Cochabamba

Crece leyenda de Niño Jesús de Sikimira

Aunque apenas mide dos centímetros de largo, el Niño Jesús de Sikimira tiene una gran cantidad de devotos que, atraídos por su artesanal pequeñez y su creciente leyenda, alimentada por breves como imaginativas historias, acude al templo de Villa Gualberto Villarroel o Cuchumuela.

Por eso, la Secretaría Departamental de Culturas está organizando este fin de semana una visita a la imagen del Niño Sikimira, declarada Patrimonio Tangible e Intangible y cuya festividad se celebra cada 27 de agosto, anunció ayer su titular, Uvaldo Romero.

“Creo que es la imagen del Niño Jesús más pequeña del mundo, aunque estamos coordinando con la Iglesia católica para certificar el tamaño y así corroborar nuestro parecer”, afirmó Romero.

Más conocido como el Niño Sikimira (Niño-hormiga), su festividad está atravesada por numerosas historias que han creado una atmósfera de misterio y leyenda en torno a la diminuta imagen, dijo la autoridad.

La imagen, que debe ser observada con una lupa, muestra detalles como su cama y la cadena con la que —dicen— lo retienen para que no se extravié, porque según testimonian algunas personas, este Niño Jesús es muy travieso y varias veces ha sido encontrado en otros lugares.

Su veneración trajo también añejas controversias entre Cuchumuela y el municipio de Tacachi por la tenencia de la imagen que actualmente se encuentra en el templo del primero.