Sucre

Comunicado de monseñor Juárez de Sucre por últimas normas emanadas del Gobierno

Mons. Jesús Juárez

Sucre, 21 de marzo de 2020

Ni la peste que avanza, ni la plaga que azota nos harán daño porque nuestro refugio eres Tú, Señor (Salmo 91)

Frente a las últimas normas emanadas del Gobierno Nacional sobre la pandemia del COVID 19, como iglesia arquidiocesana de Sucre, solicitamos a los párrocos que guían al Pueblo de Dios:

  1. Insistir en la importancia que tiene, especialmente en estos momentos, la vida como don precioso de Dios y la obligación de cuidar la salud de la ciudadanía.
  2. Es obligación moral observar las indicaciones nacionales, departamentales y municipales, dada la gravedad del momento presente, que debemos tomar muy en serio.
  3. Este tiempo cuaresmal es propicio y favorable para intensificar la vida familiar y que en el hogar se ore, se lea la Palabra de Dios y se reflexione y dialogue sobre las relaciones mutuas. Por esto debemos quedarnos en casa.
  4. De acuerdo con el comunicado del pasado 19 de marzo, los fieles están dispensados de la obligación de asistir a la Misa Dominical, que puede ser participada por radio y televisión, haciendo la Comunión Espiritual.
  5. Acatando la instrucción gubernamental, y velando por la seguridad de los fieles, pedimos a los sacerdotes que la celebración diaria de la Eucaristía sea transmitida por YouTube o Facebook, u otros medios.
  6. Se realizará una consulta a las autoridades locales sobre la posibilidad de que las puertas de las iglesias estén abiertas a los fieles, evitando las aglomeraciones o grupos numerosos, dado su derecho al pan de la mesa y al pan de la Eucaristía.
  7. Como Iglesia seguimos orando por todo el personal de salud, por las personas en riesgo, los afectados, los más vulnerables y también por otros tantos servidores públicos que tienen como deber el controlar que se cumplan las normas para frenar este terrible flagelo.

En estos días difíciles no estamos solos. Tenemos la certeza de que el poder de la oración es más fuerte que el miedo y la desesperanza, porque Jesús, Buen Pastor, camina a nuestro lado, e invoquemos a María con la conocida oración: “Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios”.

+Jesús Juárez Párraga, S.D.B

ADMINISTRADOR APOSTÓLICO

 

[Fuente: Arzobispado de Sucre]