Internacional

Crónicas Vaticanas: El miedo que provoca el Vaticano II y Alemania. Más 5 años en la curia

𝐋𝐮𝐧𝐞𝐬 𝟕 𝐝𝐞 𝐧𝐨𝐯𝐢𝐞𝐦𝐛𝐫𝐞 𝟐𝟎𝟐𝟐
#crónicas #vaticanas

En el “fin de semana largo” que ofreció el 1 y 2 de noviembre me llamó la atención un par de memes que celebraban el carnaval del miedo y del terror, proponiendo imágenes de muertos vivientes; y que los párrocos combaten proponiendo el “holy weeng” en lugar de “hallo ween”

En algunas páginas religiosas vi imágenes de fantasmas que -según sus promotores- representaban el “fantasma del Concilio Vaticano II”, había otro fantasma con una guitarra y pandereta. Esto me confirmó que de un tiempo a esta parte, un movimiento creciente critica y niega los frutos de ese concilio, e incluso niegan que ese evento eclesial histórico (que reunió a todos los obispos del mundo) haya sido fruto del Espíritu Santo. Ellos desean que la Iglesia Católica retroceda a la situación preconciliar.

Por supuesto, esos movimientos que tienen miedo del “fantasma del Concilio Vaticano II”, son una minoría pero se debe reconocer el ruido que hacen, pues tienen altavoces eficaces no solo en las redes sociales.

Pasando a temas más concretos en nuestra crónica vaticana podemos informar que el domingo 6 de noviembre, por la tarde, el Papa regresó de Bahrein después de un viaje de cuatro días. La imagen de él ante la imagen de la Virgen en la Basílica Santa María la Mayor, es un “clásico” que nos anuncia que le ha ido bien. En efecto, su recorrido por este territorio musulmán reforzó el diálogo entre las religiones, porque en este reino los cristianos pueden vivir su fe sin persecuciones.

El programa de actividades del viaje papal no estuvo tan cargado de actividades y encuentros, debido al estado de salud del pontífice que no le permite caminar con facilidad.

En el viaje de regreso tuvo lugar la rueda de prensa en la que el Papa tocó varios temas de actualidad: la migración, las mujeres en Irán, etc. Al final, un periodista alemán le preguntó si la iglesia de Alemania tendría algo que aprender de la experiencia de la pequeña iglesia de Bahrein, considerando que en Alemania cada año trescientos mil creyentes abandonan la Iglesia.

Francisco respondió a la pregunta pero sus primeras palabras fueron: “Alemania tiene una antigua historia religiosa. (…) Su historia religiosa es grande y complicada, de luchas. A los católicos alemanes les digo: Alemania tiene una gran y hermosa Iglesia evangélica; no quiero otra, que no será tan buena como aquella; pero la quiero católica, en hermandad con la evangélica.” Palabras que pueden entenderse en referencia al camino sinodal que esta iglesia ha iniciado para enfrentarse a la crisis que está viviendo, y que ha levantado muchas susceptibilidades en varios sectores del orbe católico.

***Post data***

Desde el próximo año todos los sacerdotes que trabajan en el Vaticano solo podrán permanecer cinco años. Al menos eso dice una nueva ley. Se trata de la actuación de la reforma de la curia que convertirá el servicio a la Santa Sede -al menos para sacerdotes y consagrados- en una experiencia quinquenal que excepcionalmente podrá ser renovada por otro periodo.

Es lógico pensar que, de los cinco años de experiencia, al menos los dos primeros será para conocer la Curia, de todas maneras para conocimiento transcribimos el párrafo 4 (del artículo 17) de las nuevas leyes de la Curia Vaticana aprobadas por el papa Francisco:

“Como regla general, después de cinco años, los oficiales clérigos y los miembros de institutos de vida consagrada y de sociedades de vida apostólica que han servido en las instituciones curiales y oficinas regresan al cuidado pastoral en su diócesis y eparquía, o en institutos o sociedades de pertenencia. Si los superiores de la Curia Romana lo estiman oportuno, el servicio puede prorrogarse por otro período de cinco años”.

Por Ariel Beramendi