que hace dos años, debido a una discutible administración de los recursos económicos de la Secretaría de Estado, que incluían las ofertas que los fieles dan para la caridad del Papa (el óbolo de Pedro), el Papa quitó los derechos cardenalicios a Becciu y le pidió su renuncia al cargo que, para entonces, ocupaba al mando de la Congregación para la Causa de los Santos.

Pues bien. En el marco del proceso y de las investigaciones judiciales, fueron interceptadas las conversaciones del grupo de WhatsApp del clan Becciu -todos estamos en un grupo familiar-. Las frases a favor del prelado y en contra del Papa fueron transcritas por los medios italianos, y llamó mucho la atención la frase: “el Papa me quiere muerto”, que habría sido escrita por el purpurado en el chat familiar. Esa frase, sacada del contexto, dio la vuelta al mundo informativo..

El hecho es que dicho proceso todavía no tiene fecha prevista para su culminación.

Hablando de giros inesperados, muchas personas quedaron estupefactas cuando el pasado martes 22 de noviembre la Sala de Prensa anunció que el Papa destituyó a la cúpula de Caritas Internationalis nombrando un comisario que ayude a mejorar su funcionamiento. El comunicado aclaró: “no se encontraron pruebas de mala gestión financiera ni de comportamientos inadecuados de carácter sexual, pero al mismo tiempo se pusieron de manifiesto problemas y áreas que requieren atención urgente”.

Otro tema, un poco más agradable, fue que el periódico L’Osservatore Romano ha publicado los discursos que los cardenales Luis Francisco Ladaria Ferrer, prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, y Marc Ouellet, prefecto del Dicasterio para los obispos, dirigieron a los obispos alemanes expresando sus inquietudes e incluso sugiriendo una pausa (que no fue acogida). Esperamos con impaciencia la traducción en español.

Aunque todavía hay mucho camino por recorrer, el diálogo entre los pastores está siendo cada vez más concreto y menos teórico. Lo han comentado así los obispos de Bélgica que -según han informado- han conversado con el Papa sobre temas que antes no se podían ni imaginar.

Finalmente, el sábado pasado 26 de noviembre el Vaticano expresó su pena y sorpresa por la instalación de un obispo auxiliar en una diócesis que no es reconocida por la Santa Sede. Recientemente se había estipulado extender el acuerdo provisional para nombrar obispos en China, pero la Santa Sede quiso puntualizar que dicho evento “no tuvo lugar de acuerdo con el espíritu de diálogo existente entre el Vaticano y las partes chinas”.

Habría más temas para escribir en esta crónica, como la entrevista del Papa publicada hoy lunes, a la revista jesuita de norteamerica “America Magazine”, con temas sobre la valorización de la mujer, la paz ante esta tercera guerra mundial, la polarización al interior de la iglesia, etc., temas que el Papa reflexiona continuamente pero que tendremos que presentarlos próximamente.

Por Ariel Beramendi